Menu
Realizan foro sobre mecanismos de seguimiento a egresados en la UdeC

Realizan foro sobre mecanismos de s…

La Dirección General de V...

Dan bienvenida a alumnos del programa de Educación Sustentable para Adultos Mayores de la UABC

Dan bienvenida a alumnos del progra…

El doctor Héctor Jaime Ma...

Microalgas, útiles para resolver necesidades ambientales y de alimentación: Académica de la UAM

Microalgas, útiles para resolver ne…

México registra más de 10...

Literatura de Rulfo, más vigente que nunca ante la violencia que azota al país: Juan Villoro en la UdeG

Literatura de Rulfo, más vigente qu…

“Me has dado la Biblia”, ...

Buscan científicos de la UdeC incrementar seguridad en playas de Manzanillo

Buscan científicos de la UdeC incre…

La Universidad de Colima ...

Cumple 40 años la Facultad de Ciencias de la UABC

Cumple 40 años la Facultad de Cienc…

La Vicerrectora del Campu...

Mitos y falsedades en torno al aborto impiden su aprobación en todo el país: coloquio en la  UAM

Mitos y falsedades en torno al abor…

Más de 47 mil mujeres en ...

Comunidad universitaria de la UdeG se manifiesta en contra de los feminicidios en el país

Comunidad universitaria de la UdeG …

Más de 150 integrantes de...

Transgénico, el 90 por ciento del maíz de las tortillas en méxico: académica de la UNAM

Transgénico, el 90 por ciento del m…

El 90.4 por ciento de las...

Concientizar, clave para temprana identificación y atención del Alzheimer: Especialista de la UASLP

Concientizar, clave para temprana i…

En el marco del mes mundi...

Prev Next

Fabulaciones (107)

Reflexiones y orientaciones sobre la educación poética

Este ensayose publicó originalmente, en la revista Textos de Didáctica de la Lengua y de la Literatura (Editorial Graó, Barcelona, abril-junio de 2016, número 72, coordinada por Gustavo Bombini y Carlos Lomas). Por considerarlo del probable interés de los lectores de Campus el autor lo reproduce en una versión adaptada

Uno de los mayores problemas derivados de la dictadura del mercado, en el ámbito editorial, es el que se refiere a la marginación de los libros de poesía. La novela, los libros de autoayuda y el ensayo político absorben prácticamente todos los afanes de la industria editorial en todo el mundo. Como consecuencia de esto, las nuevas generaciones leen muy poca poesía y son muchos los lectores que confiesan abiertamente que no saben leerla o que no la entienden.
Por si ello fuera poco, la escuela y, en general, el sistema escolar, por lo menos en el ámbito iberoamericano, han hecho muy poco para que los niños y los jóvenes aprendan a leer poesía y, con ello, se aficionen a la lectura de este género que es, sin duda, el de mayor concentración y riqueza en cualquier lengua. Desafortunadamente, en nuestras escuelas no son abundantes los profesores que saben leer poesía, comprenderla, interpretarla y comunicarla. En los ejercicios, dinámicas y estrategias de lectura en la escuela, el cuento, como género, es el más utilizado para acercar o incentivar el gusto de leer. La poesía siempre queda relegada.

Leer más ...

Los libros y los que no lo son

Hace más de medio siglo, el escritor español Ramón Pérez de Ayala (1888-1962) hizo una crítica tan atinada como devastadora acerca de la falsa idea que tenemos del libro, la cual cobra mayor sentido profético en nuestro tiempo, cuando de las prensas salen cantidades ingentes de objetos que tienen todas las características físicas de un libro, pero que en términos cualitativos están muy lejos de ser, exactamente, libros.
Escribió o, mejor dicho, diagnosticó: “Una de las supersticiones más extendidas y acatadas es la del libro, que Anatole France llamó el ‘veneno de Occidente’. Quiero decir con esto que se reputa y admite como un libro, comúnmente, cualquier estúpido narcótico que no tiene de libro sino falaz pergeño y simulada apariencia. Un objeto mercantil, de pequeñas hojas impresas por entrambas carillas y cosidas en bloque por uno de los lados, esto es lo que, sin más requisito ni miramiento, se clasifica como un libro. Y así pasa como evidente que la producción libresca aumenta desaforadamente en nuestros días. Guardémonos de este error vulgar. Lo que aumenta en proporciones formidables es la emisión de tomos o volúmenes, que no es lo mismo que la aparición de libros”.

Leer más ...

Política, políticos y lectura

Los políticos son personas que tienen como actividad primordial regir los asuntos públicos y que, por lo tanto, participan en el gobierno y en los negocios del Estado. Todo el mundo sabe que los políticos son un mal necesario, pero podrían ser un bien necesario si se ocuparan realmente del beneficio ciudadano. Alguien tiene que gobernar, presidir, dirigir y representar, pero la profesión y el oficio políticos se han convertido en ejercicios que, por lo general, privilegian el medro particular y no el bien público.
En las páginas de Esto no es un diario (Paidós, 2015), Zygmunt Bauman señala que “a diferencia de los grandes, afianzados y, en buena medida, impersonales partidos de antaño, las parpadeantes y titilantes ‘personalidades políticas’ de hoy no inspiran confianza”, y esto se debe simple y sencillamente a que no son dignos de ella. A decir del sociólogo y filósofo polaco, es ilusorio que alguien se sienta “representado” por ellos, como ilusoria es la denominada “participación ciudadana” de los electores en los procesos políticos. No deja de ser una ilusión elegir a alguien para luego “pedirle cuentas”. Antes de la elección, el político está dispuesto a jurar lo que sea; ya electo, no tendrá empacho en retractarse e incluso negar que se haya comprometido socialmente a algo.

Leer más ...

Problemas de lectura y comprensión

En 2009, en materia de comprensión lectora, México ocupó el último lugar entre los 34 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Y lo refrendó en 2012. La involución de México, desde que la OCDE mide la habilidad lectora, ha sido la siguiente: de 422 puntos, en 2000 bajó a 400 en 2003; recuperó 10 puntos en 2006, alcanzó 425 en 2009 y bajó a 424 en 2012. Durante toda la Docena Trágica, solo avanzó dos puntitos. Los 538 puntos de Japón (primer lugar de la OCDE) se ven muy distantes, y no se diga los 570 de China (Shanghái), país que no forma parte de la OCDE pero que posee el primer lugar mundial en habilidad lectora.
Los resultados de 2015 del Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés: Programme for International Student Assessment) serán dados a conocer por la OCDE en diciembre de 2016, con prioridad en el área de ciencias, y la próxima prueba que se enfocará específicamente al área de capacidad de lectura se realizará en 2018. Ya veremos entonces si Grecia, Turquía y Chile (lugares 31, 32 y 33, respectivamente) mantienen a México en su último lugar o si bien nuestro país es capaz de salir del sótano. Si de futbol se tratara, ya habríamos descendido, desde hace mucho tiempo, a la segunda división que, en México, expertos como somos en eufemismos, llamamos elegantemente “división de ascenso”, para no decir que es futbol de segunda.

Leer más ...

Dialogar con los que leen

En su último libro de poesía, Árbol adentro (1987), probablemente el mejor que haya escrito, Octavio Paz tiene un hermoso y profundo poema que lleva por título “Conversar” y en cuya primera estrofa expresa: “En un poema leo:/ conversar es divino./ Pero los dioses no hablan:/ hacen, deshacen mundos/ mientras los hombres hablan./ Los dioses, sin palabras,/ juegan juegos terribles”.
Luego, en la tercera y última estrofa, esta certeza de los dioses mudos y los hombres hablantes cierra el poema de manera espléndida para hacerla, poética y filosóficamente, inolvidable. Dice el poeta: “La palabra del hombre/ es hija de la muerte./ Hablamos porque somos/ mortales: las palabras/ no son signos, son años./ Al decir lo que dicen/ los nombres que decimos/ dicen tiempo: nos dicen,/ somos nombres del tiempo./ Conversar es humano”.

Leer más ...

Mentiras y clichés sobre el libro y la lectura

El libro constituye el mejor vehículo no solo de divulgación cultural, sino, sobre todo, de formación intelectual. No hay nada que lo sustituya. Ni siquiera hay algo comparable. Muchas personas se han hecho dependientes de las redes sociales y están constantemente leyendo en distintos dispositivos digitales. Pero éste es otro tipo de lectura, muy diferente a la lectura íntegra del libro y, más aún, de la lectura del libro formativo y cultural.
La industria tecnológica de la información nos quiere hacer creer que internet sustituye al libro. Tendría, más bien, que potenciarlo, pero no ha hecho esto: por desgracia, mucha gente ocupa buena parte de su tiempo en internet, pero dedicada a futilidades, no a la lectura de libros. Quienes no acostumbran leer libros en papel, tampoco los leen en dispositivos electrónicos; asimismo, quienes no leen libros completos, en el formato tradicional, tampoco lo hacen en el e-book.

Leer más ...

Índices de lectura: entre la ficción y la realidad

Afanada como está la burocracia mexicana en entregar cuentas alegres y cifras optimistas
—justamente cuando las cuentas y las ci-
fras pueden ser todo lo que se desee, menos alegres y optimistas—, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), hoy Secretaría de Cultura, dio a conocer, en noviembre de 2015 (en vísperas del Día Nacional del Libro) la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura (ENLE) que traía un notición: ¡los mexicanos leemos al año un promedio de 5.3 libros por persona y no el 2.9 que antes se tenía como cifra oficial desde 2006!

Escribimos entonces lo siguiente en estas mismas páginas: Si todo lo que tiende a subir es muy bueno (¡!), como informaron en el Conaculta, ¡estamos de plácemes! El dato curioso, sin embargo, es que el Conaculta aclaró que no se puede establecer un comparativo entre este resultado y el de 2006, ¡pues la metodología que se utilizó fue diferente!
De todos modos, observamos entonces, de acuerdo con los resultados de encuesta tan alegre, el lugar que ocupa ahora México, comparado con otros países del subcontinente, es el segundo: únicamente superado por Chile (5.4 libros per cápita al año), pero por encima de Argentina (4.6) y Brasil (4.0), a pesar de que, en otra acotación culposa, como para recular, según lo documentó la información periodística del 10 de noviembre de 2015, el Conaculta se curó en salud: “No podemos tener tampoco cifras fidedignas hasta que no se actualicen las encuestas de otros países; un ejercicio que cada país tendrá que empezar a hacer a partir de la metodología que pusimos a su disposición”.

Leer más ...

La necesidad de la lectura y la fantasía

La literatura (es decir la escritura poética, la obra de ficción, imaginación y fantasía) es una de las mayores necesidades del ser humano, pues los seres humanos necesitamos historias paralelas a la realidad para escapar de un mundo real que a veces nos agobia, nos limita y nos frustra.
Se habla con frecuencia del “derecho a la lectura”, derecho que todas las personas deberían disfrutar, pero el brasileño António Cândido, uno de los pensadores iberoamericanos más lúcidos, va más allá y se refiere al “derecho a la literatura” y explica cómo entiende este derecho y a qué se refiere con este concepto:
“Llamaré literatura, de la manera más amplia posible, a todas las creaciones de toque poético, ficcional o dramático en todos los niveles de una sociedad, en todos los tipos de cultura, desde lo que llamamos folclor, leyenda, chiste, hasta las formas más complejas y difíciles de la producción escrita de las grandes civilizaciones. Vista de este modo la literatura aparece claramente como manifestación universal de todos los hombres en todos los tiempos. No hay pueblo y no hay hombre que pueda vivir sin ella, esto es, sin la posibilidad de entrar en contacto con alguna especie de fabulación”.

Leer más ...

¿Una educación sin libros?

Cuando los juguetes hablan, los niños callan. Tal es la conclusión a la que llegó la investigadora Anna Sosa, de la Universidad de Northern Arizona, en un estudio especializado en el desarrollo del lenguaje infantil, según lo documenta el diario español El País.
Los juguetes electrónicos (imitaciones de teléfonos portátiles, tabletas “didácticas”, muñecos y animales con voz e incluso “libros parlantes”) frenan el desarrollo del lenguaje en los niños y obstaculizan sus aprendizajes de vocabulario, interiorización y construcción de sentido.
A decir de la investigadora, los juguetes electrónicos, que suelen ser comercializados como “educativos” o “didácticos”, distraen a los niños al grado de apartarlos del mundo real. Son, además, medios con los cuales los padres se desentienden de la interacción con sus hijos: “Los juguetes que emiten luces, voces y sonidos generan tanta actividad e interés que rompen el proceso virtuoso de aprendizaje: el aparato actúa mientras padres e hijos miran y escuchan”.
Incluso los libros “interactivos” pueden formar consumidores pasivos, a despecho de las apologías que los fabricantes hacen de sus productos, y de los ensalzamientos didácticos (más que ingenuos, interesados) que muchos pedagogos (al servicio de los fabricantes) llevan a cabo en relación con estas herramientas y sus aplicaciones.

Leer más ...

¿Libros o fragmentos?

El ideal del libro, como observó Carlos Fuentes, es ese objeto que aunque esté en el comercio, trasciende el comercio; porque, justamente, “en el mundo actual con la abundancia y facilidad de las tecnologías de la información, es algo más que una fuente de información”. Adicionalmente, “un libro nos enseña lo que le falta a la pura información: a extender simultáneamente el entendimiento de nuestra propia persona, el entendimiento de nuestro objetivo fuera de nosotros y el entendimiento del mundo social donde se reúnen la ciudad —la polis— y el ser humano— la persona”.
También en palabras de Fuentes, “el libro es la educación de los sentidos a través del lenguaje”, porque “nos dice lo que ninguna otra forma de comunicación puede, quiere o alcanza a decir: la integración completa de nuestras facultades de conocernos a nosotros mismos para realizarnos en el mundo, en nuestro yo y en los demás”. Estas cualidades del libro, como totalidad, como completitud, no pueden ser sustituidas o remplazadas por kits de información o por el producto rápido, sin contenido nutricional, que sale de las prensas al mercado, para el consumo voraz e instantáneo y, finalmente, para el olvido inmediato.

Leer más ...

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV