Menu
Celebra Universum, museo de las ciencias de la UNAM, 25 años de vida

Celebra Universum, museo de las cie…

El primer museo de cienci...

La UdeG abre oficina en la Universidad Estatal de Arizona

La UdeG abre oficina en la Universi…

El Desarrollo de una Maes...

Migración 2.0, libro de la UAM,  contribuye a la reflexión de este fenómeno social

Migración 2.0, libro de la UAM, co…

El libro Migración 2.0 co...

Lectura en voz alta permite mejor acercamiento a historias: Autoridad de la UASLP

Lectura en voz alta permite mejor a…

La lectura en voz alta pe...

Recibe revista de la Facultad de medicina de la UNAM premio Scimago 2017

Recibe revista de la Facultad de me…

La revista “Investigación...

UdeG refuerza lazos académicos con universidades japonesas

UdeG refuerza lazos académicos con …

Con el fin de reforzar la...

Aprueban a la UAS un incremento de 100 mdp en el presupuesto estatal para 2018

Aprueban a la UAS un incremento de …

Un incremento de 100 mill...

Alumnos de la UAM entrenaron a bachilleres ganadores en la Olimpiada de física

Alumnos de la UAM entrenaron a bach…

Alumnos de las licenciatu...

Fortalece convenio entre UdeC y universidad brasileña experiencia académica de alumnos

Fortalece convenio entre UdeC y uni…

Seis estudiantes de la Li...

Son reconocidas licenciaturas de UABC por Ceneval

Son reconocidas licenciaturas de UA…

Ingresaron al Padrón de L...

Prev Next

Opinión

La lucha de vera y Sicilia

El hecho de que Alejandro Vera Jiménez, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMor) desde 2012*, esté sujeto a un proceso penal y en peligro de ir a prisión, más allá del incordio personal y familiar que provoca, es otra mala noticia para la  educación superior pública y la comunidad universitaria morelense.
A punto de ser detenido junto con su esposa por enriquecimiento ilícito, como en cualquier escándalo mediático el rector acusado es víctima anticipada. Se le puede defender en los mismos medios y tal vez salga bajo fianza o ni siquiera toque las puertas de la cárcel, pero el daño moral contra la pareja rectora y la propia institución ya está hecho.

Leer más ...

La cultura política de la violencia

En la línea del tiempo histórico, hay momentos críticos que deciden, global-mente, el derrotero de una nación. Los acontecimientos de 1968 y las decisiones del poder político frente al movimiento estudiantil determinaron en muchos aspectos la ulterior evo-
lución de México y, yo sostengo, sus secuelas se pueden rastrear hasta la actualidad.    
En realidad, la disidencia estudiantil no concluyó en 1968 y continuó bajo otras modalidades en los siguientes años, de la misma manera que, en el lado contrario, se prolongó la conducta gubernamental de perseguir y castigar a los estudiantes. En los diez años siguientes de nuestra historia, hubo conflictos recurrentes entre sectores universitarios y autoridades federales y estatales (Jueves de Corpus de 1971, conflictos estatales en torno a la autonomía universitaria, asesinatos de estudiantes, experimentos de co-gobierno, etc.).

Leer más ...

Contra la meritocracia

Era 1958 e iniciaba en Estados Unidos y en varios países europeos el debate educativo post-Sputnik: un diagnóstico sobre la debilidad de los sistemas occidentales para enfrentar los avances que en materia de ciencia y tecnología exhibía la Unión Soviética, así como propuestas de reformas enfocadas a la formación en matemáticas y disciplinas científicas, y un apoyo gubernamental más decidido a la investigación básica y aplicada.
En ese contexto, la filósofa Hannah Arendt, que entonces ejercía como profesora invitada en la Universidad de Princeton, publicó un ensayo “The Crisis in Education”, posteriormente incluido en su obra compilatoria Between Past and Future (Viking Press, 1961). El mismo año se publicó en Inglaterra The Rise of the Meritocracy 1870-2033y, obra de ficción crítica de Michael D. Young (Transaction Publishers) en que, bajo la forma de una anti-utopía, imagina lo que ocurriría si en un país se implantaran los principios meritocráticos para regir por completo las actividades de la economía, la política y el orden social: un desastre.

Leer más ...

Una pasión lúcida

Entre 1997 y 2000, Rafael Segovia escribió una serie de artículos periodís-ticos que comprenden, lo que puede considerarse el periodo de la crisis final del predominio priísta en la vida política mexicana. El desenlace de lo que se llama la [transición de la democracia]. No es un tratado ni una crónica, pero tampoco —mucho menos— una miscelánea; la brevedad de los textos y la variedad de los motivos puede resultar engañosa: se trata de una sola, continuada meditación, de tres años, sobre la naturaleza de la política mexicana.
Cuando pase el entusiasmo de la transición democrática y cuando pase también el desencanto, que vendrá después, será indispensable leer de nuevo a Rafael Segovia, leer precisamente estos textos, para saber que pasó, para saber la trama menuda de miserias, ambiciones y torpezas con que se hizo la historia de estos años. Porque es lo primero que se  encuentra leyéndolos: el relato de una transición de paso titubeante e incierto, un proceso lleno de equívocos y malentendidos, una comedia de enredo extrañamente triste y desangelada.

Leer más ...

La docencia y la política como vocaciones

Rafael Segovia fue un maestro excepcional pero aún más en las conversaciones en corto, en las tertulias, en las sobremesas y en su casa, que en el aula. En mi caso personal se esmeró mucho más en transmitirme su erudición histórica y sus conocimientos de historiografía francesa, así como su amplio conocimiento de la historia de las ideas políticas, que en formarme mediante el arsenal de sus originales ideas sobre el sistema político mexicano, que es lo que más aportó a muchos otros de sus más distinguidos alumnos y amigos. Fue por él que leí detalladamente, por ejemplo, a Tocqueville, a los doctrinarios franceses y a los monarcómacos, así como las brillantes aportaciones de Raymond Aron a la teoría de la historia,  las etapas del pensamiento sociológico y sus ensayos polémicos contra los “marxismos imaginarios” de Merleau-Ponty, Althusser y, sobre todo, Jean Paul Sartre. Segovia dominaba magistralmente no sólo los textos teóricos de Sartre para entender la transición del existencialismo al marxismo de su crítica de la razón dialéctica, sino también sus artículos de polémica política sobre el fantasma de Stalin, los comunistas y la paz, la guerra de Argelia y el liderazgo plebiscitario del general De Gaulle en la V república francesa. Y por supuesto que la brillante respuesta de Raymond Aron a todas las cuestiones, lo mismo en su crítica a Sartre que a Merleau-Ponty y Albert Camus.  

Leer más ...

Pienso, luego escribo

Rafael Segovia es ampliamente conocido por sus artículos semanales publicados, hasta hace poco, en uno de los principales diarios de la capital. Durante más de cuarenta años comentó los acontecimientos de la vida política nacional: gobierno y oposición, partidos políticos y grupos de presión, iglesias y universidades fueron objeto de sus análisis. Claridad y concisión los caracterizaron, así como una prosa precisa sin florituras ni lugares comunes, mucho menos equívocos barbarismos como “ciudadanizar”. Hay en su lenguaje un gran respeto por las personas y las ideas, aunado a una responsabilidad en el uso de las palabras.

Leer más ...

Lecciones e iniciaciones: mi reconocimiento a Rafael Segovia

Mi primer encuentro con Rafael Segovia fue allá por el mes de noviembre de 1965 cuando fui citado, luego de haber enviado los documentos de rigor, a entrevistas para decidir quién ingresaba a la tercera promoción de la licenciatura en Relaciones Internacionales de El Colegio de México  en febrero de año siguiente. En aquel entonces me entrevistaron cuatro profesores, uno de ellos externo a la institución. Lo hacían individualmente, no en comité, y pasaba uno de cubículo en cubículo. Segovia me tocó en cuarto lugar; el tercero, abogado y miembro del Servicio Exterior Mexicano, había puesto el grito en el cielo porque dejaba yo la carrera de Derecho en el cuarto año para optar por otra nueva. Cuando entré a su oficina, Segovia estaba leyendo   mi expediente y sin levantar la vista me señaló la silla e invitó con ese gesto a sentarme. Pasó un rato mientras leía cuidadosamente quizá mi exposición de motivos, y me empecé  a inquietar pues pensé que iba a venir por el mismo lado que el anterior entrevistador. De repente, levantó la vista y esbozando una sonrisa me dijo: “No le voy a preguntar por qué deja Leyes. Creo que la razón es obvia.” Y continuó con varias preguntas de naturaleza académica sobre las Ciencias Sociales. Para terminar me dijo: “Pero, dígame, de ser admitido ¿qué piensa hacer después, cuando se gradúe? Fui sincero “La diplomacia o la academia. Aún no lo sé, es lo que vengo a averiguar”. Me vio varios segundos que me parecieron una eternidad, y luego cerrando el expediente  dijo “Bien, para eso se crearon  el Centro de Estudios Internacionales y esta licenciatura, para averiguar lo que no se sabe. Ya puede retirarse.”

Leer más ...

Homenaje a Rafael Segovia

Rafael Segovia es uno de esos intelectuales de peso completo cuyas enseñanzas han marcado a múltiples individuos a lo largo de tantas generaciones, que podría hablarse con toda justicia de “la escuela segoviana.” Un servidor solo es un eslabón más en la extensa cadena de beneficiarios del conocimiento, sabiduría y ethos de la escuela segoviana. Sirva este texto como testimonio de reconocimiento de parte de un alumno al maestro de maestros en esa escuela.
Lo conocí una mañana de 2004, rodeado de un aura mitológica por su cultura enciclopédica. Llegué a su cubículo por recomendación del profesor Fernando Escalante, quien me sugirió consultar al profesor Segovia sobre lecturas para un seminario de investigación relativo a las guerrillas en la historia de México. Yo tenía 19 años y estaba en el primer semestre de la licenciatura en El Colegio de México, absolutamente impresionado por mis profesores, a quienes había visto durante la preparatoria en aquel viejo programa de televisión conducido por Héctor Águilar Camín: Zona Abierta.

Leer más ...

Rafael Segovia

Rafael Segovia nace en Madrid, España, el 13 de junio de 1928. Hijo de un conocido y afamado médico, Jacinto Segovia, desde niño vivirá en un ambiente abierto e intelectual que haría que su padre, al producirse el conflicto que afectaría profundamente a la sociedad española, tomara partido decidido por la República española.
A los ocho años empieza su peregrinar, vivirá dos guerras, una civil y otra mundial y entre ambas, el inicio del destierro que lo marcará toda su vida.

Leer más ...

La cultura sexista en los medios

Previo a los temblores de septiembre, en particular el del día 19, el machismo estaba en boca de todos en los medios de comunicación de este país. Tras la muerte de la joven poblana a manos de un chofer del servicio de transporte Cabify, se alzaron las alarmas sobre la cantidad de feminicidios en el estado de Puebla y en todo el país.
Apenas dos días antes, multitudinarias marchas simultáneas en Ciudad de México, León, Puebla, Torreón y Guadalajara permitieron pintar un panorama sobre el sistemático abuso del que son víctimas las mujeres.

Leer más ...

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV