Menu
Realizan segunda Expo Deportes en la UABC

Realizan segunda Expo Deportes en l…

Se llevó  a cabo la segun...

Entregan el Premio Jalisco de Periodismo 2018

Entregan el Premio Jalisco de Perio…

Para reconocer la excelen...

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobierno Abierto

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobi…

Este jueves, José Eduardo...

Reconoce la UAM el trabajo universitario  en favor del desarrollo nacional

Reconoce la UAM el trabajo universi…

La Universidad Autónoma M...

Presentan Revista “GénEros” 24, que aborda a la mujer en el Virreinato, en la UdeC

Presentan Revista “GénEros” 24, que…

En instalaciones de la Fa...

Remoción de iconografía del Tren Ligero contribuye al deterioro de la cultura visual tapatía, advierte especialista de la UdeG

Remoción de iconografía del Tren Li…

Antes, un golpe de vista ...

Alumnos de la UAM ganaron la fase on campus del premio Hult Prize

Alumnos de la UAM ganaron la fase o…

Tres equipos conformados ...

El culto guadalupano, elemento de cohesión social: experta de la UNAM

El culto guadalupano, elemento de c…

Hoy en día, el culto a la...

Egresan del programa English Access 83 estudiantes del SEMS de la UdeG

Egresan del programa English Access…

Un total de 83 estudiante...

Buscan en UABC  soluciones a la problemática del agua

Buscan en UABC soluciones a la pro…

Se llevó a cabo el “Foro ...

Prev Next

Ingeniería sísmica, especialidad que inició en méxico a raíz del temblor de 1957: Investigador emérito de la UNAM Destacado

Ingeniería sísmica, especialidad que inició en méxico a raíz del temblor de 1957: Investigador emérito de la UNAM UNAM

La ingeniería sísmica, que comenzó a desarrollarse en México a raíz del sismo de 1957, pretende evitar colapsos y daño estructural de las construcciones, afirmó Luis Esteva Maraboto, investigador emérito del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM.
Para ello, se requiere mayor conocimiento fundamental de los fenómenos sísmicos, la inclusión de más elementos matemáticos (probabilidad, estadística y algoritmos) y rigor científico, dijo al hacer un recorrido histórico entre los reglamentos de construcción desde el temblor de 1957, hasta el de 1985, que revolucionó el ramo y las actualizaciones que imperan en nuestros días.


Durante la conferencia “Ingeniería sísmica en México: retos y tendencias”, ofrecida a propósito de su investidura como doctor honoris causa por esta casa de estudios, Esteva Maraboto sostuvo que también hacen falta análisis de confiabilidad y sistemas innovadores, como disipadores de energía y aisladores de base.
Los disipadores de energía son dispositivos que se colocan en la estructura del edificio para aumentar su capacidad de perder energía durante un terremoto y así evitar derrumbes, explicó.
En tanto, los disipadores de base son sistemas que aíslan la cimentación de la superestructura. Al colocarlos se alarga considerablemente el periodo fundamental de vibración de la estructura, pero de forma atenuada, y la lleva a zonas en donde las aceleraciones espectrales son reducidas; en consecuencia, las fuerzas que produce son de menor cuantía.
En el salón de seminarios Emilio Rosenblueth del Instituto de Ingeniería, el universitario resumió que actualmente en el país hay situaciones variadas, pues mientras en la Ciudad de México existe un comité de seguridad estructural, en los estados el asunto de las consecuencias de los sismos recae en los municipios, en donde carecen de normas obligatorias.
Pionero en la ingeniería sísmica nacional y en los métodos constructivos para reducir los daños a las estructuras y edificios durante los terremotos, recordó su participación en los primeros mapas de riesgo sísmico y la tendencia actual de mapas electrónicos.
Luis Esteva Maraboto ha sido profesor, investigador y funcionario de la Universidad Nacional. A nivel mundial, es reconocido como precursor en el análisis de peligro y riesgo sísmico, y como uno de los primeros investigadores en explorar el papel de la Teoría de Probabilidades en la ingeniería sísmica.
Es emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia. En 1967 elaboró el primer grupo de mapas de peligro sísmico uniforme de la República Mexicana, con información probabilística. Sus criterios fueron adoptados internacionalmente.
Ha colaborado en el desarrollo de los reglamentos de construcción de Acapulco y de la Ciudad de México, así como en los de varios países de Centro y Sudamérica. Ha escrito más de 300 artículos en revistas e informes técnicos, así como algunos capítulos de libros sobre ingeniería sísmica, riesgo sísmico y diseño estructural.

Redacción Campus

volver arriba