Menu
México a través de sus publicaciones oficiales

México a través de sus publicacione…

Con las publicaciones ofi...

Universidades de la ANUIES profesionalizarán operadores del sistema de justicia penal

Universidades de la ANUIES profesio…

El secretario general eje...

Son reconocidas licenciaturas de la UABC por el Ceneval

Son reconocidas licenciaturas de la…

21 programas de licenciat...

Pide UABJO al Congreso aumento para alcanzar la media nacional por estudiante

Pide UABJO al Congreso aumento para…

El rector Eduardo Bautist...

Entrega la UJAT estados financieros auditados ante Cámara de Diputados Federal

Entrega la UJAT estados financieros…

La Universidad Juárez Aut...

Alista la UAEM protocolos para violencia de género

Alista la UAEM protocolos para viol…

La Coordinación Instituci...

Otorga la UAS el Doctorado Honoris Causa a Enrique Fernández Fassnacht

Otorga la UAS el Doctorado Honoris …

En Sesión Solemne, el H. ...

Urge apoyo para reconstruir hogares en Ixtepec, Oaxaca: Estudiantes de la UdeG

Urge apoyo para reconstruir hogares…

Tras los sismos registrad...

Las reformas estructurales no merecen el lugar central que se les ha dado: Jaime Ros Bosch en la UAM

Las reformas estructurales no merec…

Las reformas estructurale...

Prev Next

Ferias del libro: Vanidades, imposturas, soledades Destacado

El hábito de la lectura, raro en estos tiempos, es fácil identificar entre los asistentes de estos enormes espacios culturales. El hábito de la lectura, raro en estos tiempos, es fácil identificar entre los asistentes de estos enormes espacios culturales. FIL Guadalajara

Como sucede cada año desde hace ya más de tres décadas, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara vuelve a celebrarse entre los pasillos, comedores, auditorios y stands de  a Expo-Guadalajara. A pesar del tráfico insufrible, de las largas colas para el ingreso, de las multitudes que todos los días invaden el espacio de la Feria, el evento es más que una exhibición de libros, autores y públicos. Es también una fiesta de la mercadotecnia editorial, un espectáculo, una hoguera de vanidades de escritores más o menos famosos, un momento donde glorias municipales, estrellas nacionales o internacionales de la literatura y la academia se codean con escritores o profesores novatos en búsqueda del santo grial de la fama, la fortuna y la virtud.

Libros de cocina, poesía, novela, ciencias sociales; libros de medicina, de contaduría, de derecho; libros infantiles, juveniles, de ciencia ficción, de cómics; novela negra, novela rosa, novela histórica, novelas a secas: clásicos de la literatura, algunas (cada vez menos) enciclopedias, libros de fotografía, de arte, de arquitectura y urbanismo. Todos se amontonan en grandes pilas de papel, coloridas, pirámides y mesas que exhiben millones de libros al público de ocasión.El espectáculo, como todos, tiene su encanto.  Voyeristas librescos y bibliófilos de bajo perfil conviviendo con adolescentes y adultos indiferentes a la lectura pero atentos a los personajes y personajillos que deambulan por la Feria.  Niños corriendo jugando entre los stands junto a observadores ensimismados que ojean con cuidado las páginas de algún libro. Edecanes guapas atendiendo a individuos despistados, ofreciendo pases para la presentación de algún libro de algún autor o autora de la editorial que contrata sus servicios. Funcionarios públicos o universitarios paseando frente a académicos y académicas que buscan libros para sus clases. El olor a papel nuevo, a tinta, a plástico, que se confunde con el olor de las multitudes, de la comida, de las alfombras perfumadas de los stands, del cemento fresco de los pasillos.Las ferias de libros son no sólo ferias de vanidades sino también de imposturas intelectuales, literarias y académicas. El prefijo “pseudo” acompaña inevitablemente la presentación de muchos  libros, conferencias y talleres. Los libros de autoayuda, de superación personal, profecías y horóscopos, instructivos para dibujar mandalas, textos de esoterismo y metafísica, biografías de personajes famosos, de grandes escándalos de la historia, semblanzas y memorias de cantantes y grupos, forman parte de las imágenes dominantes que se amontonan en los miles de metros cuadrados de la Expo-Guadalajara. Títulos como “Las grandes mentiras de…”, “La verdadera historia de…”, “Lo que Usted no sabía de…”, “La única y verdadera historia de…”, “Mitos y leyendas sobre…”, “Los mil” (o cien, o cincuenta) “libros” (discos, películas) “que Usted tiene que” (leer, escuchar, ver) “antes de morir”, dominan en modo imperativo la oferta masiva de publicaciones que uno puede encontrar en esta o cualquier otra feria.El ritmo frenético de presentaciones de libros se sucede durante los nueve días que dura el espectáculo. Uno tras otro se llenan y vacían los espacios dedicados a las presentaciones, donde el autor o la autora,  los comentaristas de rigor, los paneles y coloquios que dan formato a las sesiones, tienen el tiempo medido y contado (y supervisado) por los organizadores. La gestión del tiempo es vital para el desarrollo del evento, un recurso siempre escaso y valioso que determinan los relojes que gobiernan la acción de autores y presentadores.
La curiosidad intelectual, la paciencia lectora, la voluntad de leer, son hábitos extraños, raros en estos y otros tiempos. Sin embargo, es posible identificarlos entre los asistentes en el enorme pero ambiguo territorio de la Feria.  Suelen pasar desapercibidos entre el ruido y la furia comercial del entorno que cobija dichas prácticas, pero, sin duda, existen. Como ejercicio de soledad, individual e intransferible, la experiencia lectora constiituye la posibilidad de una transformación súbita, una conversión de un “hombre gris” a un “don Quijote”, como escribiera Borges en La trama.
Las ferias como experiencias colectivas nunca eliminan el silencio y la soledad de las lecturas individuales. Siempre recuerdan las fotografías de André Kertész, que registran en sobriedad blanco/negro escenas de lectores y libros en pueblos y ciudades, en casas, en calles, en azoteas y bibliotecas. Una postal iluminadora: un hombre tirado boca abajo, sobre una estrecha banca de madera, leyendo absorto las páginas de un libro, bajo un montón de disfraces de lentejuelas, de payasos, magos y bailarinas, que cuelgan sobre las paredes, suspendidas silenciosamente sobre el hombre y su libro. La fotografía se titula Circus, y está fechada en Nueva York, el 4 de mayo de 1969. El poder de esa imagen, su contexto, sus protagonistas, sus evocaciones, relatan una historia que bien puede ocurrir dentro y fuera de los recintos atestados, enloquecidos, multitudinarios, de una Feria como la de Guadalajara.

Adrián Acosta Silva
Investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guadalajara.

Modificado por última vez enJueves, 30 Noviembre 2017 01:07
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV