Menu
Fortalece IPN relación con Honeywell, a través del reclutamiento de ingenieros

Fortalece IPN relación con Honeywel…

Con el objetivo de identi...

Casa del tiempo de la UAM formará parte de la Ruta de Galerías

Casa del tiempo de la UAM formará p…

Tacubaya y San Miguel Cha...

La UASLP llevará acabo homenaje a Juan Rulfo con la presencia especial de Juan Pablo Rulfo

La UASLP llevará acabo homenaje a J…

La Universidad Autónoma d...

Premio a investigación aplicada a la industria avícola en la FES Cuautitlán de la UNAM

Premio a investigación aplicada a l…

La Facultad de Estudios S...

Reúne IPN especialistas en economía para exponer sus retos actuales

Reúne IPN especialistas en economía…

La Escuela Superior de Ec...

Interesa a la Universidad de Ghana establecer relaciones académicas con la UdeC

Interesa a la Universidad de Ghana …

El vicerrector de Relacio...

La urbanización ha afectado de manera importante la diversidad biológica: Académico de la UNAM

La urbanización ha afectado de mane…

En México, al igual que e...

México, conquistado por la magia del animejapones en Librofest Metropolitano 2017

México, conquistado por la magia de…

Como invitado de honor de...

Destacan estudiantes y catedráticos UASLP en el Premio Internacional a! Diseño

Destacan estudiantes y catedráticos…

 Estudiantes y docente de...

Igualdad de género y transparencia, compromiso de UABJO contra desigualdad: Rector

Igualdad de género y transparencia,…

La “Nueva cultura univers...

Prev Next

Fabulaciones (99)

La era del entretenimiento banal: La crisis del libro y la cultura

En el contexto de la semana del idioma celebrada en la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, en Medellín, Colombia, y de la presentación oficial, en esta misma universidad, de la iniciativa Salón de la Palabra, una apuesta por la institucionalización de prácticas de lectura, escritura y oralidad desde una perspectiva humanística, entre el 24 y el 28 de abril fui invitado a participar en algunos conversatorios e impartí un par de conferencias. Una de éstas abordó el tema que desarrollo ahora en Campus.
Podemos tener una idea aproximada de la crisis por la que atraviesan hoy el libro y la cultura (y, junto con ellos, la educación) cuando, al revisar las listas de los libros más vendidos en el mundo, advertimos que el comercio global, en el capitalismo desbocado, ha uniformado a las personas del modo en que antes sólo era imaginable en las dictaduras ideológicas y, justamente, contra lo que pueda suponerse, esta uniformidad no es únicamente comercial, sino también ideológica y cultural.

Leer más ...

La lectura no es un asunto de supremacía moral

La lectura, como un simple tema coyuntural (cada 23 de abril en el mundo y cada 12 de noviembre en México), tiene mucho de discutible y de fingido. Me recuerda las celebraciones que se hacen a la mujer y a la madre, a quienes se les homenajea el 8 de marzo y el 10 de mayo, respectivamente, a cambio de ser olvidadas, relegadas, ignoradas o, lo que es peor, maltratadas y vejadas, en los demás días del año.
Si la mujer, la madre y la lectura son de veras tan importantes, como decimos, tendríamos que celebrarlas todos los días. La lectura tiene que dejar de ser un tema de oportunidad y de discurso oportunista para convertirse en una realidad cotidiana. Tiene que dejar de ser simplemente un tema para convertirse en un asunto de todos los días.

Leer más ...

Absurdos lingüísticos y gramaticales en la Constitución de “la” Ciudad de México

El primero en señalarlos fue el escritor, periodista y observador ciudadano Eduardo Mejía. Nos referimos a los absurdos idiomáticos de la denominada “Constitución Política de la Ciudad de México”. En su blog errataspuntocom explicó:
“En uno de sus ‘estudios de mujer’, de los que escribió varios, Balzac dice que los polacos defienden las tan escasas vocales de su vocabulario. Eso no lo tomó en cuenta el ‘jefe’ de ‘gobierno’ cuando decidió, sin motivo alguno, suprimir las siete vocales de Ciudad de México y las seis de Distrito Federal para que gesticulemos y gruñamos un impronunciable CDMX que no sabemos si reporte beneficios, porque más que nombre parece logotipo con derechos de autor. De una vez se lo decimos: no acataremos esa orden absurda”.

Leer más ...

Incultura, libros, negocio y Trump

En un sentido ideal, todos los oficios necesarios para el bien social son buenos. Ésta es verdad de Perogrullo porque admite también la lectura inversa sin alterar su conclusión: todos los oficios positivos son necesarios para el bien social. Siendo así, tan necesario es el arquitecto como el carpintero, tan necesario el médico como el sepulturero.
Lo anómalo es cuando, por ejemplo, el sepulturero, para tener trabajo, asume también el nefasto negocio de proveer los difuntos. Sepulturero y matón. Es un ejemplo extremo y, por fortuna, hipotético, pero que sirve muy bien para ilustrar la contraposición o incongruencia de las acciones. Algo así como si el fabricante de muletas se encargara también de quebrar piernas para mantener su empresa. En relación con esta forma esquizofrénica de comportamiento puede incluso ejemplificarse con la filantropía. Se atribuye al poeta y lexicógrafo español Juan de Iriarte y Cisneros el siguiente y devastador epigrama compuesto en el siglo XVIII: “El señor don Juan de Robres,/ con caridad sin igual,/ hizo este santo hospital.../ y también hizo los pobres”.

Leer más ...

La realidad y la lectura frente al hombre-libro

Aunque existe la práctica de la lectura en grupo, generalmente en voz alta, la lectura es un ejercicio individual e íntimo las más de las veces. Y, sin embargo, es evidente que la denominada promoción de la lectura solo puede entenderse dentro de un contexto social amplio.
No hay lector, por individualista que sea, por sectario que parezca, que no participe socialmente en la adquisición y la comunicación de lo leído, incluso si ha llegado a la lectura sin guía o sin mediador.
Un lector autista es lo menos parecido a un lector, porque la lectura nos hace participar de una historia, de una tradición, de una forma de ver el mundo e incluso de ciertos rituales adquiridos, heredados, que no solemos cuestionar o poner en duda.

Leer más ...

Por qué es imposible fabricar lectores

La gente, que trata de encontrar definiciones breves y concluyentes, suele preguntarse qué es la lectura. Para decirlo en pocas palabras, la lectura es una extensión de nuestro pensamiento. Por ello, leer no se termina, como una finalidad en sí misma, en el hecho de leer. No leemos simplemente para leer y seguir leyendo un libro tras otro solo para poder decir que leemos muchos libros y que somos campeones de lectura.
Por cierto, en el caso de su complemento, la escritura, no escribimos con el único propósito de escribir y seguir escribiendo. Tal cosa sería, también, necedad patológica. Lectura y escritura forman parte de nuestro ser comunicante, incluso si muchas veces tan solo lo comunicamos a ese yo íntimo con el que conversamos a solas para tratar de entenderlo y de entendernos.

Leer más ...

Lo que la lectura hace por nosotros

La lectura nos proporciona información, conocimientos, saber, habilidades, destrezas, interiorización y expansión del pensamiento, pero en realidad no leemos para esto. Leemos porque nos place (cuando realmente nos place) y el resultado es todo lo anterior más otras cosas.
Pero leer no nos garantiza la sabiduría (el saber no es sabiduría cuando no sabemos qué hacer —para mejorarnos— con ese saber) ni la felicidad (hay legiones de lectores infelices). Tampoco nos garantiza la mejoría humana en su sentido ético y moral. Y, sin embargo, como en todo proceso educativo y cultural verdadero, la práctica de leer tiende al beneficio humano.

Leer más ...

Plagio textual: el más imperfecto de todos los crímenes

El plagio textual podría ser el más alto homenaje que reciba un autor, de no ser porque se trata, literalmente, de un robo. Ante un texto admirable (que deslumbra, que seduce, que arroba), ¿quién no ha sentido el deseo de ser él mismo su autor? Por eso los adolescentes enamorados copian poemas enteros de Neruda o de Sabines, o saquean sus versos, y se los entregan a las chicas que desean enamorar, sin decirles que ellos solo son los copistas.
A estos muchachos se les puede acusar de holgazanes, ya que no se esforzaron en escribir algo propio, pero lo cierto es que (como lectores) no tienen un pelo de tontos: saben que no podrían igualar el poema o los versos que les gustan, y temen no tener éxito en su empresa de conquista si le llevan a su chica unas muy malas líneas propias.

Leer más ...

Grafomanía, hipergrafía, lectomanía e hiperlexia

El escritor y neurólogo Bruno Estañol me diagnostica. Dice que padezco y disfruto de “grafomanía”, que soy un “grafómano”, así como otros son melómanos o pirómanos. Voy al diccionario de la lengua española y constato que el sustantivo femenino “grafomanía” (de grafo-, escritura, y -manía, inclinación excesiva, impulso obsesivo, afición apasionada) significa “manía irresistible de escribir”. En consecuencia, el adjetivo y sustantivo “grafómano” se aplican a quien tiene grafomanía.
Pero si bien, el término “manía” (del latín tardío manĭa, y éste del griego manía) puede ser un síndrome o cuadro clínico o un hábito patológico, en el caso de la escritura es también un don o una bendición de la musa, una gloriosa forma de estar ocupado en el quehacer de escribir que es el oficio humano y civilizador por excelencia mediante el cual nos construimos, nos formamos, nos hacemos más humanos.

Leer más ...

Libros de éxito inmediato: mejores ventas, peores lectores

Durante medio siglo, entre las décadas del treinta y el ochenta del siglo XX, dominó en la URSS y en otros países del este de Europa la corriente literaria y artística denominada “realismo socialista”. Fue excelente propaganda ideológica, pero significó un desastre para el arte y la cultura. Todo se redujo a una visión maniquea, de ciego optimismo político. Pintores, compositores y escritores produjeron “obras de tesis” doctrinarias, demagógicas y simplistas (en realidad, loas al socialismo), patrocinadas por el Estado.
Era esto o la disidencia: la mediocridad o el arte auténtico; el acomodo o salvar la vocación. Y quien se decidía por esto último estaba listo para la persecución, el gulag o la muerte. Lo extraordinario es que no fueron pocos los que se negaron a cambiar la vocación por la comodidad, desde Anna Ajmátova hasta Ósip y Nadezhda Mandelstam, pasando por Gumiliov, Brodsky, Pasternak y Solzhenitsyn, entre otros.

Leer más ...

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV