Menu
Anuncian programa de actividades del homenaje nacional a Juan José Arreola en el que participan UNAM y UdeG

Anuncian programa de actividades de…

utoridades culturales de ...

Instala el rector de la UAS la comisión especial para la elaboración del Primer Informe de Labores

Instala el rector de la UAS la comi…

El Rector de la Universid...

La autonomía universitaria debe sujetarse a las leyes nacionales: rector general de la UAM

La autonomía universitaria debe suj…

El principio de autonomía...

Reconocen trayectoria de dos docentes de la FEyRI de la UABC

Reconocen trayectoria de dos docent…

Con el propósito de recon...

La lectura puede determinar el futuro de una nación, más aún en tiempos de desinformación y demagogia, advirtió rector de la UNAM

La lectura puede determinar el futu…

La lectura puede llegar a...

Esime Azcapotzalco del IPN, una de las mejores escuelas de ingeniería electromecánica de AMérica Latina

Esime Azcapotzalco del IPN, una de …

La Escuela Superior de In...

Médicos residentes de Jalisco ponen a prueba conocimientos

Médicos residentes de Jalisco ponen…

El reto está en el conoci...

Aumenta música la actividad cerebral: experta en la UAM

Aumenta música la actividad cerebra…

La música no sólo es un g...

Atestigua rector de la UAS la firma de un Programa de Trabajo con la FEPADE y ANUIES

Atestigua rector de la UAS la firma…

El Rector de la Universid...

Promueve UdeC estudio de los océanos

Promueve UdeC estudio de los océano…

En entrevista, Alfredo Pé...

Prev Next

7.1: una anti reseña Destacado

El caos generado por el siniestro también trajo consigo acciones positivas. El caos generado por el siniestro también trajo consigo acciones positivas. Cuartoscuro

En este espacio, debía haber una reseña de Madre!, la polémica y divisiva obra del cineasta Darren Aronofsky protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero el 19 de septiembre de 2017, un terremoto sacudió la Ciudad de México, Puebla, Morelos y otras zonas del país. Y es entonces que está aquí este texto.
Rumbo a la zona de Palmas, el tráfico evita que llegue a tiempo a la proyección de uno de mis directores favoritos. Pero dos horas después habría otra oportunidad de verla, así que decido pararme en un café cerca para colaborar en la edición de este suplemento. Unos minutos después, me cuelgo la mochila a la espalda y justo cuando me pongo de pie, un grupo de garrafones amontonados en el piso como donación para el terremoto que unos días antes, literalmente, “salta”.


Inmediatamente suena la alarma sísmica y salgo apurado a un patio entre edificios. Trabajadores y peatones caminan hacia la zona de reunión. A mi alrededor, todo se agita. El agua de una fuente se sale de su sitio y las construcciones a mi alrededor se mecen sin parar. Comienzo a grabar mi celular y pongo el dispositivo en la bolsa de camisa para tener las manos libres. Justo en el centro de un patio enorme, rodeado de extraños y construcciones que apenas dejan alrededor, siento que todo está por derrumbarse. Poco a poco el patio se llena y el suelo deja de agitarse.
La gente continúa saliendo. Llanto, nervios, preocupación. Todos nos tornamos a nuestros celulares, preguntando por los demás. Inmediatamente surgen los rumores: incendios, derrumbes, caos. 7.1 en la escala de Richter.
El corazón late fuerte y nubla el pensamiento. Comienzo a comprobar que mi familia esté bien. Y pese a que parece que sí, la calma no llega. Las redes sociales se inundan de videos, de súplicas por atención. Protección Civil no permite que el edificio se pueble de nuevo o el estacionamiento donde tengo mi coche se evacúe. Estoy atado a la decisión y comienzo a desesperarme. Quiero regresar a casa a como dé lugar pues la oficina de Milenio ha sido evacuada y no se ve cuándo se autorice que la gente vuelva a entrar.
Minutos que parecen horas, pegado al teléfono y esperando que nos dejen salir. Los oficinistas regresan a sus lugares de trabajo y puedo partir. Espero un caos en las calles y soy recibido justo por eso. Gente pasándose los altos, tapando el paso de otros, ignorando las reglas viales. Todos apurados por regresar a casa.
Llego a casa y mis perros me reciben agitando la cola, felices. Y la lección de siempre: cada vez que vuelves a tu hogar es una razón para celebrar. A los pocos minutos llega mi esposa y nos fundimos en un abrazo largo y reconfortante. Prendemos la tele y dimensionamos el caos: gente atrapada, rescates organizados por la sociedad civil, la gente organizándose. Y el lado que siempre nos hace sentir vergüenza: asaltos y robos.
Me paralizo un segundo y digo: ¿qué diablos hago? Es el fenómeno natural más devastador que yo recuerde desde el huracán Pauline. Y es el más cercano. Vi el caos, fachadas caídas, pánico, preocupación. Son las 5:50pm. Y le digo a mi esposa: vamos a salir a la calle.
Acudimos con todo y perros al supermercado (no man left behind) y compramos lo que piden los centros de acopio. Pasamos a la farmacia y adquirimos más cosas. Pero no sabemos a qué lugar llevarlo. Y ahí, haciendo lo mismo que nosotros, nos topamos a unos jóvenes universitarios.
Nos guían y entregamos los víveres en manos de personas organizadas, activas, conscientes. Y en el caos, encuentro orden. En la desesperanza, me lleno de confianza por mi país. Y una frase llega a mi mente: Somos más.
Regresamos a casa intranquilos todavía, sabiendo que falta mucho por hacer. Pensando en las réplicas y lo que nos espera mañana en las calles. Pero me repito:
Somos más. Estoy seguro. O quiero creerlo: Somos Más.

Salvador Medina Armienta

Modificado por última vez enJueves, 21 Septiembre 2017 00:53
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV