Menu
Obtienen alumnos de la FAD UABC mención honorífica en Concurso Internacional de Diseño

Obtienen alumnos de la FAD UABC men…

Alumnos y un profesor de ...

Analizan en Campus Ensenada de la UABC el funcionamiento de la estructura organizacional de la Universidad

Analizan en Campus Ensenada de la U…

En reunión de trabajo con...

Rector de la UAS toma protesta a integrantes del Consejo Editorial de la Dirección de Editorial UAS

Rector de la UAS toma protesta a in…

El Rector de la Universid...

'Insuficiente', cumplimiento de México contra el cambio climático: Académico de la Ibero

'Insuficiente', cumplimiento de Mé…

Por: Dr. Alfredo Sandoval...

Asisten docentes de EIN-GV de la UABC a taller de perspectiva de género

Asisten docentes de EIN-GV de la UA…

Docentes de la Escuela de...

Capacita UdeC a personal del OSAFIG en control de calidad en construcciones

Capacita UdeC a personal del OSAFIG…

La Universidad de Colima,...

Cinco organizaciones civiles recibirán apoyo en el marco del FICG

Cinco organizaciones civiles recibi…

Siete películas de difere...

Animales, básicos en la polinización y seguridad alimentaria: Académico de la UNAM

Animales, básicos en la polinizació…

En México se cultivan cer...

Lleva la UAS un avance del 56 % de fichas entregadas en la URC

Lleva la UAS un avance del 56 % de …

La Universidad Autónoma d...

Falta de humedad en el ambiente, causa de mayor sensación de calor: Especialista de la UASLP

Falta de humedad en el ambiente, ca…

El Dr. Carlos Contreras S...

Prev Next

El parásito del arte y el poder Destacado

El parásito del arte y el poder Especial

Los prehispánicos le llamaban sangre de tuna: nocheztli. La ciencia actual la define como Dactylopius coccus, un insecto hemíptero parásito. Hablamos de la grana cochinilla mexicana, la cual, después de la Conquista, desde la segunda mitad del siglo XVI, fue por siglos uno de los productos estrella en la exportación de mercancías nacionales; ese rojo sangre de cactus, pintaría los vestidos de la realeza y nobleza europea y, aún prevalece a lo largo del arte oriental y europeo. La alta demanda entre la élite religiosa, artística y gobernante de la época, haría de este insecto del nopal, un verdadero lujo. Ya fray Bartolomé de las Casas -según narra la exposición “Rojo Mexicano. La grana cochinilla en el arte”- destacaba que este pigmento era comerciado a China y a Turquía, puerta del Oriente Medio.


Tintoretto, de la escuela veneciana, se encuentra presente en la curaduría de esta exposición con su obra “La deposición de Cristo” (1550); esta obra fue realizada en la primera época del uso de la cochinilla mexicana en la pintura italiana; pero también se hace referencia al Velázquez de “Las Meninas” (1656); aunque sin duda, la obra estelar es “La recámara de Van Gogh en Arlés” (1889). De acuerdo con esta exposición “la cochinilla interviene aquí para producir morados pálidos en la puerta y las paredes, que son opuestos al amarillo puro de las sillas y de la cama. De acuerdo con Van Gogh, es así como se sugiere la idea de reposo, mientras que cuando los dos colores complementarios son utilizados puros, producen un choque visual”.
En la exposición que se encuentra abierta al público desde el pasado mes de noviembre en el Palacio de Bellas Artes, en el vestíbulo del primer piso, usted, lector querido podrá encontrar una replica en tamaño real de la “La recámara de Van Gogh en Arlés”, donde se concentran ríos de gente en espera de tomarse una foto de recuerdo que después, seguramente, publicarán en sus redes sociales.

Economía
La cochinilla representó para el Tesoro del Imperio Español la segunda fuente de ingresos después de la plata, aventajando, lea usted bien, al soleado oro. “El costo elevado de la grana cochinilla propició que tener indumentaria o mobiliario teñido con este pigmento fuera un privilegio reservado a la élite, lo que enfatizaba la riqueza y la importancia de sus propietarios”.
Se requerían pigmentos prestigiosos para representar a la gente prestigiosa. En los ejemplos de pinturas de Virgen, Cristo, santos o de altos mandos de la Iglesia, su
importancia se enfatiza a través del colorido de los mantos y paños; y considerar que este colorante, proviene de un parásito del nopal, nos ayuda a dimensionar el mundo del arte, el dinero y el poder. De acuerdo con esta curaduría, a través de estas obras se pone de manifiesto que el alto valor comercial de los pigmentos utilizados se sumó a los valores estéticos renacentistas.
“Rojo Mexicano. La grana cochinilla en el arte”, es una exposición que estará abierta al público, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, hasta el próximo 4 de febrero. Los domingos la entrada es gratuita, pero hay que hacer una fila de aproximadamente media hora. En el recorrido encontrará 75 obras originales que conforman la exposición, las cuales fueron prestadas por 16 colecciones nacionales y 11 acervos internacionales.

Las publicaciones oficiales y la conservación del medio
A finales del año pasado, la Secretaría de Educación Pública (SEP), dio a conocer la Biblioteca de Publicaciones Oficiales (BPO), disponible en línea para la población en general. En esta ocasión, me gustaría referirme a un par de publicaciones que tienen que ver con la conservación del medio ambiente.
Por ejemplo, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) publicó en 2013 el libro “Monumento natural Yagul”, el cual da cuenta de este sitio ubicado en el estado de Oaxaca, que por su valor cultural y arqueológico le confiere una alta importancia para su conservación; de tal relevancia que en 2010, la UNESCO lo catalogó, junto con su área de influencia, como patrimonio de la humanidad en la categoría de paisaje cultural.
Según nos cuenta esta obra, Yagul está enclavado en el valle oriental de los valles centrales de Oaxaca, resguarda ecosistemas secos que han convivido con el ser humano desde tiempos remotos. Se ha documentado que desde hace más de 8,000 años estos ecosistemas proveían alimento a los antiguos habitantes, y el paisaje del valle aluvial permitió que hace aproximadamente 5,000 años se desarrollara la agricultura. Datos sin duda valiosos para apreciar, valorar e impulsar la conservación de nuestro medio.
Otro ejemplo, lo podemos encontrar en la Secretaría de Economía (SE), a través de su publicación “Consumo saludable. Hacia nuevos hábitos de consumo”; en esta obra uno puede encontrar como en México se desperdician más de 20,000 millones de toneladas de comida al año, cuando existen más de 20 millones de personas que padecen pobreza alimentaria.
Además, a través de los años, nos hemos encontrado con la desgracia de ser el país con el primer lugar en obesidad infantil, y el segundo en obesidad de personas adultas; lo cual se entiende cuando leemos que  “hace 50 años, cuando comenzaron a establecerse las cadenas de comida rápida, sólo había una medida de papas fritas, que hoy corresponde al tamaño más chico. En el cine, hoy es posible consumir 20 tazas de palomitas de maíz en lugar de tres, y casi un litro de refresco en lugar de un vaso de 240 mililitros, como sucedía hace cuatro décadas”.

Héctor Martínez Rojas

Periodista

Modificado por última vez enJueves, 11 Octubre 2018 02:27
volver arriba