Menu
Especialistas de seis universidades, incluida la UdeG, desarrollan curso para capacitar contra acoso y hostigamiento sexual

Especialistas de seis universidades…

Especialistas en género d...

Realizan III Jornadas Nacionales de Farmacoviligancia y Tecnovigilancia: Barreras de Seguridad para el Paciente en la UABC

Realizan III Jornadas Nacionales de…

La Facultad de Ciencias Q...

Ideario, 50 años de la filosofía educativa de la Universidad Iberoamericana

Ideario, 50 años de la filosofía …

El Ideario de la IBERO es...

Brindan bienvenida a nuevos Cimarrones de la modalidad semiescolarizada de la UABC

Brindan bienvenida a nuevos Cimarro…

Autoridades universitaria...

Ingresa José María Murià a la Academia Mexicana de la Lengua

Ingresa José María Murià a la Acade…

El historiador José María...

Participa rector del Cetys en reunión entre el presidente electo y Anuies

Participa rector del Cetys en reuni…

Ensenada, Baja California...

La UG crece con calidad y equidad, al tiempo que consolida un profundo proceso de renovación

La UG crece con calidad y equidad, …

La universidad no es un p...

Ganan egresadas de la UdeC Premio Municipal de la Juventud

Ganan egresadas de la UdeC Premio M…

Brenda Gutiérrez Montaño ...

Voluntariado de la UASLP otorgó primer incentivo a estudiantes becados del Campus Salinas

Voluntariado de la UASLP otorgó pri…

El Comité de Damas Volunt...

La Ibero participará en Memorial del 68 con archivo fotográfico y colección documental

La Ibero participará en Memorial d…

Como integrante del Comit...

Prev Next

1 por ciento en Ciencia y Tecnología ¿Misión imposible? Destacado

1 por ciento en Ciencia y Tecnología ¿Misión imposible?

En una ceremonia celebrada en Querétaro, el pasado 12 de enero, el presidente Peña y el director general del Conacyt pasaron revista al estado actual que guarda la ciencia y la tecnología en el país. Ambos coinciden en que aquél es bueno, diez meses antes de que cierre el sexenio. Pero también hay otra similitud. Los dos eluden mencionar la principal promesa de campaña, refrendada en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Programa Sectorial respectivo.  Me refiero al ofrecimiento, convertido en política pública, para que el gasto en el sector alcanzase el 1 por ciento del PIB. En su momento la idea entusiasmó a la comunidad científica: desde la presidencia de José López Portillo ese fue un objetivo que se vino reiterando sexenio tras sexenio, sin siquiera aproximarse al logro del mismo. Evocando enero de 2013, a un mes de haber tomado posesión del cargo, el presidente no sólo ofrecía promesas en aquella euforia del Pacto por México, ya mostraba con hechos que aquella meta tantos años ambicionada ahora sí era posible. El autor de estas líneas, inclusive, le dedicó al acontecimiento dos artículos en este mismo espacio (Campus 493 y 494, 10 y 17 de enero de 2013), afirmando que “desde que se fundó el Conacyt, 42 años atrás no había tal cúmulo de definiciones y acciones consecuentes con el desarrollo de ese sector”.
Así, en materia de dineros, no solo se aludía a conseguir ese 1 por ciento antes del fin de sexenio, sino que se mostraban ya algunos “hechos tangibles”: el presupuesto del sector para el 2013, elaborado ya por el nuevo régimen, tenía un incremento del 18 por ciento; el Conacyt un 13; se creaban dos nuevos programas (innovación tecnológica y el de desarrollo científico y tecnológico) con dotaciones respectivas de tres mil y dos mil quinientos millones respectivamente.
En los siguientes dos ejercicios fiscales los incrementos se siguieron dando y todo indicaba que, en esa materia, se transitaba en la línea correcta. Hasta que llegaron los recortes de 2016. No obstante, el sector fue protegido y, puede decirse, bien tratado hasta este 2018, en comparación con otros. Pero, desde aquel momento se preveía por algunos analistas que la meta empezaba a ser irrealizable. Las finanzas públicas del país no daban para cumplir esa prioridad convertida en política pública.
Desde aquél enero el presidente afirmó que el problema del financiamiento era muy importante, pero no el principal, reconociendo “el valor, importancia y prioridad que tendría para mi gobierno la inversión que hagamos en CyT…(pero) no sólo se trata de incrementar los fondos de inversión. Se trata de hacer el uso, o un destino óptimo…”.  La afirmación tiene sentido, no debería convertirse ese asunto en un fetiche, pero, para la comunidad científica, conseguir esa proporción del PIB, perseguida durante cuatro décadas, significaba la base indispensable para una nueva etapa de políticas públicas, una especie de madurez científica y tecnológica indispensable para el desarrollo del país.
No obstante la imposibilidad de alcanzar la meta, la CyT tiene buenas realizaciones en el sexenio. El presidente y el director del Conacyt se encargaron de lucirlas en la ceremonia de Querétaro Entre ellas, la notable de 200 mil becas en lo que va del sexenio (con lo cual se llega a 400 mil desde 1971); un 40 por ciento más de asignaciones presupuestales al sector que en el sexenio anterior (se llega a 436 mil millones en el quinto año); el monto para incentivos a la inversión privada (3,200 millones); o el número de cátedras para jóvenes investigadores (1,500). A esto habría que agregar el número de investigadores del SNI. De los 21,200 de 2012 a los casi 27 mil de 2016, un 27 por ciento de aumento.
A diez meses del fin de sexenio, el presidente está haciendo balances de su obra en general. Así, en Querétaro, al referirse al conjunto de compromisos asumidos en políticas públicas afirmó: “…si bien a lo mejor no alcanzamos la totalidad del 100 por ciento, sí estamos llegando a un 97, 98 por ciento de cumplimiento en cada uno de esos compromisos que asumí con los mexicanos”. Se trata, estimo, de un juicio apologético, desmedido y contrastante cuando se formula frente a una audiencia que debía tener muy presente la principal promesa, la del 1 por ciento. Ni el presidente ni el director del Conacyt hicieron alusión a ella.
En la más optimista de las visiones, el sexenio cerrará con un 0.6 por ciento del PIB  en este renglón,  muy alejado de la meta.  En tiempos de campañas electorales la promesa seguramente será reiterada por los candidatos. ¿Estaremos frente al preámbulo de una nueva decepción?

Carlos Pallán Figueroa

Ex secretario general ejecutivo de la ANUIES

Modificado por última vez enMiércoles, 17 Enero 2018 23:40
volver arriba