Menu
Comunicación social de la UAM, entre las mejores opciones educativas en este campo en México

Comunicación social de la UAM, entr…

Creada en 1974, apenas un...

Empresarios exitosos brindan consejos a jóvenes de la UdeC

Empresarios exitosos brindan consej…

Durante la Semana Cultura...

Participa UABC en Congreso Internacional de Gastroenterología

Participa UABC en Congreso Internac…

Con destacada participaci...

Exposición de la UAM recrea la vida de la generación de 1960

Exposición de la UAM recrea la vida…

Desde un departamento mue...

La UNAM reconocerá a la editora universitaria de la UdeG Sayri Karp por su trayectoria

La UNAM reconocerá a la editora uni…

La maestra Sayri Karp Mit...

Participa universitaria de la UdeC en Coloquio sobre Artes Escénicas, en Veracruz

Participa universitaria de la UdeC …

Adriana León Arana, direc...

IPN enviará brigadas emergentes a Sinaloa

IPN enviará brigadas emergentes a S…

El Instituto Politécnico ...

Egresado de la Ibero trabaja para que la información sea accesible para todos

Egresado de la Ibero trabaja para q…

Una de las misiones que t...

Psicólogo, obligado a abrirse al conocimiento de otras disciplinas: catedrático de la UASLP

Psicólogo, obligado a abrirse al co…

La Facultad de Psicología...

Conmemora UG 48 años la Escuela de Nivel Medio Superior de Salvatierra

Conmemora UG 48 años la Escuela de …

La escuela del Nivel Medi...

Prev Next

Hugh Hefner, el bon vivant más envidiado Destacado

Hugh Hefner, el bon vivant más envidiado Especial

La apariencia de bon vivant, poco habría revelado de la personalidad real del multimillonario Hugh Hefner. La pipa con el tabaco sin encender, la bata y la pijama de seda, el lujoso ambiente y las chicas de calendario más deseadas a su alrededor, habrían sido parte de la estrategia y la fantasía de millones de hombres en el mundo. Acaso la confirmación de la tesis o la clave del éxito de Hef, como le llamaban sus más cercanos.
Con 91 años y luego de haber superado en 1985 un derrame cerebral, Hef las seguía prefiriendo rubias al morir la noche del 27 de septiembre en la mansión Playboy, en Los Ángeles, California.


Hasta el último día de su existencia, Hefner —o eso hacía rumorar— aseguraba tener una vida sexual activa. También solía presumir que era dueño de una mansión estilo gótico de los años 20 con 30 habitaciones, 80 empleados y un jardín de 22 mil metros cuadrados.
Descendiente directo de William Bradford, líder de los primeros ingleses que colonizaron lo que hoy es Estados Unidos, Hugh Hefner nació el 9 de abril de 1926 en Chicago. De sus padres recibió una estricta educación metodista. De ahí que, le fuera prohibido beber alcohol, que en el seno familiar resultaran tabú los temas acerca del sexo, o bien, que fuera inaceptable toda demostración corporal de afecto.
Biógrafos o quienes lo conocieron, han relatado que en su juventud, Hefner era solitario porque se le dificultaba relacionarse con los demás. La sexualidad se despertó en él tardíamente y a los 22 años perdió la virginidad. Kinsey y sus escritos fueron su manual.
Sin ahondar en detalles, asimismo, han contado que, repentinamente, dejó atrás la sobriedad en su apariencia para transitar a un look renovado y con un estilo de vida que incluyó haber aprendió a bailar, ejercitarse y, al terminar la preparatoria, alistarse en el ejército. No obstante que perteneció a la US Army, nunca entró en combate. En su estancia, permutó las armas de guerra por otras, tal vez más efectivas: una máquina de escribir y un lápiz para dibujar y escribir para los periódicos de la milicia estadunidense.
A su regreso, Hugh Hefner hizo estudios en arte, consiguió un trabajo como dibujante y redactor publicitario. Además, ingresó a la universidad y se graduó como psicólogo. Luego renunció a Esquire porque le negaron un aumento de cinco dólares… Estaba cerca de los 30 años, vivía una crisis económica y personal.
Encontró un nicho de oportunidad. Con mil dólares que le facilitó su madre emprendió su aventura editorial. Entonces, ideó Playboy en 1953. Con la hipoteca de su casa y dinero prestado, publicó el primer número con la incertidumbre de si habría otro. La mayoría de los artículos fueron escritos por él. Al centro, un calendario de Marilyn Monroe desnuda. El tiraje, 70 mil ejemplares. Se vendieron dos tercer partes. Al final de la década, ya era el Hefner que conocemos, experto en los placeres carnales.
Desde ese momento, Playboy forma parte de la cultura popular no solo de Estados Unidos. Desde ese momento, sus rivales han sido los conservadores, los moralistas, la religión y las defensoras del feminismo. El periodo de mayor esplendor de la revista habría sido en los años setenta con artículos excelentes firmados por connotados intelectuales, así como con imágenes sugestivas. La meta editorial del magnate fue, desde el inicio, mantener siempre el buen gusto y crear fantasías.
Aunque todo parecía perfecto, la siguiente década, habría representado la peor etapa de la revista. Fue la época en que adquirió la imagen en pijama de seda y el Big Bunny, su avión DC-9 particular.
Con la seguridad de que “Nada difumina tanto la censura como el humor”, su publicación impulsó a varios de los más importantes escritores de su época, incluyó memorables entrevistas con personalidades como Fidel Castro, Salvador Dalí, Martin Luther King, Jean-Paul Sartre, Yasser Arafat o Carl Sagan. Además, presentó en su portada, entre otras, a Jayne Mansfield, Ursula Andress, Kim Basinger y Farrah Fawcett.
Si bien el negocio creció impresionantemente y llegó a conjuntar distintas franquicias, en los últimos años se ha pasado por tiempos difíciles. Las franquicias, sobre todo latinas, nunca se han acercado a la calidad de la original. De siete millones de ejemplares en los setenta, la circulación de la revista, base del imperio Hefner, bajó a 1.5 millones. Especialistas aseguran que la marca depende, en gran medida, de la imagen de Hef. De ahí que, haya quien especule sobre la capacidad de su hijo Cooper Hefner. A su avanzada edad, Hugh Hefner solía decir ser tan joven como las chicas lo hacían sentir.  

Mario V. Solorio

volver arriba