Menu
Andrea Rey es la actual artista en residencia en el MUSA de la UdeG

Andrea Rey es la actual artista en …

Los visitantes tendrán op...

Juan Ramón de la Fuente dictará la quinta conferencia magistral metropolitana en la UAM

Juan Ramón de la Fuente dictará la …

El doctor Juan Ramón de l...

Imparten conferencia magistral “Agenda Mínima de Seguridad Fronteriza para los Candidatos”

Imparten conferencia magistral “Age…

Como parte de la jornada ...

Aumentó en 2 mil 400 por ciento la capacidad de Internet en la UdeG

Aumentó en 2 mil 400 por ciento la …

La Universidad de Guadala...

Cuestiona especialista en la UAM el alto valor a obras en el mercado del arte

Cuestiona especialista en la UAM el…

El comercio del arte es a...

Profesor de la UG recuerda la literatura de Juan Rulfo a 101 años de su nacimiento

Profesor de la UG recuerda la liter…

Para rememorar a Juan Rul...

UABJO, espacio plural de ideas donde se respetan las expresiones políticas: rector

UABJO, espacio plural de ideas dond…

El primero de cinco conve...

La UAS será sede de Foro Regional sobre Derechos Políticos

La UAS será sede de Foro Regional s…

La Universidad Autónoma d...

Preside Rector reunión de la Comisión de Admisiones de la UASLP

Preside Rector reunión de la Comisi…

En el Centro Cultural Uni...

Prev Next

No todos los videojuegos causan adicción, por el contrario, pueden ser benéficos: experto de la UNAM Destacado

No todos los videojuegos causan adicción, por el contrario, pueden ser benéficos: experto de la UNAM UNAM

No todos juegos en línea son peligrosos o equiparables a una potencial droga de abuso. La adicción a los videojuegos depende de las características del entorno y del jugador, es decir, si son personas con deficiencia en los receptores del sistema dopaminérgico, afirmó Hugo Sánchez Castillo, investigador del Departamento de Psicobiología y Neurociencia, de la Facultad de Psicología de la UNAM.
A partir del año 2000, con la masificación de los teléfonos inteligentes se intensificó el uso de esos juegos por niños, adolescentes y adultos, “pero si fueran una conducta de alto riesgo, ya tendríamos un mundo altamente adicto”, resaltó.


Los videojuegos son como las monedas: tienen dos caras. “Hay estudios en los que se observa que quienes optan por juegos de rol tienen una mejor toma de decisiones o mejores tiempos de reacción. Entonces tienen factores benéficos y por ello es importante no satanizarlos”.
Hay algunos educativos que permiten a los niños desarrollar destrezas y habilidades, y pacientes con Alzheimer pueden usar herramientas electrónicas con juegos sencillos para repasar la memoria y recuperar funciones.
Sánchez Castillo, presidente de la Sociedad Iberoamericana de Neurociencia Aplicada, indicó que no se puede decir cuántas horas al día es recomendable usar los videojuegos, pues varía de acuerdo a la situación de cada persona.
“Abogo por el uso moderado. Se debe utilizar un criterio basado en la observación del niño o adolescente. Por ejemplo, si dejan de salir con los amigos, de comer, o no rinden en la escuela por esta situación, entonces son un problema; pero si hacen sus actividades y logran diferenciar la realidad de los videojuegos y establecer horarios, no hay conflicto”, comentó.
Se espera que en los próximos meses la Organización Mundial de la Salud (OMS) establezca el diagnóstico de la adicción a los videojuegos, pero eso no significa que todos sean comparables a una droga, reiteró el también titular del Laboratorio de Neuropsicofarmacología y Estimación Temporal. “El establecimiento de dicha dependencia es algo por lo que se ha pugnado, pero aún hay mucho que definir”.
El universitario indicó que estos juegos representan una industria millonaria y los desarrolladores buscan que los jugadores se enganchen, por lo que muchos son altamente reforzantes y placenteros.
No obstante, rechazó que los videojuegos generen enfermedades mentales. En algunas personas, detalló, los juegos con luces estroboscópicas pueden contribuir a que presenten epilepsia, siempre que tengan antecedentes o predisposición de este padecimiento.
“Si la persona no tiene clara la realidad en que vive, si tiene un trastorno esquizoide, puede que se exacerbe su patología, pero no es verdad que el juego me haga sociópata”, subrayó.
El investigador insistió en que los adultos deben tomar en cuenta las alertas en los videojuegos y los grupos de edad para los que fueron creados, a fin de evitar que cerebros no desarrollados sean expuestos a situaciones que no alcancen a comprender.

Redacción Campus

volver arriba