Menu
Designó el presidente de la república mexicana a Mario Rodríguez Casas como nuevo director general del IPN

Designó el presidente de la repúbli…

El Presidente de México, ...

Con desarrollo, tasa de suicidios aumentó 250 por ciento en Corea: Experta en la UdeC

Con desarrollo, tasa de suicidios a…

El incremento en la tasa ...

Presenta UABJO investigaciones en ‘Encuentro regional de tutorías’, red sur-sureste de ANUIES

Presenta UABJO investigaciones en ‘…

La Universidad Autónoma “...

La deliberación abierta entre las personas superaría el caos en las redes sociales: Académico en la UAM

La deliberación abierta entre las p…

Ante el desorden y el cao...

Firman convenio UABJO y Universidad Santander para impulsar docencia e investigación

Firman convenio UABJO y Universidad…

Los rectores de las unive...

Egresada de la UASLP recibe reconocimiento a mejor tesis de doctorado por investigación de semiconductores

Egresada de la UASLP recibe reconoc…

La doctora Reyna Méndez C...

Propone la filosofía soluciones factibles e incluyentes a los problemas globales: Secretario general de la UAM

Propone la filosofía soluciones fac…

La proclamación del terce...

La UAS firma convenios de colaboración con la Comisión Nacional de Seguridad y CONADIC

La UAS firma convenios de colaborac…

Con el compromiso de fort...

Ingeniería sísmica, especialidad que inició en méxico a raíz del temblor de 1957: Investigador emérito de la UNAM

Ingeniería sísmica, especialidad qu…

La ingeniería sísmica, qu...

La UASLP, en pláticas para recibir acreditación institucional: CIEES

La UASLP, en pláticas para recibir …

La Dra. Rocío Llarena de ...

Prev Next

Lecciones e iniciaciones: mi reconocimiento a Rafael Segovia Destacado

El ex presidente del Colegio de México, Mario Ojeda Gómez; el demógrafo Luis Unikel y la escritora e historiadora Soledad Loaeza acompañan al investigador emérito.   Luis Medina Peña* El ex presidente del Colegio de México, Mario Ojeda Gómez; el demógrafo Luis Unikel y la escritora e historiadora Soledad Loaeza acompañan al investigador emérito. Luis Medina Peña* Especial

Mi primer encuentro con Rafael Segovia fue allá por el mes de noviembre de 1965 cuando fui citado, luego de haber enviado los documentos de rigor, a entrevistas para decidir quién ingresaba a la tercera promoción de la licenciatura en Relaciones Internacionales de El Colegio de México  en febrero de año siguiente. En aquel entonces me entrevistaron cuatro profesores, uno de ellos externo a la institución. Lo hacían individualmente, no en comité, y pasaba uno de cubículo en cubículo. Segovia me tocó en cuarto lugar; el tercero, abogado y miembro del Servicio Exterior Mexicano, había puesto el grito en el cielo porque dejaba yo la carrera de Derecho en el cuarto año para optar por otra nueva. Cuando entré a su oficina, Segovia estaba leyendo   mi expediente y sin levantar la vista me señaló la silla e invitó con ese gesto a sentarme. Pasó un rato mientras leía cuidadosamente quizá mi exposición de motivos, y me empecé  a inquietar pues pensé que iba a venir por el mismo lado que el anterior entrevistador. De repente, levantó la vista y esbozando una sonrisa me dijo: “No le voy a preguntar por qué deja Leyes. Creo que la razón es obvia.” Y continuó con varias preguntas de naturaleza académica sobre las Ciencias Sociales. Para terminar me dijo: “Pero, dígame, de ser admitido ¿qué piensa hacer después, cuando se gradúe? Fui sincero “La diplomacia o la academia. Aún no lo sé, es lo que vengo a averiguar”. Me vio varios segundos que me parecieron una eternidad, y luego cerrando el expediente  dijo “Bien, para eso se crearon  el Centro de Estudios Internacionales y esta licenciatura, para averiguar lo que no se sabe. Ya puede retirarse.”


Yo no lo sabía entonces, me di cuenta con el tiempo: Segovia fue el primer politólogo completo con que contamos en México. No ha sido académico de grandes teorías, sino de teorías empíricas de rango medio, con un manejo excelente de la geografía electoral y capacidad para hacer e interpretar encuestas. Cierto, desde 1959 existía la Escuela de Ciencias Políticas en la UNAM, pero su profesorado venía mayoritariamente de Derecho  con los sesgos propios de esa disciplina. Como profesor de Análisis Político en el año propedéutico de la licenciatura, las  clases de Segovia fueron una serie de novedades constantes. Historiador de formación, había sido enviado a La Sorbona por Daniel Cosío Villegas a prepararse para los cursos sobre Europa moderna y contemporánea, tiempo que también utilizó óptimamente para, de la mano de su maestro J. B Duroselle, estudiar concienzudamente la ciencia política tal y como empezó a practicarse tras la  postguerra.  En cinco grandes tramos, según el plan del curso,  nos puso al tanto de la naturaleza, métodos, temas, lenguaje y tendencias vigentes de la ciencia política. La lista de lecturas, ni corta ni larga. Veintiún libros   sin paginación obligatoria asignada. Media docena, obligatorios. Era una combinación de literatura francesa y anglosajona, lo último en aquel momento. En la primera se contaban el libro clásico de M. Duverger sobre  los partidos políticos, los estudios de J.B. Duroselle sobre los sondeos y encuestas en historia y en ciencia política, y el de  J. Meynaud   de introducción a la ciencia política. Entre los autores anglosajones  aparecían  el infaltable H.D. Lasswell sobre la ciencia política estadounidense, T.D. Weldon  sobre el vocabulario de la política y R. Macridis sobre gobiernos comparados. Destacaba entre ellos S.M. Lipset y su Political Man, que descubrió Europa  a la academia estadounidense, a través de estudios empíricos. Hacia el final del curso agregó dos más como obligatorios, Meynaud sobre los grupos de presión y el indispensable Elecciones libres de W.J.M Mackenzie que contiene todos los sistemas electorales hasta ahora imaginados.
Para concluir el curso nos pidió un ensayo final: un estudio de contenido de un diario de la ciudad de México entre los que habrían de publicarse un próximo jueves. Repartió los diarios  entre los escasos alumnos sobrevivientes, y a mí me tocó el detestable El Sol de México. Se me ocurrió dividir el trabajo siguiendo las secciones del periódico: noticias locales, nacionales, internaciones e incluí las caricaturas y los anuncios. Medí todo aquello en centímetros cuadrados y acompañé esa maraña cuantitativa con un análisis cualitativo de la orientación intencionada de las noticias y las caricaturas. En la sesión de crítica me entregó el trabajo y me dijo: “Está bien, pero los diarios no se miden con centímetros cuadrados sino en líneas ágata”. Pensé que habría una tabla de equivalencias pero no, con el tiempo supe que los editores usan, o usaban,  una regla para tales mediciones. Sigo sin conocer la famosa regla, pero la lección de Segovia ha perdurado en mi mente hasta la fecha: antes de entregar cualquier trabajo escrito hay que atender, comprobar y despejar todos los detalles. Pero más que maestro circunstancial Segovia ha sido para mí un tutor.
 En septiembre de 1972 ingresé a la planta de profesores del Centro de Estudios Internacionales, el cual ya dirigía Segovia. Al mes siguiente me nombró coordinador del centro, lo cual abrió para mí la época  de tutoría segoviana por el trato constante que teníamos. Dos veces a la semana lo acompañaba a su casa a merendar y establecíamos una tertulia  con la asistencia de su esposa Paule.  Se discutían  tanto el momento político como libros y autores de la más variada naturaleza. Paule me aficionó a la literatura inglesa contemporánea: R. Graves, G. Greene, un temprano J. LeCarré, G. Orwell, E, Waugh y tantos más. En aquellas sesiones, a veces él a veces ella, soltaba el nombre de un autor de un libro recién editado y que causaba ruido en las revistas europeas a las que estaban suscritos., y que obviamente ya habían adquirido y leído. Si yo mostraba interés, me lo prestaban. Así me enteré desde avances en la genética hasta la capacidad artillera de los acorazados británicos en la Primera Guerra Mundial. Pero los clásicos de la política no se quedaban atrás. Segovia me llevó a leer a Max Weber, algo de Raymond Aron, Bertrand de Jouvenel, Robert Michels y Alexis de Tocqueville. La línea española iba aparte: Pio Baroja, algo de Ortega y Gasset, mucho de Azaña, casi todo Semprún y la literatura de esperpentos de Valle Inclán. En la francesa, además de Jouvenel y Tocqueville, hizo que leyera a Malreaux, Saint-Exupéry y  a ese extraño y sombrío autor que fue Céline. Con todo eso venía implícita la segunda gran lección: si quieres ser un académico de verdad,  hay que leer de todo, uno nunca sabe cuándo va a necesitar  un conocimiento así adquirido. Al menos en Ciencias Sociales y Humanidades no hay conocimiento que sobre. Y ya iniciado en estas andaduras uno sigue solo.
Pero el magisterio de Segovia no se basa únicamente en lecturas, sino también en una práctica que por obvia fue ignorada por otros analistas. Si uno va  a hacer análisis político es preciso alternar con los políticos, no para polemizar o militar brazo con brazo, sino para ver a través de conversaciones inteligentes cómo piensan y actúan. Es una práctica que él empezó en los años sesenta y ha continuado hasta ahora. En aquellos años, mediado el siglo, esta práctica era mal vista, se consideraba que el académico como intelectual podía quedar contaminado al grado de comprometer su independencia y capacidad crítica. Pero la acción de los políticos es el asunto principal del análisis político, es uno de sus objetos de estudio. Si Pasteur hubiera tenido repeús a los microbios ¿a dónde habría llegado? Es precisamente ese codearse con la realidad que se estudia lo que ha proporcionado los ejes de carga a las estructuras que Segovia sintetiza, sobre todo en sus artículos.
Pero Segovia no sólo ha sido todo lo arriba mencionado, es también  el que abordó por primera vez en una institución de educación superior mexicana el tema de las elecciones. Lo hizo por el lado de la geografía electoral que supone analizar los datos de una votación nacional y agrupar regiones, ver variables y constantes y analizar contextualmente ese material. En el número 55 de Foro Internacional publicó un primer análisis: “La reforma política, el gobierno federal, el PRI y las elecciones federales de 1973”. Como a toda novedad de trascendencia fuimos pocos los que le pusimos atención. Hubo muchos colegas que se reían por lo bajo porque Segovia trabajaba con cifras oficiales. “Son  datos falsos”, decían. En ese entonces dominaban la academia los colegas que hacían desproporcionados esfuerzos por aplicar la Teoría de la Dependencia a las Relaciones Internacionales de México y el esquemón de la Autonomía Relativa del Estado frente a las Clases Sociales en los estudios de política interior. (¡Cuánta tinta se gastó en esos ensayos permeados por un marxismo descafeinado!) Pero de ese y otros artículos posteriores de Segovia sobre las elecciones salió una pregunta fundamental, que luego obsesionaría a los que vendrían detrás: ¿Por qué el partido oficial obtenía altas cotas de votación en las zonas atrasadas y no así en las ciudades o regiones desarrolladas? El tema tomaría vuelo luego de las reformas de 1979 y pronto quedaría saldado: subdesarrollo y manipulación electoral van de  la mano. Hoy por hoy hasta los diarios hacen geografía electoral en épocas de elecciones.
A la par que escribía los artículos sobre elecciones, Segovia analizaba el material de una encuesta aplicada a fines de 1969 a una muestra estratificada de escuelas para tratar de determinar cómo se socializaba políticamente al niño mexicano, análisis que condujo a la publicación de su estudio ya clásico La politización del niño mexicano en 1975. Con este libro Segovia demostraba toda su capacidad de politólogo, pues no solo aplicaba los conocimientos e hipótesis de una bien conocida y desarrollada escuela sobre la socialización política, sino que con escasos recursos fue capaz de llevar a cabo la aplicación de un cuestionario de 69 preguntas que rindieron cantidades inmensas de información. Y aquí está el genio del académico: sin su cultura general el análisis se hubiera quedado corto. La conclusión principal fue que la cultura política impartida o vigilada por el Estado junto con la familia era estable y general, y que los caminos a abrir para llegar a una vida más democrática quedaban a la imaginación de los gobernantes. Hasta hoy no conozco algún politólogo de orientación cuantitativa que haya tomado la conclusiones de Segovia para tratar de comprobar o desmentir si la cultura política sigue produciéndose donde y  como él dijo hace poco más de cuatro decenios.
No, no habré de hacer aquí una biobibliografía de Rafael Segovia. Su obra académica ahí está y la escribió para sus colegas, amigos, y sobre todo para sus queridos alumnos. Destaco aquí lo que ha hecho en el último tramo de su vida intelectual. No recuerdo bien donde empezó su transición, pero creo que fue en la revista Plural de Excélsior, entonces dirigida por Octavio Paz, en la que empezó a transitar paulatinamente del  sesudo artículo académico al ensayo periodístico. En ese andar pasó por varios diarios: Excélsior, Unomasuno, El Financiero, La Jornada para culminar en Reforma. La prensa no era lugar fácil para el académico y éste le resultaba un bicho raro al periodista. Pero a medida que se abría el sistema político a la participación política, la prensa tuvo que ir acorde a los tiempos no obstantes sus altibajos dignos de una montaña rusa. Aprovechando esos años, Segovia quiso alcanzar un público más amplio, trascender el limitado alcance de las revistas erróneamente llamadas científicas. Quiso llegar a los políticos y sobre todo a esa clase media tan importante en este país que, no obstante las distracciones laborales cotidianas que enfrenta,  busca orientación para sus actitudes sociales y políticas en la prensa.  En esto, al igual que en otras cosas. Segovia también fue pionero pues: abrió camino al caudal de comentaristas que hoy atiborran los diarios, pero sobre todo marcó un estilo que no es fácil de seguir. Logró reducir el espacio utilizado y avenir el comentario del hecho o acontecimiento fugaz con análisis de fondo y la transmisión de conocimiento sólido de  manera accesible para el lector apresurado. Por eso sus artículos son coleccionables y editables en forma de libro, y lleva ya dos importantes. Lapidaria política (FCE) y La Política como espectáculo (Cal y Arena), que nuevas generaciones pueden leer con provecho.  
La tutoría de Segovia me  duró seis años y seguido echo mucho de menos aquellas tertulias. Después no hubo nada con que sustituirlas. Pero él siguió tesonero  en esta línea de conducta, formando nuevas generaciones que piensan y escriben muy bien; siguió y sigue siendo lo que se propuso desde el inicio de su vida intelectual: un pedagogo.

Luis Medina Peña

Investigador de CIDE, autor de Los Bárbaros del Norte, Invención del Sistema Político Mexicano, La formación del nuevo Estado,  El siglo del sufragio.

Modificado por última vez enJueves, 09 Noviembre 2017 05:22
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV