Menu
156 empresas buscan talento del IPN

156 empresas buscan talento del IPN

Con 156 empresas que ofre...

Los sismos no se pueden predecir: científico del IPN

Los sismos no se pueden predecir: c…

A un mes del fatídico sis...

UdeG albergará Encuentro Latinoamericano de Innovación Social

UdeG albergará Encuentro Latinoamer…

La Universidad de Guadala...

Necesario construir comunidades resilientes ante desastres: Investigador de la UAM

Necesario construir comunidades res…

A consecuencia de las cat...

Campus Ensenada de la UABC será sede de la Conferencia Internacional sobre Inteligencia Artificial

Campus Ensenada de la UABC será sed…

La UABC, Campus Ensenada,...

Exponen Construcción del nuevo muralismo de Arnold Belkin

Exponen Construcción del nuevo mur…

Con la exposición “Const...

La Facultad de Ingeniería de la UASLP inició el proceso de acreditación 2017

La Facultad de Ingeniería de la UAS…

Autoridades universitaria...

Presenta Norton Maza “Geografías del olvido” en el MUSA de la UdeG

Presenta Norton Maza “Geografías de…

El drama humano de la mig...

Mantiene la UAS exigencia de que se resuelvan los casos de violencia en Sinaloa

Mantiene la UAS exigencia de que se…

El Rector de la Universid...

Ante la SEP, rectores de universidades estatales urgen rescate financiero

Ante la SEP, rectores de universida…

Rectores de siete univers...

Prev Next

El sismo de mi generación Destacado

El sismo de mi generación

Si algo ha quedado claro tras el sismo del pasado 19 de septiembre, es que los jóvenes mexicanos están dispuestos a sacar adelante este país. No siempre sabemos cómo, ni qué hacer para ello. Pero la voluntad estaba ahí, sembrada bajo los escombros de un sistema que prospera en contra nuestra.
Durante décadas, políticos y empresarios se han dedicado, en todos los sectores, a drenar los recursos de este país. Recursos económicos, intelectuales, naturales, sociales, humanos. El presidente Enrique Peña Nieto dijo hace años que la corrupción en México es algo cultural. Y aunque muchos lo criticaron, pues su postura parecía mostrar cierta conformidad ante el fenómeno, no dijo nada falso.


Quienes alguna vez han intentado consolidar un negocio propio, se han enfrentado con el fenómeno de la corrupción, ya sea a nivel gubernamental o empresarial. Se considera ya un elemento cotidiano. La normalización de la corrupción ha lacerado la economía de este país y en su camino, la moral también.
México es un país golpeado por sí mismo, en el que los ciudadanos tienden a arrojar la primera piedra antes de verse en el espejo. Hemos sido incapaces de volver esa impotencia en cambio que genere prosperidad. Hasta que llegó el sismo del 19 de septiembre de 2017.
Stephen Marche escribía hace tiempo que “una generación ahora significa un cohorte económico —un momento en un ciclo de datos económicos a la alza y (principalmente) a la baja”. En México, ese día sirvió para separar a los jóvenes de los viejos. Y no se trata de una determinación de edad, sino de pensamiento.
Los jóvenes se lanzaron a las calles a hacerse útiles de cualquier forma posible. Ya fuera recolectando víveres, organizando brigadas a través de redes sociales, organizando a los vecinos para generar centros de acopio o levantando piedras de los escombros que dejó la naturaleza a su paso.
Los viejos dejaron que otros hicieran el trabajo, buscaron culpables en lugar de soluciones y provocaron que una generación se tomara de la mano para hacer lo que ellos nunca hicieron.
El terremoto expuso no sólo las fallas de nuestro sistema sino su calidad moral. Incontables construcciones fallaron inspecciones previas o las quejas y recomendaciones fueron ignoradas para dar paso a la ilegalidad. Detrás de las personas enterradas que perdieron la vida, hay un rastro de sangre que las autoridades deben seguir.
Los delegados señalan al INVEA, éste a los propietarios, los otros a los constructores, estos a funcionarios que ya están en otro puesto del servicio público y nadie ha asumido la responsabilidad de sus acciones. Pensaban pues que ignorar requerimientos de construcción era un mero trámite, no una sentencia.
Se trata de una crisis que expuso a todos los niveles. Desde las delegaciones de Ciudad de México, que tanta libertad exigieron previo a su nueva constitución y que ignoraron las advertencias de expertos a cambio de sobornos multimillonarios, subiendo a todas las esferas del gobierno, hasta el sector empresarial dispuesto a todo y a costa de una postura depredadora que deja expuesta a una ciudad vulnerable.
Pero como miles de jóvenes, salimos a las calles a encontrarnos con los otros. Ese concepto que permite entender que los demás existen. Que estamos juntos en esto. Que para construir ciudadanía, es necesario involucrarse, salir a las calles y retomarlas. Quitárselas a los corruptos, a los incapaces de cambiar, a los depredadores, a los que ven por ellos mismos siempre.
Esos millenials que son tan criticados por su apatía, cuyas conductas sociales confunden a muchos, con nuevas formas de comunicación y prioridades infinitamente distintas a las generaciones que los antecedieron, ellos fueron los que no esperaron y dieron todo lo que tenían por El Otro. Por México.
Allá en la calle nos encontramos a cientos de personas que piensan igual, nos dimos cuenta de nuestras similaridades y dejamos atrás lo que nos separa. Y puedo numerar incontables experiencias en menos de una semana que compartí con quienes se involucraron, con quienes no se cruzaron de brazos.
Uno de esos influencers que señalamos como banales, nos transfirió de su dinero sin conocernos, simplemente confiando en que íbamos a cumplir y volvimos su donación en un camión lleno de víveres; jóvenes que iban rumbo a las zonas de desastre se detenían en nuestro centro de acopio para preguntar qué necesitábamos y volvían con otras personas a entregar lo que podían; a través de las publicaciones en redes sociales, logramos localizar al menos dos perros que se habían extraviado durante el terremoto.
No se trata de auto elogios, sino una muestra de lo que ha pasado estos días. El martes 19 de septiembre se cimbró la tierra y surgió un país distinto.
¿Quién iba a pensar que la ayuda iba a llegar al por mayor, que las manos iban a sobrar, que los jóvenes se iban a organizar a través de una causa común?
Si algo sentía que faltaba a mi generación, era motivación, era acogernos bajo una misma bandera. Y nunca hubiese imaginado que esa bandera era verde, blanca y roja.
Escribió Marche sobre el movimiento de Occupy Wall Street: “Veremos entonces cómo las flores de la ira, plantadas y nutridas tan descuidadamente por tres décadas han florecido y veremos quién las cosechará”
El México de los últimos días va a permanecer, va a cambiar el rumbo de este país, y rumbo a las elecciones de 2018, determinará si vamos contra corriente o decidimos tomar, por fin, las riendas de nuestro país.

Salvador Medina Armienta

Modificado por última vez enLunes, 02 Octubre 2017 08:34
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV