Menu
156 empresas buscan talento del IPN

156 empresas buscan talento del IPN

Con 156 empresas que ofre...

Los sismos no se pueden predecir: científico del IPN

Los sismos no se pueden predecir: c…

A un mes del fatídico sis...

UdeG albergará Encuentro Latinoamericano de Innovación Social

UdeG albergará Encuentro Latinoamer…

La Universidad de Guadala...

Necesario construir comunidades resilientes ante desastres: Investigador de la UAM

Necesario construir comunidades res…

A consecuencia de las cat...

Campus Ensenada de la UABC será sede de la Conferencia Internacional sobre Inteligencia Artificial

Campus Ensenada de la UABC será sed…

La UABC, Campus Ensenada,...

Exponen Construcción del nuevo muralismo de Arnold Belkin

Exponen Construcción del nuevo mur…

Con la exposición “Const...

La Facultad de Ingeniería de la UASLP inició el proceso de acreditación 2017

La Facultad de Ingeniería de la UAS…

Autoridades universitaria...

Presenta Norton Maza “Geografías del olvido” en el MUSA de la UdeG

Presenta Norton Maza “Geografías de…

El drama humano de la mig...

Mantiene la UAS exigencia de que se resuelvan los casos de violencia en Sinaloa

Mantiene la UAS exigencia de que se…

El Rector de la Universid...

Ante la SEP, rectores de universidades estatales urgen rescate financiero

Ante la SEP, rectores de universida…

Rectores de siete univers...

Prev Next

Los viajes heráldicos de López Destacado

La visita de José López Portillo a Caparroso fue un derroche de cursilería y frivolidad. La visita de José López Portillo a Caparroso fue un derroche de cursilería y frivolidad. Especial

Es una idea bara ta y creída por algunos que en política, si cuentas con una ascendencia ilustre que te distinga y quieres volar alto, tus oportunidades son más abundantes.
Y si hay que encontrar esas raíces nada debe impedir que vayas a las profundidades de la heráldica.
Encandilado por esa idea, el ex presidente José López Portillo fue a Caparroso, España, en octubre de 1997 con ese propósito. Fueron entonces días inolvidables para la familia López Portillo y para aquel pequeño pueblo navarro.
A principios de este mes aciago, si usted se enteró por algún medio, el aspirante presidencial, Andrés Manuel López Obrador viajó a  Ampuero, en Cantabria, al norte de España, movido por los mismos impulsos.


Entre el “último presidente de la Revolución Mexicana”, como se definió a sí mismo José López Portillo, y Andrés Manuel López, Obrador hay ciertas semejanzas. No se marcan agudas diferencias ideológicas entre ambos. Las políticas nacionalistas que el presidente puso en práctica en los años 80 son políticas que defiende el tabasqueño y son la seña de identidad del movimiento que encabeza.
Pero volviendo al punto: Quien  acepta una ley no escrita de la política mexicana que consiste en que debes pertenecer a las élites, si quiere dirigir a México, debe fundar esa pertenencia, significadamente, en antepasados ilustres de fuste y fusta. Llevar un apellido porfirista después de la Revolución no perjudicó a nadie.
Vea usted la integración de las élites mexicanas: varios miembros de las familias porfirianas se mezclaron con las familias revolucionarias y éstas entre sí; los predestinados, gobiernan a México y son unas cuantas familias. Existe ya consolidada una versión provinciana de esa alquimia familiar, que ha sido un fracaso, peor que el que sufrió José Arcadio Buendía cuando quiso encontrar oro en el laboratorio de alquimia que le regaló el gitano Melquiades, y que dejó la herencia de Úrsula convertida en un chicharrón “que no pudo ser desprendido del fondo del caldero”.
En tierras mexicanas, de  unas décadas para acá, fruto de esa alquimia entre familias, no se pueden desprender del caldero del poder en  Oaxaca, a los Murat; en Coahuila, a los Moreira; en Veracruz, a los Yunes: en Nayarit, a los Echevarría; en Chihuahua, a los  Duarte; en  Chiapas, a los González Blanco, Sabines o Velasco, o a los Madrazo en Tabasco. Y así nos podemos seguir.
Estas élites, en la federación y en los estados, gobiernan en la política, en la economía, en la sociedad y, manque duela también en las artes.

Foto en Londres
El viaje heráldico de López Obrador tuvo la estratagema de la casa: disfrazarlo con dos escalas previas, una en Washington otra en Londres. En la bella Albión el viaje fue austero. Se tomó una selfie con el líder del Partido Laborista y se reunió con un puñado de líderes sindicalistas y de ese partido, diplomáticos y residentes mexicanos en Londres. Todos cabían en un salón tipo VIP de Cinepolis. Y de ahí a Cantabria.
De acuerdo con el Diario Montañés, “López Obrador es nieto de un emigrante cántabro, un ampuerense que a edad temprana se embarcó como polizón rumbo a América, escondido en un barril, sin papeles, como otros tantos montañeses que huyeron a principios del siglo XX de las penurias que atravesaba España”.
López Obrador se trasladó a tierras de sus antepasados por apellido, blasón y cimbre, como invitado ilustre del gobernador de Cantabria a los festejos del Año Jubilar Lebaniego. Por tres días, López y Obrador realizó “un viaje interior”, es decir, se recorrió a sí mismo, indagó las profundidades del alma cántabra que lleva dentro todo lo cual, es de suponerse, lo hará valer como parte de su prosapia noble y española.
Acudió a la Universidad de Cantabria donde guardó un minuto de silencio por los fallecidos por el primero de los terremotos que le tocó allá, pero no fue capaz de decir absolutamente nada nuevo, ni una opinión destacable, salvo que la suya es una lucha pacífica.

Los pasos del otro López
Dicen que los pasos del ex presidente mexicano todavía se recuerdan con nostalgia por algunos habitantes de Caparroso,  Navarra. La visita que López Portillo llevó a cabo en 1977, donde se le nombró a él y a su padre (López Portillo y Weber) hijos adoptivos, fue un acontecimiento histórico.
En aquel suceso que conmovió no sólo a Caparroso sino a todo el país ibérico, hubo momentos memorables.
El arribo del presidente mexicano en helicóptero al campo de fútbol del pueblo fue apoteósico. El espectáculo era único. Los vecinos emocionados vitorearon con orgullo el nombre de uno de los suyos, el también orgulloso descendiente presidente de México.
 Por su parte el ayuntamiento ofreció una comida para más de 300 personas y la delegación mexicana llevó a Caparroso un camión de gran tonelaje lleno de bocadillos que se repartieron entre todo el pueblo. Los Domecq regalaron otro camión de bebidas para festejar el día en el que José López Portillo recibía el pergamino de hijo adoptivo del pueblo donde cinco siglos antes vivió uno de sus ascendientes.  
La picaresca no podía faltar en aquel  periplo: un pintor llegó al pueblo con varios cuadros y solicitó que se los pusieran a la vista del presidente por  si le gustaba alguno. Le gustaron todos y el presidente cargó con ellos. El pintor intentó luego, que el ayuntamiento pagara dichas pinturas. No lo logró.
El culto a la personalidad de aquel presidente churumbel, tuvo su límite: “en un cuarto trastero del ayuntamiento se encuentra todavía un busto de López Portillo que éste no se llevó, posiblemente debido a su peso”. (El País, 13 de noviembre de 1983).
Aquella visita se recordó como la suma de la cursilería y la frivolidad.
Con su visita a Ampuero, Andrés Manuel López Obrador quiso dejar constancia para un posible regreso como presidente. La verdad fue una visita gris y sin trascendencia. Tampoco hubo ni grandes fiestas ni comelitonas populares.
El terremoto del 7 de diciembre opacó cualquier intento de darle lustre. El periodista que lo acompañó repitió todos los días de la gira, con pequeños cambios, el mismo boletín.
Ampuero, en Cantabria, es una población que está a dos horas con 53 minutos de Caparroso.  

Redacción Campus

Modificado por última vez enMiércoles, 27 Septiembre 2017 03:06
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV