Menu
Ingresa al Colegio Nacional sobresaliente astrofísica de la UNAM

Ingresa al Colegio Nacional sobresa…

Estela Susana Lizano Sobe...

Forma IPN líderes claves para el futuro del país

Forma IPN líderes claves para el fu…

El Instituto Politécnico ...

Realizan en la UJAT el Foro Derecho Humano al Agua

Realizan en la UJAT el Foro Derecho…

Analizar el impacto de la...

La Educación Superior Tecnológica necesita políticas públicas eficientes: Manuel Quintero

La Educación Superior Tecnológica n…

Manuel Quintero Quintero,...

Extinción biológica, más importante que el cambio climático: Académico de Stanford en la UdeG

Extinción biológica, más importante…

Los cambios en la biodive...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Estrecha UAEM relaciones con las mejores universidades de Canadá

Estrecha UAEM relaciones con las me…

Para apuntalar la presenc...

En marcha la 6a Jornada para la Salud de la Mujer en la UAS

En marcha la 6a Jornada para la Sal…

A partir del pasado 11 de...

Conacyt y CERN extienden Colaboración para los próximos cinco años

Conacyt y CERN extienden Colaboraci…

El Consejo Nacional de Ci...

La red de innovación educativa 360 formalizará sus trabajos con participación de la UAM

La red de innovación educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Prev Next

Regla de 3

Regla de tres 775

Cuidar las formas.  En el equipo del nuevo gobierno, comentan algunos, ya hay un diagnóstico sobre la situación de la educación superior del país. Saben cuáles son los requerimientos del sector y, de antemano, advierten que la situación financiera que prevalece en algunas instituciones es muy compleja, y no puede resolverse en el corto plazo. Y esto, hasta donde se analizado, difundido y comentado, no es nuevo. Los recursos que se necesitan son una prioridad, a menos que estas universidades públicas estatales entren en una fase irreversible que las ponga en entredicho. Lo que no se puede permitir es que esta situación sea un pretexto y un instrumento idóneo para trasladar el tema al escenario político. No se puede, desde ahora, filtrar o mandar el mensaje en contra de estas casas de estudio.

Leer más ...

Regla de tres 773

Reconocer el problema.  Lo de José Manuel Piña Gutiérrez, rector de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), es de reconocerse. En medio de la situación apremiante que priva en la institución debido a la escasez de recursos financieros, hace frente al asunto y, lejos de minimizarlo, acepta que hay una crisis económica que se ha ido agudizando debido a los recortes presupuestales que se han generado en los últimos años. Sabe que se han hecho ajustes en materia salarial y otros ahorros para no impactar en los pagos a personal administrativo y docente, pero las medidas no han arrojado los resultados esperados. Por ello, anuncia, que estas acciones continuarán para no gastar de más en aspectos que ahora no son prioridad. De lo que se trata es de mantener a la UJAT con los mismos estándares de calidad que le han permitido ganarse un lugar a nivel nacional muy envidiable.

Leer más ...

Regla de tres 771

Sin razón de ser.  El asunto de la reforma educativa tiene que ser de interés nacional. Por donde se le quiera ver, se trata de una modificación constitucional que fue pensada para el beneficio de millones de niños y jóvenes que requieren, y merecen, mejores herramientas para insertarse en el panorama académico con resultados cualitativa y cuantitativamente más eficaces. Cierto que desde antes de su implementación, a la reforma ciertos sectores se dijeron inconformes y le dieron la espalda al tema. Y contra todo, se concretó, y en este ciclo escolar comenzó a implementarse en todo el país. Los resultados, como ocurre en el ámbito educativo van a tardar en llegar unos años, porque no hay transformación inmediata, y menos cuando se habla del asunto escolar. Desde esa perspectiva, no tienen razón de ser las voces y las fuerzas políticas que exigen su cancelación. Aunque lo griten en la plaza pública, a todas luces es tirar a la basura un proyecto que fue bien pensado.

Leer más ...

Regla de tres 769

Cosa rara en la UATx. Con mucha premura y sin previo aviso, el Honorable Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), adelantó los tiempos y sincronizó relojes para nombrar a Luis Armando González Plascencia como nuevo rector de esa institución. No era algo que se tuviera ya estimado, como ocurre en otros casos, por eso la decisión sorprendió a propios y extraños. González Plascencia suple en el cargo a Rubén Reyes Córdoba, quien terminaba su mandato en el mes de noviembre. Demasiada anticipación entonces. Y es que el nombramiento se dio en una sesión exprés y de forma muy discreta. Cierto que en la UATx ya son años de cambios rectorales intempestivos, pero esta ocasión a muchos les sorprende todavía mucho más la llegada de González Plascencia al cargo. Si es que era, como dicen algunos, el sucesor lógico, ¿por qué no esperar entonces unos meses?

Leer más ...

Regla de tres 767

Sin aspavientos.  La reunión de la semana pasada entre los integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, fue solo eso. Una reunión que, podemos decirlo así, se pospuso desde los tiempos de las campañas electorales. Por cuestiones de agenda, argumentaron. Muchos rectores, aunque no lo dijeron, lo atribuyeron a una falta de tacto y desprecio por este tipo de acercamientos. Ahora, ya no como candidato sino como el futuro mandatario, acudió a escuchar a los rectores y directores de las principales instituciones públicas y privadas del país. Y en eso quedó a final de cuentas, un acto protocolario nada más. El primer escarceo con los tiempos muy ajustados. Pero nada, por ahora, para intercambiar posturas.


Nada extraordinario.  El encuentro apenas sirvió para conocer de primera mano, acaso un esbozo todavía, del rumbo que tomará la educación superior a partir del 1 de diciembre. Propuestas y proyectos, a estas alturas, no las hay. Problemas, desafíos y rezagos, muchos. Al parecer, de entrada, las universidades tienen una velocidad y argumentos muy distintos a los que carga consigo el próximo gobierno. Por eso lo de la semana pasada fue, apenas, un trámite, un protocolo, que había quedado pendiente. Cuidar las formas solamente. Y así lo entendió gran parte de los asistentes. Lo primero, y quizás lo prioritario, era entregarle la propuesta que la Anuies ha construido a mediano y largo plazo para elevar los indicadores en materia de educación superior. “Visión y acción 2030. Propuestas de la Anuies para renovar la educación superior” es el documento base que debiera considerarse como plataforma de partida. O mejor dicho de continuidad.

Con visión acertada.  Se trata de un análisis elaborado por especialistas en cada uno de los temas, y respaldado por los rectores y directores generales afiliados a la asociación. No es una ocurrencia, ni un plan que se haya elaborado con improvisación ni a modo. Es un asunto serio el elevar la cobertura con calidad; el sostener el sistema de evaluación que ha rendido frutos; el mejorar los esquemas de financiamiento y atender a aquellas instituciones que operan con números rojos; el mantener la diversificación de la oferta educativa e impulsar el desarrollo de la educación tecnológica y a distancia, por citar a grandes rasgos lo que demandan las universidades del país, y lo que se requiere, a ciencia cierta, para mantener ese derrotero que tanto les ha costado sostener desde hace varios años. Y eso, en efecto, fue lo que presentó Jaime Valls Esponda, Secretario General Ejecutivo de la Anuies en el encuentro. Por ahora no hubo exigencias ni se pidió que el Presidente electo contrapunteara sus proyectos con esta visión construida con todo el tacto y la experiencia de años. Por ahora no hubo cuestionamientos a la visión, apenas perceptible, de lo que viene. Solo entregar el documento en espera que algunos de estos planteamientos sean tomados en cuenta, ya no digamos sean decisivos en la construcción de un Programa Nacional de Educación, si es que lo habrá o si es que se va operar desde el gobierno bajo esta lógica y esta óptica.

Ningún compromiso.  De parte del próximo gobierno, una presentación muy sucinta, muy limitada, dijeron algunos de los asistentes al término del evento. A diferencia de otras administraciones, incluidas las de origen panista, no hubo un compromiso claro ni abierto de hacer suyas las propuestas universitarias o construir la política educativa a partir de éstas. Eso sí, habló de equidad y planeó una exigencia para no ser selectivos en este nivel educativo. Abrir la educación superior para todos. No para los más capacitados, para los más calificados, sino para todos, sin distinción. En alrededor de un par de horas ésa fue la dinámica y ése fue el tono en el que se desarrolló este encuentro. Se habló, sí, de un acuerdo que se firmará más adelante, pero nadie dijo, ni se atrevió a hacerlo, o a adelantar, en qué términos se va a dar ni bajo qué condiciones.

No hubo tiempo.  El ánimo de los rectores tras el encuentro fue de lo reservado a lo incrédulo. Aunque algunos representantes, cuatro para ser exactos, hablaron de manera pública ante los medios, la mayoría optó por esperar, aún más, a que se abra la baraja sobre la mesa y el gobierno que viene deje ver claramente sus cartas. En corto, sí, reconocieron que no hay por ahora muchas coincidencias en las formas y en los métodos para alcanzar ciertas metas como el incremento de la cobertura o la diversificación de la oferta educativa. Tampoco tienen muy en claro aún cómo se van a operar los recursos para el año 2019. Aunque se dijo que no habría recorte al gasto, la situación financiera de ciertas instituciones obliga a saber desde ahora con qué recursos y con qué herramientas se van a enfrentar estas posibles contingencias. No hubo tiempo ni modo para preguntar o indagar de parte de los rectores hacia dónde va a navegar el barco.

Ciertas posturas. Lo que fue evidente, y como lo hemos mencionado aquí en ocasiones anteriores, fueron las posturas y las alternativas que se perfilan al interior de la Anuies para entablar una relación con las nuevas autoridades. Desde aquellos que se han mantenido al margen, pero en el ánimo de reconocer cuando se hagan mal las cosas, cuestionar y confrontar. Hacerlo desde ahora, comentan, es entrar en una etapa de desgaste que no es oportuna aún. Otros apuestan a la relación incondicional y sin autocrítica. En esa línea caen en excesos innecesarios. Como aquel que en su discurso, a nombre de la comunidad politécnica habló de poner a las universidades “al servicio de la cuarta transformación de la República”. O aquel que en redes sociales afirmó que el Presidente electo se comprometió a atender la problemática de las instituciones con problemas financieros cuando no hubo tal pronunciamiento, cuando la petición se hizo de manera personal y en corto al acercarse al candidato ganador de las elecciones presidenciales. Excesos que no hablan muy bien de lo que puede venir si esta postura es la que prevalece.

¿Qué sigue?  Tras el primer escarceo, viene una etapa que debe y tiene que ser decisiva. Poner la lupa en ese acuerdo anunciado entre la Anuies y el presidente electo, es lo primero. Revisar los términos y las alternativas que se van a implementar. No ceder a las tentaciones, que ya se ven en los anuncios de la nueva administración, de hacer a un lado la calidad para masificar la educación superior. Porque el proyecto de universidades impulsadas por MORENA, que se pretende ampliar a nivel nacional no tiene la calidad mínima y que tanto se le ha exigido a la educación superior pública. No tienen los indicadores mínimos de calidad ni instalaciones adecuadas. Carreras que se imparten que no responden a un estudio pertinente de la demanda académica. Eso no debe terminar por ser el eje de los próximos seis años. Los rectores deben sostenerse en la evaluación continua, en la certificación de programas y profesores, en los resultados que se han tenido en los últimos años. No hay excusa para abandonar esta ruta. Y ellos, aunque no atrevan a decirlo abiertamente, lo saben más que nadie.

Nuevo rector en la UACJ.  En la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), la comunidad universitaria, optó por elegir a Juan Ignacio Camargo Nassar como rector para el periodo 2018-2024, en sustitución de Ricardo Duarte Jáquez. La toma de posesión se realizará el próximo 10 de octubre. Para nadie es un secreto que Camargo Nassar era el candidato del gobernador Javier Corral para hacerse de la rectoría. El actual director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración, es hermano de Javier Ignacio Camargo Nassar, notario público muy cercano al mandatario estatal. Como se esperaba desde que Camargo Nassar anunció sus aspiraciones para ser rector de esta institución. Veremos si ya con un incondicional en el cargo, la relación entre el gobierno del estado y las autoridades universitarias deja la tensión que se vivió desde el arribo de Corral a la gubernatura del estado.

Carlos Reyes

Leer más ...

Regla de tres 765

Lo que viene. Las nuevas formas para ejercer los equilibrios en la educación superior ya son evidentes. Han cambiado, en cuestión de meses, y con toda seguridad en los meses por venir se van a ajustar a la visión política que poco a poco se va a posicionar, y se van a alinear a los nuevos actores que aparecen desde ya en la escena del acontecer nacional. Las universidades públicas del país, y al parecer también las privadas, han comenzado a virar hacia las políticas de financiamiento que se avecinan. Pero también hay que decir que no son todas, que hay muchas que se sostienen en sus principios y desde la autonomía, desde la autoderminación y la autogestión señalan los desafíos que hay que enfrentar y confrontar. No han abandonado la crítica ni los cuestionamientos y eso es lo que debe prevalecer. Y los meses por venir son una prueba muy fuerte a esas bases que la educación superior no debe olvidar.

Leer más ...

Regla de tres 763

Tiempos claros. Ahora que la congruencia en el ámbito político y social, y hasta académico, no anda con buen estado de salud; cuando lo políticamente correcto es la voz de un grupo, que un día enarbolan la democracia como bandera de lucha y al día siguiente, porque así conviene a sus intereses y a su visión, golpea a las mismas instituciones, vale la pena resaltar los gestos, las acciones y las actitudes de quienes se colocan por encima de esa nueva forma de entender la realidad y los tiempos actuales. Y no porque sea meritorio en sí mismo, sino porque habla de la calidad personal y la capacidad de entender las circunstancias y el tacto que debe tenerse cuando la historia coloca a cada quien en el lado correcto.

Leer más ...

Regla de tres 761

La continuidad.   Más allá de la coyuntura postelectoral que se viene, las universidades e instituciones de educación superior tienen agenda y tienen rumbo por delante. Su visión de los retos y los desafíos que van a encarar en el corto y en el mediano plazo estás muy bien delimitados. Han trabajado en los últimos años en el diagnóstico, en el análisis y en las propuestas que deben asumirse con compromiso, con seriedad y con mucha atingencia. Desde el seno de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), desde el Consejo Mexicano de Investigación Educativa (Comie) y desde las propias instancias universitarias, se ha trazado una ruta que debe concretar sus metas y lograr resultados en beneficio de millones de jóvenes. Y esos son esfuerzos que han dado frutos.

Leer más ...

Regla de tres 759

Un error a todas luces.  La propuesta de eliminar los exámenes de admisión para ingresar a la educación superior, más allá del impacto mediático que pueda tener y el éxito que pueda generar entre ciertos sectores de la población que prefieren optar por la vía más fácil, no ha sido debatida a fondo, ni se le ha dado el espacio que se merece para entender que no es un asunto viable, ni académica, ni social ni económicamente. El debate a nivel local en torno a este planteamiento se ha comenzado a dar en algunos espacios para contrastar. Ocurrió apenas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), donde el aspirante al gobierno de ese estado por Morena, Luis Miguel Barbosa, insistió en quitar este requisito para que todos accedan a este nivel educativo. Por su parte el exrector de la BUAP, y aspirante por el PRI, Enrique Doger Guerrero comentó: “Es una posición populista, que suena bien, pero ¿cómo haremos para admitir a más jóvenes en Medicina? Se requieren laboratorios, bibliotecas, aulas y maestros. Ampliar la matrícula es responsabilidad de la institución pero no eliminando los exámenes de admisión”.

Leer más ...

Regla de tres 757

Nueva campaña contra universidades.  Ahora resulta que ciertos partidos políticos y ciertos aspirantes a cargos de elección popular han volteado hacia a las universidades públicas estatales para buscar ahí culpables y emitir acusaciones que no tienen absoluto sustento pero sí enrarecen, y mucho, el clima al interior de las comunidades universitarias. Y más cuando los rectores han decidido, con la mayor pertinencia y prudencia, alejarse del escenario electoral para no incidir y no prestarse a este tipo de señalamientos que en los últimos días las ponen en la palestra como oficinas de campaña donde se induce al voto o se canalizan recursos para apoyar a determinadas organizaciones políticas. Un asunto que, de inicio, resulta mezquino y, como siempre, le cargan a las instituciones de educación superior responsabilidades, culpas y operaciones que, en la mayor parte de las ocasiones, no resultan ciertas.

Leer más ...