Menu
Anuncian programa de actividades del homenaje nacional a Juan José Arreola en el que participan UNAM y UdeG

Anuncian programa de actividades de…

utoridades culturales de ...

Instala el rector de la UAS la comisión especial para la elaboración del Primer Informe de Labores

Instala el rector de la UAS la comi…

El Rector de la Universid...

La autonomía universitaria debe sujetarse a las leyes nacionales: rector general de la UAM

La autonomía universitaria debe suj…

El principio de autonomía...

Reconocen trayectoria de dos docentes de la FEyRI de la UABC

Reconocen trayectoria de dos docent…

Con el propósito de recon...

La lectura puede determinar el futuro de una nación, más aún en tiempos de desinformación y demagogia, advirtió rector de la UNAM

La lectura puede determinar el futu…

La lectura puede llegar a...

Esime Azcapotzalco del IPN, una de las mejores escuelas de ingeniería electromecánica de AMérica Latina

Esime Azcapotzalco del IPN, una de …

La Escuela Superior de In...

Médicos residentes de Jalisco ponen a prueba conocimientos

Médicos residentes de Jalisco ponen…

El reto está en el conoci...

Aumenta música la actividad cerebral: experta en la UAM

Aumenta música la actividad cerebra…

La música no sólo es un g...

Atestigua rector de la UAS la firma de un Programa de Trabajo con la FEPADE y ANUIES

Atestigua rector de la UAS la firma…

El Rector de la Universid...

Promueve UdeC estudio de los océanos

Promueve UdeC estudio de los océano…

En entrevista, Alfredo Pé...

Prev Next

Fabulaciones (118)

El valor de los libros

Una encuesta realiza-da en agosto de 2013, con diversas empresas aéreas en el mundo, concluye que los libros están entre los objetos que con mayor frecuencia olvidan los pasajeros en los aviones. Olvidan es un decir. En realidad no los olvidan, los abandonan, y aun en el caso de que los olvidaran realmente, lo que esto revela es que no les conceden demasiada importancia, puesto que, como es obvio, nadie los reclama en la oficina de objetos perdidos.
Los libros que los pasajeros compran en los aeropuertos poseen más precio que valor. Sirven para matar el tiempo, para leer aquí y allá, sin concierto, unas páginas, mientras se espera el enfadoso y, en general, demorado abordaje; para leer otras pocas, en el asiento del avión, antes del despegue, y para cerrarlos en el momento en que las azafatas pasan con el carrito de las bebidas.
Si en las páginas de esos libros circunstanciales los dueños no han puesto su pasaporte o su pase de abordar del vuelo de conexión, estos propietarios sentirán que no olvidan nada cuando aterriza el avión y todo el mundo se incorpora para salir rápidamente. ¿Olvidar un libro? No se olvida lo que en realidad no se recuerda o nunca se ha tenido presente, o para decirlo con los sabios versos de Sor Juana, “que aqueste no acordarme no es olvido/ sino una negación de la memoria”.

Leer más ...

Antipromotores de la lectura y el libro

Cuando veo a unos tipos majaderos (masculinos o femeninos), desdeñosos, irritados e irritantes, que dicen promover la lectura, inmediatamente compruebo que los libros no son por sí mismos objetos nobles, y que los motivos que pueden esgrimirse para la promoción y el fomento de la lectura pueden ser tan edificantes como simplemente obstinados y fanáticos.
Cuando imagino a un promotor y fomentador de la lectura, lo imagino siempre afable y con excelente actitud, con propósito de comunión (es decir, de reunirse con el común) y con la mente abierta a toda posibilidad de análisis, reflexión e inventiva en torno al ejercicio que, en un supuesto, debería apasionarle.
Sin embargo, casi invariablemente, me encuentro que entre cincuenta entusiastas afables promotores hay uno o dos amargados, desdeñosos e intolerantes que no sé qué hacen en medio de los demás. Se muestran enfadados por todo, no parecen disfrutar nada y tan sólo confían en sus propias ideas que, por lo demás, no son muchas pero sí reiteradas. Una cosa que particularmente les irrita es el concepto del “placer de la lectura”. ¿Es que acaso nunca disfrutan este ejercicio? No deja de ser algo lamentable, en sus casos, puesto que tratan de conseguir que otros lean.

Leer más ...

De qué va la lectura: algunas verdades políticamente incorrectas

Los siguientes aforismos forman parte de mi libro Ética y poética de la lectura: El derecho de leer, la libertad de saber que ha puesto a circular Letra Uno Ediciones, de Guadalajara, y que se presentó el 4 de octubre en el marco del Segundo Encuentro de Lectores celebrado en la Casa Clavigero ITESO de la capital de Jalisco.

Leer más ...

¿Y si la lectura no fuera un derecho? (segunda y última parte)

Aquí la primera parte.


Desde hace poco más de un par de décadas (a principios de la última del siglo pasado), hay todo un movimiento y una acción insistente en que las leyes nacionales y los organismos internacionales reconozcan expresamente el concepto “derecho a la lectura” en el mismo nivel que reconocen el “derecho a la educación”, el “derecho a la salud” y otros derechos concurrentes. No deja de ser paradójico o sintomático (según se vea) que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) haya declarado, en junio de 2011, el acceso a internet como un derecho humano “por ser una herramienta que favorece el crecimiento y el progreso de la sociedad en su conjunto”.

Leer más ...

¿Y si la lectura no fuera un derecho?

En su Manifiesto por un Brasil literario (2009), el escritor y pensador Bartolomeu Campos de Queirós (1944-2012) señaló: “La lectura literaria es un derecho de todos que aún no está escrito”. Por ello, en ese documento planteó que, si en el mundo actual, “la alfabetización se considera como un bien y como un derecho”, de manera consecuente, lógica y congruente, habría que “reconocer como un principio el derecho de todos a participar de la producción literaria”.

Leer más ...

Por qué la lectura es (sin duda) un derecho (Cuarta parte)

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte

Para José Antonio Marina y María de la Válgoma (La magia de leer, Plaza y Janés, Barcelona, 2005), “la lectura es una actividad de interés social preferente. De ahí deriva nuestro empeño por convencer a todos”. Añaden: “Leer no es un mero adorno, ni un modo más de divertirse, de pasar el tiempo muerto o de matar el tiempo. Es el medio más eficaz para adueñarse del lenguaje, lo que, a su vez, es condición indispensable para el desarrollo de la inteligencia, la plenitud afectiva de nuestras relaciones y la dignidad de nuestra convivencia”.

Leer más ...

Por qué la lectura es (sin duda) un derecho (tercera parte)

Primera parte

Segunda parte

Algunos especialistas y expertos en lectura consideran que, como tal, el “derecho a la lectura” es inexistente, puesto que no está admitido en ninguna legislación. Sin embargo, los derechos no requieren de formalismos para existir. Los derechos son, a un tiempo, exigencias sociales y necesidades del individuo, y son anteriores al reconocimiento legal. Para decirlo con José Antonio Marina (Crónicas de la ultramodernidad, Anagrama, 2000), “nadie tiene por naturaleza ningún derecho. El orbe de los derechos es una construcción de la inteligencia humana convertida en legisladora y que, mal que bien, lleva funcionando en algunos países desde hace siglos”.

Leer más ...

Por qué la lectura es (sin duda) un derecho (segunda parte)

(Puede leer la primera parte aquí)

En la Carta del lector, aprobada en el 23º Congreso de la Asociación Internacional de Editores (International Publishers Association), en enero de 1992, en Nueva Delhi, India, se advierte que, en lo social, “la lectura eficaz es un prerrequisito para poder participar plenamente en la sociedad actual”, pues “la lectura, no sólo de libros, sino también de todos los textos impresos, es la clave de nuestra herencia cultural y científica y promueve la comprensión internacional y el interés en otras culturas”.

Leer más ...

Por qué la lectura es (sin duda) un derecho (primera parte)

Desde hace ya varios años, quienes nos ocupamos de la importancia de leer, hablamos del “derecho a la lectura”, y parecería que a todos nos queda claro que, efectivamente, se trata de un derecho. Sin embargo, están también los escritores, intelectuales, editores y lecturólogos (es decir, ideólogos y especialistas de la lectura) que consideran que el concepto no es tan claro en tanto la lectura —como derecho— carezca de un reconocimiento “formal” y explícito en las disposiciones legales específicas.

Leer más ...

Por qué fracasan las campañas de lectura

Las campañas mediáticas de lectura parece que hacen mucho, pero en realidad lo que tienen es mucha resonancia (al utilizar la radio y la televisión), y muy pocos efectos prácticos si consideramos la enorme cantidad de recursos económicos que destinan y que, generalmente, derrochan.
Los círculos de lectura, en cambio, parece que hacen poco, pero hacen mucho (y son más efectivos para formar lectores), si tomamos en cuenta que sólo necesitan de la pasión por la lectura y de la voluntad para compartir la feliz experiencia de leer.

Leer más ...

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV