Menu
Ingresa al Colegio Nacional sobresaliente astrofísica de la UNAM

Ingresa al Colegio Nacional sobresa…

Estela Susana Lizano Sobe...

Forma IPN líderes claves para el futuro del país

Forma IPN líderes claves para el fu…

El Instituto Politécnico ...

Realizan en la UJAT el Foro Derecho Humano al Agua

Realizan en la UJAT el Foro Derecho…

Analizar el impacto de la...

La Educación Superior Tecnológica necesita políticas públicas eficientes: Manuel Quintero

La Educación Superior Tecnológica n…

Manuel Quintero Quintero,...

Extinción biológica, más importante que el cambio climático: Académico de Stanford en la UdeG

Extinción biológica, más importante…

Los cambios en la biodive...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Estrecha UAEM relaciones con las mejores universidades de Canadá

Estrecha UAEM relaciones con las me…

Para apuntalar la presenc...

En marcha la 6a Jornada para la Salud de la Mujer en la UAS

En marcha la 6a Jornada para la Sal…

A partir del pasado 11 de...

Conacyt y CERN extienden Colaboración para los próximos cinco años

Conacyt y CERN extienden Colaboraci…

El Consejo Nacional de Ci...

La red de innovación educativa 360 formalizará sus trabajos con participación de la UAM

La red de innovación educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Prev Next

Opinión

Brasil en la hora actual: La presidenta /2

La Copa Confederaciones coincidía con los festejos de los 10 años en la Presidencia de la República por parte del Partido de los Trabajadores. El primero de una serie de éstos se había dado ya en mayo  y la posibilidad de que Brasil se convirtiera en campeón de ese certamen –aunque se dudaba de su éxito— afianzaría la posición de la Presidenta Dilma para su reelección en noviembre del próximo año. Sus números de intención de voto y de popularidad eran tan altos que ningún analista, aún los de oposición, dudaban de que ya estuviese “amarrada” para asegurar, por lo menos, ser finalista en una eventual segunda vuelta electoral.

Leer más ...

Regla de tres 520

Expansión en la Uaemex. En una de las acciones que ya tienen que ver con su proyecto de trabajo para los próximos cuatro años, Jorge Olvera García, rector de la Universidad Autónoma  del Estado de México (Uaemex), anunció que la institución continuará con sus planes de expansión  para incrementar la matrícula en la entidad, y por consiguiente a nivel nacional. En esta ocasión, la Uaemex construirá una nueva Facultad de Medicina, en el municipio de Chimalhuacán.

Leer más ...

Ciudad e intelectuales

—A Laura Ruzzier

¿Por qué Karl Marx se inspiró y escribió en Londres El Capital? ¿Si Pablo Picasso no hubiera vivido en París, habría revelado su genio como lo hizo? ¿Sin el ambiente de la Toscana, Leonardo Da Vinci hubiera cultivado a tal grado su sensibilidad e inteligencia? ¿Cómo serían los cuentos de José Emilio Pacheco y las novelas de Carlos Fuentes sin la amalgama de sensaciones y situaciones que provoca la Ciudad de México? ¿Por qué ciertas ciudades impulsan el genio y la creatividad más que otras? ¿Son los intelectuales los constructores del ambiente urbano o son las condiciones preexistentes de los lugares los que aguijonean la mente humana y crean las ideas?

Leer más ...

Cultura institucional y cambio universitario

Algunos investigadores del campo tenemos acuerdo sobre la necesidad de hacer cambios en las universidades públicas para que cumplan mejor sus funciones académicas y sociales. Con tal propósito, es menester resaltar la cultura institucional, sobre la cual se funda la visión del cambio del modelo académico, político y organizativo de las universidades. Las reformas institucionales, por su parte, teóricamente al menos, producen un cambio en la cultura de la institución universitaria.

Leer más ...

¿Cuándo la autonomía y la corrección del PND?

El pasado 20 de mayo, cuando el gobierno federal presentó el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, causó relativa sorpresa la relevancia concedida a la prueba Enlace (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares), como principal instrumento de evaluación, así como la meta autoimpuesta en materia de cobertura en educación media superior y superior.

Leer más ...

Brasil en la hora actual /1

Todo empezó dos semanas antes de que iniciara la llamada Copa de Confederaciones de Futbol, cuando las líneas de autobuses de Sao Paulo incrementaron en 20 centavos el precio del pasaje que ya era de tres reales. Lo mismo sucedió en otras partes del Brasil. Era un mero ajuste normal dentro de la modificación periódica de tarifas en un país donde el salario mínimo asciende a 670 reales (un dólar equivale a 2.20 reales). No había nubarrones mayores en el horizonte político nacional, si acaso algunas preocupaciones para la Presidencia de la República, localizadas en el ámbito de la economía: evolución del crecimiento económico menor al esperado, una inflación más elevada que la prevista y una desvalorización de la moneda que, aunque fuese la más alta en los últimos cinco años, no alcanza proporciones de emergencia o cosa parecida; inclusive, para el sector exportador tal circunstancia es vista como una ventaja. En fin, tudo bem, como decían la mayor parte de los analistas sobre la situación que vivía el país hasta esos primeros días de junio.
De repente, cambiaron las cosas. A semejanza de lo acontecido el año pasado con la Primavera Arabe (principalmente en Túnez), o con los indignados europeos, (notadamente en Portugal), hubo una gota que derramó el vaso: en el caso de Brasil fue el incremento en los pasajes de los autobuses. A ello se sumó, como en aquellos países, una inicialmente modesta convocatoria lanzada por las redes sociales para protestar por los aumentos, aprovechando el espacio mediático que ofrecía el trascendental acontecimiento deportivo... y lo demás es historia conocida.  
El futbol, que supuestamente lleva en la sangre todo brasileño, no fue suficiente para impedir las manifestaciones convocadas en las fechas y ciudades de cada partido importante. Desde la primera de ellas (el juego Brasil vs. México) fue patente que el incremento en los pasajes había sido rebasado como causa. Ahora empezaban a aparecer otras que, larvadamente, tenían tiempo de mantener en estado de descontento a vastos sectores de la población.  Aunque los manifestantes hayan sido predominantemente clase media (como lo muestran las encuestas), las banderas tremoladas eran reconocidas y compartidas popularmente. Con todo ese cuadro, los excesos policiales exacerbaron el estado de cosas.
El logro social más relevante del Presidente Lula, cuyo periodo concluyó dos años y medio atrás, fue el de haber sacado de la pobreza a 30 millones de brasileños. Parecía ahora una contradicción ver a  todo ese “pueblo” reclamando por tres causas principales, mismas que se fueron afinando a lo largo de las protestas, y otras que, si bien genéricas, tienen un consenso enorme en la sociedad brasileña.
Las primeras, las causas populares, se resumen en transporte, salud y educación, en ese orden. Los crecientes presupuestos, innovaciones y metas logradas en los ocho años del gobierno de Lula  parecen no haber sido suficientes para acallar el grito de insatisfacción que ahora reaparece, amplificado por la coyuntura mediática del torneo futbolístico. Algunos de los grandes logros de ese régimen (como la ampliación sustantiva del Sistema Único de Salud, o la duplicación de la matrícula en educación superior, creando muchas nuevas instituciones y generando oportunidades sociales para estudiantes provenientes de sectores históricamente excluidos) son ahora cuestionados por su insuficiente calidad y eficacia.
Entre las otras “causas” sobresale el repudio a la clase política en general. Aún no extinguido ni judicial ni mediáticamente el gran escándalo del mensalao (estructura de compra de parlamentarios de la oposición, diseñada y operada por varias de las figuras más cercanas a Lula en la Presidencia y dirigentes del primer nivel de su partido, el de los trabajadores) ahora resurge con enorme vigor. La corrupción en el gobierno y en el Congreso, los privilegios de funcionarios y parlamentarios, los abusos en el ejercicio del servicio público, la multiplicación de la estructura gubernamental y partidaria (39 ministerios y 33 partidos políticos) que se sostienen con dinero público son, entre otros, blancos identificados de lo que debe cambiar o terminar en ese país.
Todo eso estuvo presente durante la Copa de las Confederaciones. La Presidenta adoptó rápidamente medidas (alguna tan radical como la de no sólo volver a las anteriores tarifas de transporte, sino inclusive reducirlas). A todo eso me referiré la próxima semana.
Brasilia, 22 de julio de 2013.

Leer más ...

Cobertura de educación superior: tasa bruta y tasa neta

La cobertura bruta de educación superior se construye a partir de dos datos: la matrícula del ciclo escolar y la población del grupo de edad al que normalmente corresponde el nivel de estudios. En México, lo comentamos la semana pasada, el grupo de edad que se toma en cuenta es el de 19 a 23 años. También señalamos que, en el cálculo del indicador, se considera, para el numerador, la población escolar al cierre del año del ciclo escolar, contra la población a mitad del año consignada en las proyecciones del Consejo Nacional de Población, el Conapo. Por ejemplo, la cobertura de 2010, que utilizaremos en este comentario, divide la matrícula del ciclo escolar 2010-2011 entre la población total del grupo de edad de 19 a 23 años existente en 2010.

Leer más ...