Menu
La UdeG, sede del Foro Estatal de Consulta Participativa en Jalisco

La UdeG, sede del Foro Estatal de C…

Las voces de estudiantes,...

Colabora egresado de la UABC en Fender-California

Colabora egresado de la UABC en Fen…

Emmanuel Nevarez Alcaraz ...

Jóvenes pasan de las redes sociales a las calles: Conferencia en la UdeG

Jóvenes pasan de las redes sociales…

Los jóvenes han pasado de...

Realizan en UdeC concurso de video sobre negocios incluyentes y productos innovadores

Realizan en UdeC concurso de video …

La Facultad de Economía d...

Inicia Festival Colima de Danza 2018 con taller impartido por egresado de la UdeC

Inicia Festival Colima de Danza 201…

Dieron inicio las activid...

Destaca UJAT calidad y pertinencia académica en Ciencias de la Salud

Destaca UJAT calidad y pertinencia …

Con la reacreditación de ...

La UASLP celebra 80 años de Radio Universidad y 30 de TV Universitaria  

La UASLP celebra 80 años de Radio U…

Porque la Radio y la Tele...

Contará la Unidad Xochimilco de la UAM con transporte sendero seguro

Contará la Unidad Xochimilco de la …

A partir del próximo lune...

Arrancó campaña masiva de RCP “Solo con las manos” en la UABC

Arrancó campaña masiva de RCP “Solo…

La Facultad de Medicina y...

Anuncian primera Expo Imagina para promover la innovación alimentaria en la UdeG

Anuncian primera Expo Imagina para …

Con el objetivo de promov...

Prev Next

Universidades públicas se insertan en nuevas medidas de transparencia Destacado

Universidades públicas se insertan en nuevas medidas de transparencia Esp

Los nuevos esquemas establecidos por el Sistema Nacional Anticorrupción y el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) plantean a las universidades una serie de retos y ajustes que las ponen de nuevo a prueba.
Se trata de una nueva dinámica para la rendición de cuentas que deben cumplir por ley, lo cual las ha obligado a realizar cambios en su estructura administrativa y en la parte operativa de su gestión para no quedar al margen.


Sin embargo, advierten los rectores, es un procedimiento que debe acatarse siempre bajo el marco legal y no debe poner en riesgo la autonomía ni la capacidad de las propias universidades para resolver sus conflictos, problemas y decidir el rumbo académico que mejor convenga.
Tampoco, sostienen, debe ser un instrumento utilizado por los gobiernos locales para presionar a las instituciones de educación superior o a condicionarlas para que reciban algún apoyo financiero adicional, como ha ocurrido en varias ocasiones.
Lo más importante, explican los especialistas, es que las universidades públicas no se aparten de esta tendencia ni se escuden en la autonomía para no cumplir con los requerimientos que marca el acceso a la información y la transparencia.
A final de cuentas, dicen, es reforzar la cultura de la rendición de cuentas que se ha impulsado en las últimas décadas y en la que las instituciones de educación superior han sido pieza central.

Sin reservas
Para el Presidente del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Órganos de Control y Vigilancia en Instituciones de Educación Superior (AMOCVIES), Ignacio Gutiérrez Padilla, dijo que las universidades públicas tienen un compromiso insustituible para manejar de manera adecuada los recursos que les son otorgados.
Dice que están obligadas, sin excepción a establecer e impulsar mejores prácticas universitarias para la transparencia y rendición de cuentas.
De lo que se trata, sostiene, es de fortalecer el Estado de Derecho en este tema para que las instituciones de educación superior hagan frente a las nuevas disposiciones legales.
Y es que las universidades ahora, explica, deben “insertarse en todas la implicaciones” del Sistema Nacional Anticorrupción y en los beneficios que esto puede traer en la percepción social.
Porque ahora, detalla Gutiérrez Padilla, habrá nuevas atribuciones de los órganos internos de control derivados de la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción.
Luis Felipe Guerrero Agripino, rector general de la Universidad Autónoma de Guanajuato (UAGto), enfatiza que el tema de la rendición de cuentas es un tema prioritario en la agenda nacional que no es ajeno a las instituciones de enseñanza superior.
Comenta que todo órgano de control representa un rol trascendente en el desarrollo de las instituciones y en el esfuerzo que han hecho en los últimos años por rendir cuentas de manera abierta del ejercicio de los recursos.
“Quienes nos desempeñamos en el entorno universitario representamos una esperanza, lo que hacemos debe constituir un marco de referencia para la sociedad; la educación es un bien público, y por ende, el quehacer universitario también lo es”, apunta.
Y es que, argumenta Guerrero Agripino, cada peso debe ser “celosamente” cuidado y ejercido porque de lo contrario se debilitan los fundamentos del Estado de Derecho.
Y si bien es cierto que los órganos internos de control enfrentan retos bastante complejos, también tienen la oportunidad histórica de convertirse en referente en materia de transparencia y rendición de cuentas.
En ese sentido,  Leticia Jiménez Zamora, tesorera general de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), reconoce que las instituciones de educación superior han camino hacia la transparencia porque han liberado sus cuentas públicas, impulsan la rendición de cuentas y se han sujetado a todas y cada una de las disposiciones que les permiten justificar los montos asignados.
“Con las nuevas leyes de disposición fiscal todos estamos obligados a rendir cuentas de manera efectiva y transparente, sabemos que hay nuevas disposiciones a nivel nacional sobre el tema de sanciones, cumplimiento y armonización contable”, dice.
Para Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), advierte que estos cambios no entran por decreto, sino que requieren de un trabajo mucho más reposado y a detalle.
Expresa que si bien la mayoría de las universidades coinciden con la importancia de estas disposiciones, el tema de la autonomía y la inercia negativa en las instituciones para aceptar cambios, son algunos de los factores que complican esta transición.
Guerra Liera plantea que en los últimos años se han dado recortes de recursos y una intensa realización de auditorías, en ocasiones orientada por una infundada sospecha de que las instituciones educativas no han impulsado esta rendición de cuentas a fondo.
Incluso, comenta, la solicitud de información que pueda hacerse para conocer ciertos datos de las universidades, no garantiza que esos datos sean utilizados con fines negativos.
“Una institución no puede argumentar el desconocimiento, lo que sí podemos argumentar es que sea un proceso no con los tiempos que se quisiera por el INAI, que nos lleve a un procedimiento para ir poco a poco avanzando en este sentido”, comenta.
Sin embargo, dice Guerra Liera, así como las universidades se insertan en este escenario, también deben ser tomadas en cuentas las necesidades de las propias comunidades universitarias.
 “Nosotros no trabajamos con ladrillos, o mesas, esto implica que debemos ser cuidadosos e ir transitando, independientemente de los tiempos para que la comunidad universitaria pueda asumirlo”, expresó.
El rector enfatiza que las universidades son sujetos obligados a cumplir con la normatividad, pero también debe haber un toque de sensibilidad para que las instituciones puedan ir trabajando fuertemente en este sentido.
“Nosotros no nos escondemos en la autonomía para no cumplir, menos cuando manejamos recursos que no son nuestros, que reforzar la transparencia y la información nos permita reforzar la posibilidad del financiamiento”, señala.
Además, plantea, se debe incorporar la temática en planes y programas de estudio, aumentar la especialización del personal en la materia y consolidar el compromiso de llegar a la transparencia.
Se trata, puntualiza, de detonar la discusión sobre la importancia del derecho de acceso a la información y protección de datos.

Mayores alcances
Enrique Fernando Velázquez Contreras, rector de la Universidad de Sonora (Unison) es claro: las universidades e instituciones de enseñanza superior deben ser ejemplo en la aplicación de la normatividad y nuevas leyes en materia de anticorrupción, y coadyuvar en la capacitación de la sociedad.
“Necesitamos ser ejemplo, apoyarnos en esta responsabilidad; en la Universidad no solamente queremos ser ejemplo en la aplicación de la normatividad, sino también ayudar en la capacitación de la sociedad en general”, reitera.
Y es que de acuerdo con datos del Fondo Económico Mundial difundidos recientemente, México ocupa el lugar 51 en competitividad, y uno de los factores principales que afectan la operatividad de la competencia, es la corrupción.
“En materia de anticorrupción, las universidades somos de las instituciones de mayor confianza entre la ciudadanía, por ello, el sistema de educación superior es parte fundamental para salir de estos problemas, el reto es grande y para ello estamos trabajando”, subraya el rector de la Unison.
Dice que uno de los principales retos es capacitar a quienes van a interactuar directamente con estas disposiciones porque son varias leyes recientemente aprobadas, de las cuales se desconoce su interpretación y aplicación en diferentes circunstancias.
De acuerdo con Francisco Javier Acuña Llamas, Comisionado Presidente del INAI, las universidades e instituciones de educación superior, son el mejor recinto desde donde se puede construir una estrategia acertada en materia de rendición de cuentas.
Porque de entrada, argumenta, la universidad debe asumirse como una instancia que debe estar abierta a la sociedad.
“La información no solo es la que el Estado debe ofrecer para explicar lo que hizo la autoridad, que debe cumplir una tarea. La universidad está proporcionando permanentemente información cualificada, científicamente útil y socialmente necesaria”, dice.
Por eso, enfatiza, es fundamental que las instituciones le abran mecanismos y espacios pertinentes a las autoridades públicas dedicadas al tema para difundir hasta dónde llegan los alcances de las nuevas disposiciones y hasta dónde están obligadas las universidades públicas.
“Que nos inviten a exponer y a explicar; y que también nos pregunten y nos hagan responder cuando por razones de nuestro estilo y manera de comunicar las cosas, no lo hagamos debidamente; la universidad es un campo de compresión progresivo”, señala.
Por ello, considera María Patricia Kurczyn Villalobos, comisionada del INAI, la transparencia en parte fundamental en el ejercicio y en la gestión de las universidades públicas.
“La finalidad de las universidades es instruir, enseñar, investigar, descubrir, divulgar, difundir, informar de manera universal, indiscriminadamente, con un servicio a la propia humanidad, queda fuera de cualquier cuestionamiento”, apunta.
Además, explica la naturaleza y funcionamiento de las universidades públicas del país es parte del sistema democrático y del derecho que tienen  todos a participar en el sistema educativo.
Y si no cuentan con el suficiente financiamiento, argumenta Kurczyn Villalobos, el motor del desarrollo y de la formación de la sociedad que representan, queda en entredicho.
“Recursos puede haber muchos y si el origen es privado, sólo debe cuidar su legalidad, pero es sabido que el financiamiento principal y fuerte, sin duda, proviene del erario público, y por ello debe ser abierto, debe ser informado y, por supuesto, su uso y disponibilidad deben justificarse ante la propia sociedad”, enfatiza.
En esa dinámica, dice, es muy importante que el derecho de acceso a la información y la protección de datos personales sean uno de los fundamentos en todas las carreras universitarias.
En ese sentido, Joel Salas, también comisionado del INAI, argumenta que las universidades, de la mano con los órganos garantes, deben jugar un papel clave para generar una mayor cultura de la transparencia y la rendición de cuentas.
“Las consecuencias por incumplimiento a las obligaciones de transparencia entrarán en vigor en enero, y esperamos que esto también ayude a  modificar las posibles resistencias que prevalezcan en las instituciones de educación superior”, apunta.  

A enfrentar nuevo marco
María Patricia Kurczyn Villalobos, comisionada del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), explica que las exigencias para la rendición de cuentas a las universidades privadas o públicas pueden variar según la legislación con que se rijan, sin embargo, la transparencia es parte inseparable de los centros educativos.
En eso coincide Mónica González, abogada general de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien señala que la transparencia y el acceso a la información son elementos fundamentales para evitar las malas prácticas en las universidades y, en general, en el servicio público.
“Las universidades tenemos que ser modelo de transparencia no solamente porque ejercemos recursos públicos, eso es muy evidente, sino porque estamos formando a los futuros profesionistas y, en ese sentido, tenemos una responsabilidad ineludible de ser absolutamente transparentes”, afirma.
Sin embargo, aún ciertas lagunas que preocupan a las universidades públicas estatales y que, hasta cierto punto, son una injerencia directa de parte de los gobiernos estatales.
La mejor opción, de acuerdo con los propios rectores, es que las contralorías universitarias deben ser electas por cuerpos colegiados para estar desligados de los intereses de la administración pública y de los poderes.
Todo, en función de que las universidades públicas fortalezcan sus mecanismos de control administrativo y adopten los estándares más altos de transparencia en el ejercicio de los recursos.
Y es que en algunos casos, las dificultades de estas nuevas medidas ya han puesto en aprietos y en pique a las administraciones estatales y las instituciones de educación superior.
Mientras que en Guanajuato, el gobierno y los legisladores estatales desistieron de nombrar ellos al contralor interno de la universidad, en Hidalgo, ya existe una demanda de amparo para anular la reforma que dejaba en manos del Congreso del estado el nombramiento del contralor universitario.
Por ello, las universidades e instituciones de educación superior pública exigen respeto a su autonomía. Argumentan que se debe hacer un análisis más a fondo de las implicaciones legales del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y las situaciones locales en temas de autonomía.
En el caso de Hidalgo, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Adolfo Pontigo Loyola, adelanta que el próximo 18 de diciembre habrá una audiencia para determinar si se continúa con el amparo interpuesto a dicha medida o si existe un acuerdo.
“Estamos ocupados siguiendo el término legal para dirimir esta cuestión, la acción de inconstitucionalidad… A nosotros nos avalan nuestros resultados, nos avala el trabajo y los argumentos son la transparencia y rendición de cuentas”, aseveró el rector.
Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG) la situación de la UAEH no es la única ya que en otras regiones del país los gobiernos estatales también buscan asignar un contralor.
“Hay varias asociadas que han vivido el amago, o la realidad de que, aprovechando el Sistema Nacional Anticorrupción, se aprovechó para incluir a las universidad autónomas de nombrarles los contralores por parte del gobierno estatal. Ésta práctica es común en el gobierno estatal y federal”, lamenta.
Y no se trata, dice, de falta de disposición porque todas las universidades tienen más de dos décadas siendo auditadas y nunca se han negado a la fiscalización.

Carlos Reyes

volver arriba