Menu
Designó el presidente de la república mexicana a Mario Rodríguez Casas como nuevo director general del IPN

Designó el presidente de la repúbli…

El Presidente de México, ...

Con desarrollo, tasa de suicidios aumentó 250 por ciento en Corea: Experta en la UdeC

Con desarrollo, tasa de suicidios a…

El incremento en la tasa ...

Presenta UABJO investigaciones en ‘Encuentro regional de tutorías’, red sur-sureste de ANUIES

Presenta UABJO investigaciones en ‘…

La Universidad Autónoma “...

La deliberación abierta entre las personas superaría el caos en las redes sociales: Académico en la UAM

La deliberación abierta entre las p…

Ante el desorden y el cao...

Firman convenio UABJO y Universidad Santander para impulsar docencia e investigación

Firman convenio UABJO y Universidad…

Los rectores de las unive...

Egresada de la UASLP recibe reconocimiento a mejor tesis de doctorado por investigación de semiconductores

Egresada de la UASLP recibe reconoc…

La doctora Reyna Méndez C...

Propone la filosofía soluciones factibles e incluyentes a los problemas globales: Secretario general de la UAM

Propone la filosofía soluciones fac…

La proclamación del terce...

La UAS firma convenios de colaboración con la Comisión Nacional de Seguridad y CONADIC

La UAS firma convenios de colaborac…

Con el compromiso de fort...

Ingeniería sísmica, especialidad que inició en méxico a raíz del temblor de 1957: Investigador emérito de la UNAM

Ingeniería sísmica, especialidad qu…

La ingeniería sísmica, qu...

La UASLP, en pláticas para recibir acreditación institucional: CIEES

La UASLP, en pláticas para recibir …

La Dra. Rocío Llarena de ...

Prev Next

Reportaje y Ensayo

Enrique Fernández Fassnacht: El Congreso hará al IPN más grande aún

La mayoría de los politécnicos quiere que se celebre el Congreso Nacional Politécnico y éste hará más grande al IPN de lo que ya es, afirma Enrique Fernández Fassnacht, director general de esta institución.
Convicción y compromiso resume la voluntad de cambio que vive la comunidad del Instituto Politécnico Nacional.
En vida cotidiana interna se han legitimado las instancias de un  debate abierto y vívido. Y no es difícil saber por qué se toman decisiones fundamentales basadas en el consenso o razonablemente  consultadas: el victorioso movimiento estudiantil que en 2014 reveló a una entidad urgida de acabar con anacronismos burocráticos y los modos autoritarios de conducción del Poli-

Leer más ...

Festival de Cine de Horror Aurora celebra su doceava edición en la UG

El Festival de Cine de Horror Aurora de la Universidad de Guanajuato celebra su décimo segunda edición del 27 de febrero al 4 de marzo, con una programación especial que tiene como línea temática los “Remakes”.
Razón por la cual se presentará en el cine foro de la escalinata del Edificio Central, ejemplos representativos de renombradas películas como “Halloween”, “Psyco” y “La masacre de Texas”, retomadas en todos los casos por directores de peso que con mayor o menor éxito buscaron rescatar los filmes y presentarlos con una mirada actual a las nuevas generaciones.
Lo anterior fue anunciado en rueda de prensa en el Mesón de San Antonio, lugar en el que la directora de Extensión Cultural, Dra. Sara Julsrud destacó que es el único festival de cine de horror hecho en alguna universidad del país y es el segundo más antiguo que se ha realizado con ediciones ininterrumpidas de igual forma en la república mexicana.

Leer más ...

España, Podemos y el Populismo

Hace varios años  acudí al seminario de análisis del discurso, fundado por el profesor argentibo Ernesto Laclau en la Universidad de Essex. Inglaterra. Ahí escuché a figuras del pensamiento postmarxista: Slavoj Zizek, Chantal Mouffe, Zygmunt Bauman, Yanis Varoufakis (futuro ministro de finanzas de Grecia durante el gobierno de Syriza) al propio Ernesto Laclau, recientemente fallecido,  y algunos estudiosos liberales del pensamiento político como Quentin Skinner. Las conferencias y debates podían ser muy estimulantes.   El centro animador de las discusiones era la teoría del populismo que sostenía Laclau, autor que ha tenido influencia en movimientos políticos de varios países.

Leer más ...

Unidad nacional sin reproches, reclama el rector de la Universidad de Guanajuato

Ante los agravios que viene sufriendo los mexicanos,  aunado a otras causas ajenas o propias que agravan la situación del país,  se tienen dos alternativas: fortalecer a las instituciones y consolidar la unidad nacional.
Lo anterior lo expresa a Campus el rector general de la Universidad de Guanajuato, Luis Felipe Guerrero Agripino, quien además sostiene que ante una situación  tan compleja como la actual, cuando hay un caldo de cultivo para la toma de posturas críticas, a veces denostativas,  se deben  anteponer, más bien, el diálogo y la propuesta.

Leer más ...

En riesgo, la colaboración académica México-Estados Unidos

Las universidades públicas del país asumen el reto que les imponen las nuevas políticas migratorias implementadas por Estados Unidos y deciden seguir la ruta de la internacionalización.
Porque el gobierno del presidente Donald Trump, dicen los rectores de este lado de la región, no va a frenar el intercambio académico y científico que han impulsado en los últimos años.

Leer más ...

La prohibición musulmana de Trump

El decreto del presidente Trump prohibiendo la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana ha desatado la ira de la comunidad académica en todo el mundo. A la vez, ha echado más leña a las ya explosivas protestas en las universidades del país contra el magnate republicano.
El orden ejecutivo, del 27 de enero, vetaría la entrada por un periodo inicial de 90 días de todos los ciudadanos de Irán, Iraq, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen, y de refugiados de cualquier país. También negaría el acceso a los refugiados de la guerra en Siria por tiempo indefinido. Entre las estimadas 500 mil personas afectadas por el decreto están unas 25 mil personas con visas temporales de estudiantes o trabajadores calificados, una mayoría de ellos de Irán e Iraq, según la agencia ProPublica.

Leer más ...

Rusia y Estados Unidos: las sobras de la derrota

Se suponía que el sistema norteamericano estaba blindado contra todo lo que ocurrió en la más reciente elección presidencial: candidatos populistas (lo que sea que signifique), hackeos (desde dentro y fuera) y, sobre todo, contra intervenciones foráneas. Es más, contra intervenciones foráneas de Rusia, lo cual recuerda otras épocas.
La inclinación de Donald Trump por Rusia es absolutamente extraña, poco clara y sorpresiva; casi inefable. Parece imposible atisbar su origen. Una posibilidad es, de acuerdo con uno de los pilares de la campaña del hoy presidente electo, el retraimiento estadunidense de la esfera internacional para dedicarse a la recuperación interna; esto significaría que Trump, haciendo caso a su ignorancia y a algún cliché un poco forzado, busca que Rusia “resuelva” —él lo dijo así— diversos conflictos mundiales (Siria, Libia, Ucrania). Pero esto no explica del todo por qué Rusia y por qué no endilgarle la tarea de policía a algún otro actor (la OTAN por ejemplo).

Leer más ...

¿De Desertor a Profesionista?

En un artículo anterior hablamos de la importancia del título y de la cédula profesional en el ámbito laboral. En esta ocasión, con el ánimo de obtener más elementos de análisis en esta línea, enfocamos nuestra mirada en 138 alumnos  que tienen en común, haber sido beneficiarios del programa PRONABES.
A primera vista, puede parecer un grupo pequeño para lograr conclusiones de alcance general; sin embargo, al señalar que este número corresponde a una generación completa, estamos hablando de que es un universo muy definido, no una muestra. Y, al tener esta característica, considero que los resultados obtenidos son válidos para, al menos, dejar planteadas algunas reflexiones y datos de interés acerca de comportamientos estudiantiles que generalmente desconocemos, pero que dibujan un escenario que nos invita a realizar análisis, desde otras ópticas.

Leer más ...

La autonomía demanda vigencia y nuevos desafíos

La autonomía universitaria encara nuevos desafíos que las universidades públicas deben aprender a leer. Esta figura, que le ha dado a las instituciones la solidez jurídica necesaria, permanece vigente pero demanda actualizarse frente a los nuevos actores y ante nuevos escenarios.
Bajo los principios de la autonomía, las universidades han logrado fortalecer su desarrollo académico y han mantenido, en la mayoría de los casos, una estabilidad y una gobernabilidad a prueba de intervenciones externas e intentos por desequilibrar su vida interna.
El próximo año la reforma universitaria de Córdoba, en Argentina, que dio pie a la autonomía universitaria cumple 100 años. El movimiento estudiantil que culminó con el manifiesto que se extendió a otros países en la región latinoamericana llega al centenario de vida.
Y en ese contexto, comenta algunos rectores, las universidades públicas tienen la obligación de defender la autonomía ante todo. Porque se trata de otros tiempos muy distintos a los que forjaron aquel manifiesto de 1918.
Pero, en esencia, dice, el espíritu de esa declaratoria permanece porque las instituciones de educación superior demandan ese espacio de organización y gestión que les permite construirse como espacios de pluralidad y diálogo.
Hoy, explican, los presupuestos al límite, los recursos condicionados por los gobiernos estatales, la participación directa o indirecta de actores implicados en la política que continúan o retoman su trayectoria en el mundo académico, son solo algunos de los retos que la autonomía le pone a las universidades.
Aunado a ello, las tendencias del mercado laboral y la tentación de asumirse como jueces o líderes de opinión de algunos rectores que hacen suyas ciertas causas ajenas a la academia, son también parte del escenario que la autonomía debe reforzar para garantizar su debido ejercicio.
Hacia allá debe apuntar el espíritu del manifiesto de Córdoba a sus 99 años de existencia. Una autonomía que no sea ni un cheque en blanco ni un pretexto para aislar a las universidades bajo reglas distintas a las que rigen a toda la sociedad.

Los cimientos
En 1918, en la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina, los líderes estudiantiles, encabezados por Deodoro Roca, lograron concretar la autonomía universitaria, y con ella el cogobierno, los concursos de oposición, la libertad de cátedra y otras características que se reformaron en los estatutos.
Para Roberto Escalante Semerena, secretario general de la  Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL), este manifiesto debe ser considerado el primer llamado a conseguir, ampliar y defender la autonomía como una conquista del pensamiento libre.
Sin embargo, comenta, la autonomía universitaria debe ser entendida como el autogobierno responsable de los universitarios, quienes no deben soslayar que es parte de una serie de derechos sociales como el derecho a la educación y a la libertad de pensamiento, al conocimiento científico y a la concepción laica de la vida y la convivencia.
En ese sentido, apunta, “la autonomía de un gobierno universitario demanda probidad, exige transparencia e interpela al Estado en su obligación de ofrecer la educación como un bien social”, comenta.
Ahí es donde, agrega Escalante Semerena, recae la responsabilidad en el manejo de los recursos, en la dotación autónoma de reglas y patrones de conducta, de autoridad y consenso, como expresiones de la vida democrática universitaria.
“Pero hoy, hacer posible esa realidad demanda recursos, inteligencia, creatividad y cooperación. Algunos problemas actuales de la educación así lo revelan”, comenta.
Para José Trinidad Padilla López, exrector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la capacidad de decisión y autogobierno, como hace 100 años, son un derecho esencial y un asunto que compete solo a la comunidad que integra a las universidades.
Desde la elaboración de los planes de estudio que serán impartidos en las aulas universitarias, todo es parte de una realidad que debe ser discutida solo por la comunidad y no impuesta por los poderes públicos estatales o municipales.
 “Eso es lo que constituye la verdadera autonomía universitaria, en la defensa de su derecho a autogobernarse y la responsabilidad de decidir los cambios en sus programas de estudios, su estructura académica y administrativa y sus órganos de gobierno”, considera.
Sin embargo, sostiene que autonomía no significa soberanía, por lo cual las universidades no pueden asumirse como entes soberanos, más allá de las determinaciones que les da la autonomía.
En tanto, Renán Solís Sánchez, abogado general de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), apunta que las instituciones de educación superior del país tienen una autonomía, pero no basta con que haya sido elevada a rango constitucional, ya que ésta debe ejercerse.
 “La universidad pública que no conoce, no vive y no ejerce la autonomía, simplemente lesiona gravemente el principio constitucional de autonomía universitaria”, asegura.
Y es que, dice el exdirector de la Facultad de Derecho de la UAD, “creer en la autonomía universitaria, presumirla, invocarla, ejercerla, nunca querrá decir privilegio, sino responsabilidad.
Y esa responsabilidad, explica, significa no aislarse, si no coadyuvar en las soluciones que demanda el país, al tiempo que no debe traducirse en la creación de un Estado dentro de otro; sino inmersa en el orden jurídico nacional.
“La autonomía es el cerebro y corazón de la universidad pública y esta, la universidad pública, es cuna de las mejores causas de la República”, sostiene.
Pero siempre, reconoce, hablar de universidad y autonomía es navegar en un océano de confusiones, errores e interpretaciones indebidas.
“Es el poder legislativo quien otorga la autonomía, no la Constitución; lo que existe en ella es el principio de autonomía y esto lo destaco porque con frecuencia suceden estos errores, incluso, el Poder Judicial de la Federación ha referido que la autonomía la otorga la Constitución y no es el caso”, explica.

Hacia la corresponsabilidad
Para Juan Carlos Romero Hicks, exrector de la Universidad de Guanajuato (UGto), la autonomía universitaria no debe contraponerse a la transparencia y rendición de cuentas.
Sin embargo, argumenta el Presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República, los nuevos marcos regulatorios no deben exceder la autogestión de recursos y la designación de autoridades y plazas universitarias.
Esto, ante los retos, tentaciones y críticas que genera el ejercicio de la autonomía al interior de las instituciones públicas de educación superior del país.
Por ello, señala, la autonomía de las universidades es un concepto dinámico que se ha enriquecido, pero que mantiene su eje de acción en la facultad de autorregulación, autogobierno y auto gestión administrativa, como los marca la fracción VII del artículo 3 de la Constitución.
De esta manera, dice, se garantiza, la libertad de cátedra, la designación de profesores idóneos mediante procedimientos estrictamente académicos, la elaboración y la aprobación de su propio presupuesto, la protección de los recintos universitarios y el reconocimiento a los universitarios para elegir libremente a sus propias autoridades.
“La Universidad tiene que adelantarse y pensar más allá del recinto universitario, pues la autonomía sirve para fortalecer sus capacidades permitiendo su propio desarrollo, pero se deben evitar tentaciones propias de la autonomía”, apunta.
Asimismo, la autonomía no se debe confundir con el aislamiento y el abandono de la vida colegiada, ya que es cuando se pierde el vínculo con la comunidad.
“No hay que confundir la exigencia de no injerencia ideológica con la diversidad del pensamiento científico, ni tampoco en apego a la autonomía universitaria se debe negar a cumplir sus obligaciones como ente financiado con recursos públicos”, advierte.
Y es que, con la opacidad y falta de rendición de cuentas, se trasgrede la obligación que se tiene con sociedad, con los organismos públicos y con la misma comunidad universitaria.
En ese sentido, dice Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, rector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la autonomía universitaria y la transparencia pueden ser complementarias, sin embargo el país debe de dar más pasos para evitar los riesgos en materia de  autonomía para evitar presiones innecesarias.
Se trata, puntualizó, de preceptos constitucionales que no son excluyentes, sino complementarios porque uno debe ser garante del otro.
“El reto radica en armonizarlos mediante prácticas institucionalizadas que permitan promover la transparencia sin vulnerar la autonomía y balancear el acceso a la información y la protección de los datos personales”, comenta.
Por eso, dice, las universidades públicas autónomas, están llamadas a un triple propósito: transparentar y rendir cuentas; fomentar la cultura de la transparencia a través de sus acciones, investigaciones y formación de recursos humanos; y proteger los datos personales de los miembros de su comunidad.
“Muchas veces es preferible enfrentar los problemas que implican la transparencia y rendición de cuentas, que la opacidad, pero debemos trabajar para evitar que la transparencia sea utilizada para vulnerar la autonomía, presionar o intentar corromper. Sin vulnerar la transparencia y el derecho a la información, hay que proteger la autonomía”, subraya.
Un ejemplo de cómo la autonomía ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos son las modificaciones  en torno a la fiscalización de las universidades públicas del país.
Esto, debido a que las leyes orgánicas de las universidades deben modificarse para que los contralores internos ya no serán designados a propuesta del rector.
Esto, explica Luis Felipe Guerrero Agripino, rector general de la Universidad de Guanajuato (Ugto), no resulta violatorio de la autonomía.
“La designación de las entidades colegiadas de las universidades públicas, se rigen en el artículo 3 de la Constitución Política, lo que significa que en el ejercicio de la autonomía de todas las universidades públicas del país, la designación de sus órganos internos corresponda a las propias instituciones”, explica.
Porque, argumenta, las universidades no pueden estar al margen del régimen de fiscalización externa.
“Eso de ninguna manera y eso no es nuevo, nosotros estamos sujetos a auditorías de organismos estatales, federales y como organismo público autónomo no estamos exentos de ello”, dice.
Una autonomía, comenta, que tiene que encontrar nuevos caminos para no quedar anquilosada, sino convertirse en una herramienta y una figura que permita a las instituciones un mejor desarrollo académico y administrativo.
Es decir, buscar esa congruencia con su propia normativa y con los requerimientos de la sociedad. Porque a casi 100 del manifiesto de Córdoba, el espíritu de la autonomía debe estar por encima de todo.  


Esfuerzos internacionales
De acuerdo con la UDUAL, los rectores de México, Latinoamérica y el Caribe están movilizados a favor de las garantías que demanda la educación superior, considerada como un bien social, pero también procurando insertar a nuestras instituciones en la pista del conocimiento global.
En ese contexto, han trabajado para  recuperar la historia y los valores de la autonomía en materia de responsabilidad estatal, libertad de cátedra e investigación, transparencia, vinculación social y gobernabilidad democrática.
Las universidades agrupadas en la UDUAL, ya discuten y debaten sobre los nuevos caminos de la autonomía en la heterogénea complejidad de contextos como Argentina, Brasil, Ecuador, Guatemala, México, Perú y República Dominicana, principalmente.
En sus resoluciones se advierten seis grandes líneas de retos: primero, la educación virtual y la necesaria creación de un sistema latinoamericano de educación en línea; segundo, la pertinencia de buscar financiamiento en las agencias multilaterales de desarrollo, atendiendo al carácter decisorio de la educación en los modelos de desarrollo.
Además, la búsqueda de nuevos modelos de financiamiento que rentabilicen el conocimiento, no que mercantilicen la educación, con asociaciones virtuosas con la empresa, los gobiernos y actores locales, así como organizaciones solidarias; y preservar el carácter laico de la educación sin lastimar los derechos individuales.
Ello, sin olvidar la preservación de las instituciones como espacios de tolerancia de pensamiento y conocimiento, enfrentando los desafíos de las ciencias de la vida, como la genómica, con una actitud “gen-ética”, que impulse el conocimiento científico con los valores culturales de nuestra observación del mundo, y por último, insertarse en la globalidad con identidad propia.
A decir de la UDUAL, las universidades del país deben enfrentar los desafíos  frente a este nueva “hora americana” de la educación superior, como en su momento lo hicieron los firmantes de la Federación Universitaria de Córdoba.

La autonomía universitaria encara nuevos desafíos que las universidades públicas deben aprender a leer. Esta figura, que le ha dado a las instituciones la solidez jurídica necesaria, permanece vigente pero demanda actualizarse frente a los nuevos actores y ante nuevos escenarios. Bajo los principios de la autonomía, las universidades han logrado fortalecer su desarrollo académico y han mantenido, en la mayoría de los casos, una estabilidad y una gobernabilidad a prueba de intervenciones externas e intentos por desequilibrar su vida interna. El próximo año la reforma universitaria de Córdoba, en Argentina, que dio pie a la autonomía universitaria cumple 100 años. El movimiento estudiantil que culminó con el manifiesto que se extendió a otros países en la región latinoamericana llega al centenario de vida. Y en ese contexto, comenta algunos rectores, las universidades públicas tienen la obligación de defender la autonomía ante todo. Porque se trata de otros tiempos muy distintos a los que forjaron aquel manifiesto de 1918. Pero, en esencia, dice, el espíritu de esa declaratoria permanece porque las instituciones de educación superior demandan ese espacio de organización y gestión que les permite construirse como espacios de pluralidad y diálogo. Hoy, explican, los presupuestos al límite, los recursos condicionados por los gobiernos estatales, la participación directa o indirecta de actores implicados en la política que continúan o retoman su trayectoria en el mundo académico, son solo algunos de los retos que la autonomía le pone a las universidades. Aunado a ello, las tendencias del mercado laboral y la tentación de asumirse como jueces o líderes de opinión de algunos rectores que hacen suyas ciertas causas ajenas a la academia, son también parte del escenario que la autonomía debe reforzar para garantizar su debido ejercicio. Hacia allá debe apuntar el espíritu del manifiesto de Córdoba a sus 99 años de existencia. Una autonomía que no sea ni un cheque en blanco ni un pretexto para aislar a las universidades bajo reglas distintas a las que rigen a toda la sociedad. Los cimientos En 1918, en la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina, los líderes estudiantiles, encabezados por Deodoro Roca, lograron concretar la autonomía universitaria, y con ella el cogobierno, los concursos de oposición, la libertad de cátedra y otras características que se reformaron en los estatutos. Para Roberto Escalante Semerena, secretario general de la  Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL), este manifiesto debe ser considerado el primer llamado a conseguir, ampliar y defender la autonomía como una conquista del pensamiento libre. Sin embargo, comenta, la autonomía universitaria debe ser entendida como el autogobierno responsable de los universitarios, quienes no deben soslayar que es parte de una serie de derechos sociales como el derecho a la educación y a la libertad de pensamiento, al conocimiento científico y a la concepción laica de la vida y la convivencia. En ese sentido, apunta, “la autonomía de un gobierno universitario demanda probidad, exige transparencia e interpela al Estado en su obligación de ofrecer la educación como un bien social”, comenta. Ahí es donde, agrega Escalante Semerena, recae la responsabilidad en el manejo de los recursos, en la dotación autónoma de reglas y patrones de conducta, de autoridad y consenso, como expresiones de la vida democrática universitaria. “Pero hoy, hacer posible esa realidad demanda recursos, inteligencia, creatividad y cooperación. Algunos problemas actuales de la educación así lo revelan”, comenta. Para José Trinidad Padilla López, exrector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la capacidad de decisión y autogobierno, como hace 100 años, son un derecho esencial y un asunto que compete solo a la comunidad que integra a las universidades. Desde la elaboración de los planes de estudio que serán impartidos en las aulas universitarias, todo es parte de una realidad que debe ser discutida solo por la comunidad y no impuesta por los poderes públicos estatales o municipales.  “Eso es lo que constituye la verdadera autonomía universitaria, en la defensa de su derecho a autogobernarse y la responsabilidad de decidir los cambios en sus programas de estudios, su estructura académica y administrativa y sus órganos de gobierno”, considera. Sin embargo, sostiene que autonomía no significa soberanía, por lo cual las universidades no pueden asumirse como entes soberanos, más allá de las determinaciones que les da la autonomía. En tanto, Renán Solís Sánchez, abogado general de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), apunta que las instituciones de educación superior del país tienen una autonomía, pero no basta con que haya sido elevada a rango constitucional, ya que ésta debe ejercerse. “La universidad pública que no conoce, no vive y no ejerce la autonomía, simplemente lesiona gravemente el principio constitucional de autonomía universitaria”, asegura. Y es que, dice el exdirector de la Facultad de Derecho de la UAD, “creer en la autonomía universitaria, presumirla, invocarla, ejercerla, nunca querrá decir privilegio, sino responsabilidad. Y esa responsabilidad, explica, significa no aislarse, si no coadyuvar en las soluciones que demanda el país, al tiempo que no debe traducirse en la creación de un Estado dentro de otro; sino inmersa en el orden jurídico nacional. “La autonomía es el cerebro y corazón de la universidad pública y esta, la universidad pública, es cuna de las mejores causas de la República”, sostiene. Pero siempre, reconoce, hablar de universidad y autonomía es navegar en un océano de confusiones, errores e interpretaciones indebidas. “Es el poder legislativo quien otorga la autonomía, no la Constitución; lo que existe en ella es el principio de autonomía y esto lo destaco porque con frecuencia suceden estos errores, incluso, el Poder Judicial de la Federación ha referido que la autonomía la otorga la Constitución y no es el caso”, explica. Hacia la corresponsabilidad Para Juan Carlos Romero Hicks, exrector de la Universidad de Guanajuato (UGto), la autonomía universitaria no debe contraponerse a la transparencia y rendición de cuentas. Sin embargo, argumenta el Presidente de la Comisión de Educación del Senado de la República, los nuevos marcos regulatorios no deben exceder la autogestión de recursos y la designación de autoridades y plazas universitarias. Esto, ante los retos, tentaciones y críticas que genera el ejercicio de la autonomía al interior de las instituciones públicas de educación superior del país. Por ello, señala, la autonomía de las universidades es un concepto dinámico que se ha enriquecido, pero que mantiene su eje de acción en la facultad de autorregulación, autogobierno y auto gestión administrativa, como los marca la fracción VII del artículo 3 de la Constitución. De esta manera, dice, se garantiza, la libertad de cátedra, la designación de profesores idóneos mediante procedimientos estrictamente académicos, la elaboración y la aprobación de su propio presupuesto, la protección de los recintos universitarios y el reconocimiento a los universitarios para elegir libremente a sus propias autoridades. “La Universidad tiene que adelantarse y pensar más allá del recinto universitario, pues la autonomía sirve para fortalecer sus capacidades permitiendo su propio desarrollo, pero se deben evitar tentaciones propias de la autonomía”, apunta. Asimismo, la autonomía no se debe confundir con el aislamiento y el abandono de la vida colegiada, ya que es cuando se pierde el vínculo con la comunidad. “No hay que confundir la exigencia de no injerencia ideológica con la diversidad del pensamiento científico, ni tampoco en apego a la autonomía universitaria se debe negar a cumplir sus obligaciones como ente financiado con recursos públicos”, advierte. Y es que, con la opacidad y falta de rendición de cuentas, se trasgrede la obligación que se tiene con sociedad, con los organismos públicos y con la misma comunidad universitaria. En ese sentido, dice Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, rector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la autonomía universitaria y la transparencia pueden ser complementarias, sin embargo el país debe de dar más pasos para evitar los riesgos en materia de autonomía para evitar presiones innecesarias. Se trata, puntualizó, de preceptos constitucionales que no son excluyentes, sino complementarios porque uno debe ser garante del otro. “El reto radica en armonizarlos mediante prácticas institucionalizadas que permitan promover la transparencia sin vulnerar la autonomía y balancear el acceso a la información y la protección de los datos personales”, comenta. Por eso, dice, las universidades públicas autónomas, están llamadas a un triple propósito: transparentar y rendir cuentas; fomentar la cultura de la transparencia a través de sus acciones, investigaciones y formación de recursos humanos; y proteger los datos personales de los miembros de su comunidad. “Muchas veces es preferible enfrentar los problemas que implican la transparencia y rendición de cuentas, que la opacidad, pero debemos trabajar para evitar que la transparencia sea utilizada para vulnerar la autonomía, presionar o intentar corromper. Sin vulnerar la transparencia y el derecho a la información, hay que proteger la autonomía”, subraya. Un ejemplo de cómo la autonomía ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos son las modificaciones en torno a la fiscalización de las universidades públicas del país. Esto, debido a que las leyes orgánicas de las universidades deben modificarse para que los contralores internos ya no serán designados a propuesta del rector. Esto, explica Luis Felipe Guerrero Agripino, rector general de la Universidad de Guanajuato (Ugto), no resulta violatorio de la autonomía. “La designación de las entidades colegiadas de las universidades públicas, se rigen en el artículo 3 de la Constitución Política, lo que significa que en el ejercicio de la autonomía de todas las universidades públicas del país, la designación de sus órganos internos corresponda a las propias instituciones”, explica. Porque, argumenta, las universidades no pueden estar al margen del régimen de fiscalización externa. “Eso de ninguna manera y eso no es nuevo, nosotros estamos sujetos a auditorías de organismos estatales, federales y como organismo público autónomo no estamos exentos de ello”, dice. Una autonomía, comenta, que tiene que encontrar nuevos caminos para no quedar anquilosada, sino convertirse en una herramienta y una figura que permita a las instituciones un mejor desarrollo académico y administrativo. Es decir, buscar esa congruencia con su propia normativa y con los requerimientos de la sociedad. Porque a casi 100 del manifiesto de Córdoba, el espíritu de la autonomía debe estar por encima de todo. Esfuerzos internacionales De acuerdo con la UDUAL, los rectores de México, Latinoamérica y el Caribe están movilizados a favor de las garantías que demanda la educación superior, considerada como un bien social, pero también procurando insertar a nuestras instituciones en la pista del conocimiento global. En ese contexto, han trabajado para recuperar la historia y los valores de la autonomía en materia de responsabilidad estatal, libertad de cátedra e investigación, transparencia, vinculación social y gobernabilidad democrática. Las universidades agrupadas en la UDUAL, ya discuten y debaten sobre los nuevos caminos de la autonomía en la heterogénea complejidad de contextos como Argentina, Brasil, Ecuador, Guatemala, México, Perú y República Dominicana, principalmente. En sus resoluciones se advierten seis grandes líneas de retos: primero, la educación virtual y la necesaria creación de un sistema latinoamericano de educación en línea; segundo, la pertinencia de buscar financiamiento en las agencias multilaterales de desarrollo, atendiendo al carácter decisorio de la educación en los modelos de desarrollo. Además, la búsqueda de nuevos modelos de financiamiento que rentabilicen el conocimiento, no que mercantilicen la educación, con asociaciones virtuosas con la empresa, los gobiernos y actores locales, así como organizaciones solidarias; y preservar el carácter laico de la educación sin lastimar los derechos individuales. Ello, sin olvidar la preservación de las instituciones como espacios de tolerancia de pensamiento y conocimiento, enfrentando los desafíos de las ciencias de la vida, como la genómica, con una actitud “gen-ética”, que impulse el conocimiento científico con los valores culturales de nuestra observación del mundo, y por último, insertarse en la globalidad con identidad propia. A decir de la UDUAL, las universidades del país deben enfrentar los desafíos frente a este nueva “hora americana” de la educación superior, como en su momento lo hicieron los firmantes de la Federación Universitaria de Córdoba.

Leer más ...

Las universidades públicas en el límite

Estamos en el límite presupuestal. Nos pone en límite de lo que podemos resistir y sería inaceptable un nuevo recorte a lo ya determinado”, afirma Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG) al puntualizar que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2017 dejó sin aumento y con limitaciones a las universidades públicas.
Aunado a esto, comenta, el incremento en el precio de gasolinas va a tener un impacto también en las instituciones de educación superior; agravante que aún no se dimensiona hasta dónde puede afectar.
Bravo Padilla expresa el sentir general de las comunidades universitarias del país, que ven el 2017 cuesta arriba.

Leer más ...

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV