Menu
Convoca Rector de UABC a consolidar la democracia en México

Convoca Rector de UABC a consolidar…

El Rector de la Universid...

Inaugura UABC e XXVI Concurso Internacional Ensenada Tierra del Vino

Inaugura UABC e XXVI Concurso Inter…

La Universidad Autónoma d...

Conmemoró la UABJOel bicentenario del natalicio de Carlos Marx

Conmemoró la UABJOel bicentenario d…

“El Capital está de regre...

Rector de la UAS pone en marcha Segundo Foro Regional sobre Derechos Políticos

Rector de la UAS pone en marcha Seg…

Se desarrolla en la Unive...

Disfrutaron 170 mil asistentes el mundo de la tecnología en Papirolas 2018

Disfrutaron 170 mil asistentes el m…

“Get lucky” de Daft Punk,...

Ciencias Forenses, una de las carreras con mayor demanda en CUTonalá de la UdeG

Ciencias Forenses, una de las carre…

El primer obstáculo de es...

Participa Eduardo Peñalosa Castro en el IV Encuentro de rectores de Universia

Participa Eduardo Peñalosa Castro e…

El doctor Eduardo Peñalos...

En todo el mundo estamos frente a una clase política despreciable: Michelangelo Bovero en la UNAM

En todo el mundo estamos frente a u…

Nosotros, en todo el mund...

Ceniza, afectación mayor durante erupción explosiva: Nick Varley en la UdeC

Ceniza, afectación mayor durante er…

Como parte del Taller de ...

Otorgará IPN nueva beca a estudiantes para impulsar el deporte

Otorgará IPN nueva beca a estudiant…

Para motivar a los estudi...

Prev Next
Estación de paso

Estación de paso (114)

El (misterioso) tren de las reformas

Mientras se discuten las implicaciones de las adecuaciones a las reformas educativas impulsadas por el gobierno federal en el nivel básico, la educación superior mexicana aún aguarda señales más claras del rumbo de la política educativa sexenal. Por lo pronto, con el  Programa Sectorial de Educación 2013-2018  ha comenzado un proceso de rediseño de políticas que aún esperan a ser planteadas con mayor contundencia, brevedad  y claridad por parte de la agencia federal responsable de su diseño e instrumentación (la Subsecretaría de Educación Superior). Sin embargo ya se están dando a  conocer algunos avances importantes al respecto.

Leer más ...

Educación superior: políticas, retórica y poder

En el campo de la educación superior mexicana se observa desde hace tiempo el predominio de una retórica nebulosa, cansina, que descansa sobre el empleo sistemático de ciertas palabras y conceptos: calidad, integralidad, competitividad, sociedad del conocimiento, cobertura, equidad, evaluación. En los tiempos del salinismo, parte de esa retórica se condensó en una idea mayor: la modernización educativa. Es una idea no exenta de ambigüedades ni de confusiones, como lo muestra el largo debate sociológico sobre la concepción misma de la modernización, la modernidad y el modernismo, o como lo fue luego el debate sobre la globalización, el globalismo y la globalidad.  Pero la idea misma de la modernización se asoció con la promoción del cambio institucional, con la irrupción de los tiempos del enaltecimiento discursivo de temas como  la calidad y la excelencia académicas, y en la práctica con la subordinación de la autonomía universitaria a los ejercicios de evaluación y las diversas fórmulas del financiamiento público diferencial y condicionado. El resultado global entre 1989 y el 2012 fue un cambio silencioso pero altamente significativo y práctico  en términos de la redefinición de la autonomía universitaria, de la disminución,o modificación, de los grados de libertad de académicos e instituciones de educación superior, de  la expansión no regulada, o débilmente regulada, de la oferta privada, el triunfo de la ideología y de las ilusiones de la calidad, la innovación y el emprendurismo, en un contexto donde las prácticas y rutinas educativas cambiaron con diversa intensidad, ritmo y orientaciones.

Leer más ...

Los Lobos: 40 años

La Virgen de Guadalupe y César Chávez. Ritchie Valens, el barrio y los batos. Tin tán, el pachuquismo del  los años cincuenta y sesenta, y el cholismo de los setenta y ochenta; la politización de la música, los cantos y el baile. El reclamo de la singularidad chicana y mexicoamericana surgido entre las aguas turbulentas de la cultura mexicana y la cultura gringa made in California. El spanglish, el zoot suit, los zapatos bicolores, el sombrero con plumas, los colores chillantes, el paliacate enredado en la frente. La cumbia, el blues, el corrido, el rock y el mariachi, el danzón y la marimba, el huapango, el mambo y el Rythm' and Blues. El Flaco Jiménez y los Texas Tornados, Los Tres García, Espaldas Mojadas y El Bracero del Año, Luis Valdez, el Piporro y Los Panchos, la frontera y el Río Bravo, Tijuana y San Francisco, las mil millas que van de la avenida Revolución al cruce con las calles Haight-Ashbury. El tequila y la mota, la cerveza y el agua de Jamaica. El borlo y la pachanga, la soledad expresada entre letras y música de orígenes imprecisos. Son al mismo tiempo Bob Dylan y José Alfredo Jiménez, Javier Bátiz y Eric Clapton, Los Beatles y The Band, los Stones y Vicente Fernández, Álvaro Carrillo y J.J. Cale, Pedro Infante y B.B. King.

Leer más ...

Historias paralelas: El Chamizal Calling

El campo de la educación superior universitaria pública en México está habitado por distintas biografías individuales e institucionales. Cada una de ellas posee una singularidad irrepetible, definida por los contextos sociales, los territorios, las creencias, los hábitos y las prácticas que caracterizan los distintos órdenes institucionales universitarios. En cada región y ciudad donde funciona una universidad pública, existe un entramado complejo de relaciones entre los universitarios, y entre éstos y las diversas agrupaciones sociales, organizaciones empresariales,   partidos políticos, gobiernos locales y estatales c on los que las universidades públicas construyen sus identidades, sus acuerdos, sus logros, tensiones y contradicciones. En esos entramados específicos, las universidades estatales y federales experimentan los efectos de las políticas públicas de educación superior, tratando de adaptarse lo mejor posible a las restricciones y a las oportunidades que representan los programas, los fondos y las acciones públicas para recompensar comportamientos, construir logros e indicadores de desempeño, ajustarse a las metas gubernamentales, o resolver problemas institucionales con el auxilio de apoyos públicos federales o estatales.

Leer más ...

La música de las emociones

…mientras, se destruía a sí misma, cantaba,  discordante, profunda, desgarradora.
Es imposible no llorar por ella. O no odiar el mundo que hizo de ella lo que fue.
—Eric Hobsbawn, Billie Holiday, 1959.

Ciertos sonidos, palabras e imágenes dominan desde hace tiempo el ánimo público de una era de la historia que, como sugirió hace algunos años Hobsbawn,  “ha perdido el norte” y que, en los primeros años del nuevo milenio, “mira hacia adelante sin guía ni mapa, hacia un futuro irreconocible”. Este tono sombrío, un tanto dramático pero también realista, es un buen punto de partida reflexivo para un historiador, como lo podría ser para un sociólogo o un antropólogo preocupado por examinar la música de las emociones sobre el presente y el futuro de las sociedades. Combinado con el espectacular ascenso de la sociedad gerencial, dominada por los más variados especímenes de consultores, publicistas, y empresarios o políticos que encumbran la gestión de negocios, la búsqueda de la calidad y del éxito como sinónimos de la felicidad, la planeación estratégica de las vidas de individuos, grupos e instituciones, las relaciones entre emociones,  sociedad,  cultura y poder han re-localizado sus relaciones, sus potencialidades, sus tensiones. La dimensión simbólica de la vida social ha transformado sus referentes, sus códigos interpretativos, sus prácticas cotidianas. En el transcurso de estos años confusos, turbulentos, la noción de la alta cultura, el viejo canon burgués de la distinción ética y estética respecto del resto de los mortales (los no-burgueses, desde luego), se ha perdido entre la nube de instaladores, mercenarios y manipuladores de imágenes, expertos en photoshop, en donde la música  clásica se nutre de “un repertorio muerto”, y la música popular no es encabezada por el vanguardismo del jazz ni por la naturaleza expansiva del rock,  sino por una mezcla extraña de ritmos de linajes diversos, difundidos globalmente  mediante el uso intensivo de las nuevas tecnologías de información, instrumentos que de algún modo han transformado las prácticas, los gustos, las estéticas del consumo cultural masivo.  

Leer más ...

La experiencia de la universidad

A la memoria de Rafael, Fallo, Cordera.

Uno de los temas relativamente poco tratados en el campo de la educación superior mexicana tiene que ver con la experiencia de la universidad en los itinerarios de la  formación moral, intelectual y académica de los jóvenes universitarios. Por los textos de Adrián de Garay, de María Herlinda Suárez, o de Dinorah Miller, y por el impulso a los estudios sobre la juventud mexicana que abrazó apasionadamente Rafael Cordera Campos desde los primeros años noventa, entre otros, algo sabemos de la manera en que los estudiantes universitarios transitan por las aulas, los jardines y los pasillos universitarios, sus percepciones, sus decisiones y elecciones, sus creencias y expectativas.  Como espacio cultural en un sentido amplio, la universidad es un territorio donde el conocimiento, los sentimientos y las emociones van de la mano, particularmente en una etapa donde los jóvenes veinteañeros no solamente aspiran a convertirse en profesionistas sino que también dan sus primeros pasos como ciudadanos. Las escuelas y facultades son lugares de adiestramiento escolar, pero  también sitios de educación de los sentimientos de los jóvenes, un cruce de caminos que van del descubrimiento científico a la formación política, de la observación de los rituales académicos a la inmersión, con suerte, en las artes del debate público y la discusión intelectual.

Leer más ...

El extraño regreso del Sr. Torquemada

La historia de la sociedad del espectáculo es en buena medida la historia del desvanecimiento de las fronteras entre lo público y lo privado. Políticos, hombres de negocios, actrices y actores, deportistas y locutores, profesores e intelectuales,  son los protagonistas visibles de ese cambio profundo en la valoración de lo que es de todos, lo que es de nadie, y lo que pertenece al ámbito de los individuos. Los medios, por supuesto, incluyendo los tradicionales y los nuevos, se han erigido en espacios de juicios sumarios y tribales sobre la vida y obra de los privados para valorar su desempeño público y viceversa. En otras ocasiones, son los propios individuos –que incluyen a cantantes o actrices de moda, boxeadores profesionales, funcionarios públicos, a los nuevos ricos- los que aspiran a hacer públicas sus preferencias, sus pertenencias y posesiones, su lugar en el mundo público, exhibiendo parte de sus vidas privadas al abierto escrutinio de otros, fotos y entrevistas incluidas. Baste observar lo que todos los días se publica en casi cualquier lado para mostrar ese cambio profundo del sistema de creencias que domina la sociedad del espectáculo.

Leer más ...

La era de la bestia

El conflicto magisterial encabezado por la CNTE desde hace ya varias semanas, es una buena estampa (colorida, conflictiva, dramática) de los problemas que enfrenta todo intento de reforma de la acción pública en sectores específicos, en este caso, el de la educación básica. El desarrollo del conflicto, que va del anuncio que el Presidente hizo de la reforma educativa en diciembre del año pasado, en su toma de posesión, hasta el desalojo del Zócalo el 14 de septiembre y las negociaciones de la CNTE con la Secretaría de Gobernación la primera semana de octubre, pasando por el golpe mediático, político y judicial derivado de la detención de la profesora Gordillo a principios del 2013, ha colocado un conjunto de intereses y posicionamientos en el centro del debate público. Lo que hemos visto a lo largo de este año intenso es un juego de poder entre reformadores y bloqueadores de las reformas, o, para decirlo en términos un tanto más técnicos, o  clásicos: la formación de una coalición reformadora vs. la resistencia de una fuerza  de bloqueo a las reformas. Es un espectáculo en el cual “la política de las políticas”  está en el centro del pleito, una postal de conflicto y poder de nuestra “era de la bestia” en el campo educativo nacional.

Leer más ...

Grietas, llanuras rajadas, arroyos secos

Desde hace tiempo, en México, como en otros lugares y territorios, circula la idea de que construir el futuro es una empresa imposible o, en el mejor de los casos, un ejercicio de ociosos, de intelectuales de café, una ilusión atractiva pero esencialmente inútil para resolver los problemas de aquí y de ahora. En algunos contextos, incluso,  el futuro es visto como una alucinación o una fantasía, una droga intelectual determinada por el peso insoportable de un presente imposible; en otros, el futuro es un territorio inhóspito, cuya determinación depende de lo que hagan o dejen de hacer otros actores, otras fuerzas, situadas generalmente fuera de la localidad, del territorio o incluso del país.  En muchos otros casos, la metafísica, la astrología y la charlatanería de ocasión son prácticas comunes para intentar adivinar el futuro, intentos desesperados para conocer amigos y enemigos, saber qué hacer para que los individuos ganen dinero, tengan suerte en el amor, obtengan la felicidad, sean exitosos, famosos y reconocidos por todos. Baste abrir las páginas de los periódicos, recorrer calles y avenidas de las ciudades mexicanas, o mirar anuncios televisivos o en internet, para confirmar cómo esa oferta de futuros instantáneos y agradables prolifera de manera abundante entre signos de horóscopos, lectura de barajas y prácticas de adivinación.

Leer más ...

La ética de la ambigüedad

Los recientes escándalos de corrupción que recorren la república de los medios en todo el país han tenido su origen en las arcas de los gobiernos de los estados. Tabasco, Aguascalientes y Jalisco se han convertido en temas de indignación moralista, el deporte nacional de moda desde hace algún tiempo entre ciertos medios, intelectuales y analistas de las cosas públicas. Las administraciones de los exgobernadores Granier, Reynoso Femat  o Emilio González, de distintos orígenes partidistas (el PRI, el primero, y los otros dos del  PAN), se han colocado en el centro del ojo público —es decir de los medios— para tratar de mostrar con frecuencia cansina, y en tono grave y quejumbroso, cómo la corrupción, como la estupidez, no tiene límites.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS