Menu
Recibe investigadora de la UABC el Premio Nacional al Mérito Ecológico 2017

Recibe investigadora de la UABC el …

Por su destacada trayecto...

TV-UASLP fue nominada por la FIAT por uso innovador de archivos en video

TV-UASLP fue nominada por la FIAT p…

La Universidad Autónoma d...

Recrea IPN eclipse de sol en el planetario

Recrea IPN eclipse de sol en el pla…

A partir de hoy y hasta e...

Comienza programa “Échale Neuronas”, en la UdeC

Comienza programa “Échale Neuronas”…

La Universidad de Colima,...

Inicia Nuevo Programa de Maestría en Educación en la UABC

Inicia Nuevo Programa de Maestría e…

Inicia programa de Maestr...

Comité de Voluntariado de Damas de la UASLP entrega becas a madres solteras

Comité de Voluntariado de Damas de …

El Comité de Voluntariado...

Grupo de investigación de física del IPN celebra 50 años

Grupo de investigación de física de…

Al conmemorar los 50 años...

Tienen alumos de la UdeC participación exitosa en China

Tienen alumos de la UdeC participac…

“La Universidad de Colima...

Incorpora UABJO perspectiva de género a planes y programas de estudio

Incorpora UABJO perspectiva de géne…

La Dirección de Equidad y...

Toma protesta Representación Estudiantil en la FCQI de la UABC

Toma protesta Representación Estudi…

Se llevó a cabo la ceremo...

Prev Next
Estación de paso

Estación de paso (96)

Zygmunt Bauman la experiencia líquida

La semana pasada Roberto Rodríguez y Humberto Muñoz publicaron oportunamente en Campus sendos textos en torno a la trayectoria y obra del recientemente fallecido sociólogo polaco Zygmunt Bauman (1925-2017). Se trata del último de los intelectuales crecidos y madurados en el contexto  político, económico y cultural del siglo XX, esa generación que experimentó en carne propia los horrores de las guerras, el ascenso y caída de los totalitarismos, la construcción de los grandes estados sociales europeos y de los relatos exitosos sobre el bienestar, la justicia y la igualdad; pero es también el último de los grandes teóricos postmarxistas que atestiguaron la crisis de legitimación del capitalismo, el desgaste de las democracias liberales y representativas de los años setenta y ochenta, el ascenso del paradigma neoliberal como modelo dominante de gestión de las crisis económicas, y las secuelas de la globalización del capitalismo de casino que gobierna las economías y las sociedades nacionales desde los años noventa y las primera década del siglo XXI.

Leer más ...

El poder de la estupidez

El señor T. se mueve bajo un halo de decorosa estupidez;
una estupidez minuciosa, de meticulísima pompa.
—Leonardo Sciascia,
El señor T. protege al pueblo (1947)

La estupidez, junto con la inteligencia, es uno de los grandes temas de las sociedades antiguas y contemporáneas. El punto de partida de muchas de las discusiones sobre el asunto tiene que ver con el hecho de que en todas las épocas y en todas las sociedades hay estúpidos, al igual que hay listos y tontos, oportunistas e ingenuos. Su distribución no respeta raza ni nacionalidad, posición social o género. Ambos conjuntos se superponen, coexisten y traspasan continuamente sus fronteras. El problema es definir qué es la estupidez, y construir esa definición constituye un desafío formidable para el sentido común, pero también para la psicología, la filosofía o para las ciencias sociales en general. Dostoievsky, que algo sabía de la naturaleza humana, en algún momento escribió: “El hombre es estúpido, fenomenalmente estúpido”.

Leer más ...

La respuesta no está en el viento

La sorprendente y preocupante victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos ocurrida la semana pasada cierra prematuramente un annus horribilis para las democracias contemporáneas. Luego del triunfo del Brexit en Gran Bretaña y del No por la paz en Colombia, y en el contexto del resurgimiento de microclimas  neo puritanos y no democráticos en distintas sociedades locales,  el panorama luce desolador para las fuerzas de la izquierda, pero también para intelectuales, medios de comunicación y políticos más o menos tradicionales. Ningún esfuerzo de economía explicativa es capaz de ofrecer una visión comprensiva de lo que ocurre hoy en el mundo de las relaciones entre política y cultura, entre estado y sociedad, en distintas partes del mundo y con diversas circunstancias locales y nacionales. La perplejidad, la incredulidad y el asombro se consolidan como signo de los tiempos.

Leer más ...

Los profetas de Silicon Valley

De cuando en cuando diversas voces anuncian en buen tono dramático el fin de la universidad. Decepción y entusiasmo se entremezclan en proporciones imprecisas en los mensajes que viejos y nuevos profetas realizan sobre el fin de las universidades en el futuro inmediato, argumentando su inviabilidad económica, su irrelevancia social, o su incapacidad institucional (pedagógica, académica, organizativa) para adaptarse a las circunstancias, los retos o los desafíos globales o locales. Siendo instituciones medievales —como las catedrales o el parlamento—, con casi mil años de existencia, las universidades son objeto de desahucio intelectual con relativa frecuencia. Pero con distinta intensidad, esas voces se han multiplicado en los últimos años bajo el clima del fetichismo nanotecnológico que a lo largo del siglo XXI se ha adueñado de los discursos e imaginarios de políticos, empresarios y técnicos relacionados con la educación superior.

Leer más ...

Bob Dylan: Música para infieles

¿Que cómo son mis canciones? Pues mire usted, tengo canciones de muchas clases. Aunque no lo crea, tengo canciones de cinco, de seis, de siete, de ocho y de diez minutos.
—Bob Dylan, 1965

 El Nobel de Literatura concedido a Bob Dylan ha encendido viejas polémicas sobre los criterios con que se adjudica el Premio. Sin embargo, parafraseando al clásico, premio dado ni dios lo quita. Por ello, actualizo un texto que escribí en 2012 con motivo de los 70 años de Dylan, y que fue publicado originalmente en el suplemento Tapatío del periódico El Informador, de Guadalajara.
—O—
Hace medio siglo, en la primavera de 1962,  un joven tímido, que apenas pasaba de los veinte años, de aspecto descuidado y, para más señas,  oriundo de Minnesota, lanzaba al mercado un disco titulado escuetamente Bob Dylan. El acetato incluía 13 canciones dominadas por una voz de sonoridad extraña, guitarras y armónica, 11 de las cuales eran versiones de temas de  autores clásicos del folk y del blues como Woody Guthrie y Robert Johnson, y sólo 2 eran creación de un tal Robert Zimmerman.

Leer más ...

El cortoplacismo y las universidades

A la memoria de Luis González de Alba, referente moral e intelectual de una generación

“Un fantasma recorre nuestra época: el fantasma del corto plazo”. Así comienza el libro Manifiesto por la historia de Jo Guldi y David Armitage, publicado originalmente en inglés en 2014 y traducido recientemente al español (Alianza Editorial, Madrid, 2016). Por supuesto, en la frase resuenan los ecos dramáticos y clásicos del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels, pero se trata de un alegato actual, pertinente y provocador respecto de lo que los autores denominan como la “enfermedad del cortoplacismo”. Para decirlo en breve, esa enfermedad es producto de una crisis prolongada que recorre el pensamiento de la política y la economía, dominado ferozmente por calendarios y relojes centrados obsesivamente en la búsqueda de resultados e impactos de corto plazo más que en la reflexión sobre las consecuencias profundas a largo plazo de las acciones humanas.

Leer más ...

La crisis y sus tinieblas

Con el ruido de fondo de la nueva crisis del oficialismo desatada por varios frentes, el cuarto Informe de Gobierno se convirtió en la crónica un tanto desesperada de los malos tiempos, y humores, que recorren la vida política mexicana, escenas y relatos que anticipan, prematuramente, el fin de una administración y la emergencia de un tiempo nublado poblado por nuevos actores, voces e intereses. Derrotas electorales no previstas, las desastrosas implicaciones del “efecto Trump”,  el estancamiento económico prolongado asociado a un creciente escepticismo de los mexicanos con la democracia (según la encuesta de Latinobarómetro 2016), las protestas del conservadurismo más cerril alentado por los intereses de la clerecía y de las élites de poder realmente existentes en la sociedad mexicana, postales sueltas,  amontonadas, de parálisis política, y el desgaste de una retórica de reformas estructurales sin instrumentaciones prácticas, han colocado al gobierno, otra vez, en la puertas de salida al infierno.  Los fantasmas de la crisis, los abismos del fracaso, el desencanto propio de ilusiones fallidas y promesas no cumplidas, vuelven a poblar la imaginación y los futuros sombríos de no pocos sectores, algunos de los cuales reclaman desde ya la renuncia del Presidente y de su gabinete como exorcismo de los males de una coyuntura que se ha vuelto ciclo.

Leer más ...

El regreso de los enseñaderos

Hace casi un siglo, cuando un joven Manuel Gómez Morín fungía como director de la Escuela Nacional de Jurisprudencia de la Universidad Nacional, durante el segundo período rectoral de Antonio Caso, pronunció un adjetivo que con el tiempo se volvería célebre y polémico. En la sesión del 7 de julio de 1922 del Consejo Universitario, al proponer la creación de nuevos doctorados y carreras en la universidad, Gómez Morín afirmaba que “desgraciadamente las escuelas profesionales en México no se pueden llamar facultades universitarias… nuestras escuelas son simples enseñaderos” (María Teresa Gómez Mont, La lucha por la libertad de cátedra, UNAM, 1996, p.73). El contexto, las palabras, los actores de la época, permiten encontrar el sentido profundo del reclamo de Gómez Morín. Las prácticas memorísticas, de dictados en clase, se habían impuesto a las necesidades de asociar la docencia con la investigación, la articulación de las carreras profesionales y el posgrado con prácticas de discusión y con la búsqueda de nuevos conocimientos basados en métodos científicos en todas las disciplinas, como lo habían hecho desde principios del siglo XIX las universidades alemanas, bajo la influencia de las ideas de Wilhelm Von Humboldt.

Leer más ...

Crítica de la razón útil

 Desde hace tiempo un nuevo utilitarismo se ha instalado firmemente en el centro de los discursos pedagógicos y educativos en prácticamente todo el mundo. Se trata, para decirlo en breve, de eliminar todos aquellos cursos y contenidos que no aporten alguna utilidad concreta a la formación de los estudiantes universitarios, algo que les pueda ser verdaderamente útil y práctico en su vida profesional. Por supuesto, lo “inútil” se asocia a lo superfluo, a lo prescindible, a todo aquello que no tenga una aplicación específica para las profesiones. Este espíritu de la época domina el mundillo educativo, y ha dado un enorme respaldo a enfoques de moda como el de las competencias, que, bien visto, no es más que una retahíla de lugares comunes: trabajo en equipo, calidad, gestión de la información, eficiencia en el uso de las TIC´s, cursos masivos en línea (MOOC´s). Y para las universidades, presionadas desde hace mucho para hacer más con menos, significa seleccionar mejor a sus estudiantes, optimizar recursos, mejorar los ambientes escolares, reformar curricularmente sus programas, evaluarlos, estandarizarlos, compararlos, hacerlos competitivos local, nacional e internacionalmente. La música de los incentivos actúa en forma de pequeños sobornos cotidianos: más titulados, más recursos; mejores indicadores de calidad, más reconocimientos; más profesores doctorados, más prestigio y calidad institucional; más publicaciones, más dinero para los bolsillos de los profesores.

Leer más ...

Cabeza de turco

 Los hechos son conocidos: la tarde del pasado 15 de julio se puso en marcha un golpe de Estado contra el gobierno del presidente de Turquía Recep Tayyp Erdogan, que movilizó al ejército turco y a miles de ciudadanos de ese país. En medio de la confusión, se supo que una facción del ejército apoyada por altos funcionarios y policías se había levantado en armas contra Erdogan, su gobierno y su partido (“Partido de la Justicia y el Desarrollo”, AKP por sus siglas en turco), por considerar que es un régimen corrupto, despótico y autoritario. Esa misma noche  el propio presidente anunciaba la captura de los culpables y el restablecimiento del orden institucional. El intento golpista había fallado.
En medio de ese restablecimiento, el gobierno ordenó inmediatamente apresar y destituir en masa a miles de dirigentes, funcionarios y políticos, acusados de participar en la revuelta. Nunca como ahora la expresión “cabeza de turco” (el equivalente a la de “chivo expiatorio”) tuvo tanta aplicación política, simbólica y práctica para focalizar la venganza presidencial en individuos y comunidades específicas. Y entre esos miles, se encuentran rectores, académicos y funcionarios de las universidades públicas y privadas del país. Según fue dado a conocer por distintos medios, una de las acciones inmediatas fue la “purga” de más de 15 mil maestros del sistema educativo básico, además del despido de “todos los rectores y decanos de facultades (1, 577 académicos)”, por orden directa del Presidente turco (La Vanguardia, Barcelona, 20/07/2016). Además, “a los profesores y empleados de las universidades se les prohibió salir al extranjero y se exigió a los que participan de intercambios  que regresen” (El País, 21/07/2016). Se decretó también “el cierre de 15 universidades y de 1043 escuelas privadas y residencias de estudiantes” (El País, 24/07/2016).

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV