Menu
El Verano de las Ciencias de la UASLP busca acercar a los alumnos a la investigación

El Verano de las Ciencias de la UAS…

El Verano de las Ciencias...

Prev Next

Gilberto Guevara Niebla

La revolución que esperamos

A todos nos preocupa que la economía nacional tenga como principal sustento ofrecer al mundo fuerza de trabajo barata, pero lo deseable sería que pudiéramos crecer en parte significativa sobre la base de talento, creatividad y productividad.
Este es un desafío al que no han podido dar respuesta las universidades y demás instituciones de educación superior y, digamos de paso, el sistema educativo en su conjunto. Existe clara conciencia sobre el problema. Sin embargo, circunstancias conocidas han impedido que se genere una dinámica de cambio en las instituciones educativas superiores para que puedan dar respuesta a este reto histórico.  

La deuda en educación moral

La crisis de convivencia que sufre México debería convocarnos a reflexionar con seriedad y responsabi-lidad. ¿Qué ha ocurrido? ¿Qué cosas hicimos mal o qué dejamos de hacer? ¿Qué soluciones se pueden encontrar?
Algo que parece innegable es que la crisis actual es, esencialmente, una crisis cultural: una crisis de valores, de conciencia, de formación de la inteligencia colectiva. Es evidente también que han fallado los mecanismos de socialización (la familia, la escuela, los medios de comunicación), que no han cumplido satisfactoriamente su función.
Un vacío en la escuela, por ejemplo, lo representa la educación moral. Esto no significa que los maestros no transmitan valores y formen moralmente a sus alumnos. Todos lo hacen, el problema es que, en la mayor parte de los casos, la educación moral no es intencionada sino resultado de la actuación inconsciente de un docente en cuyo bagaje técnico la dimensión moral simplemente no existe.   

Cultura para el pueblo

Ante el espectáculo de la Revolución Mexicana, los universitarios de México se propusieron llevar la cultura al pueblo. En 1912, Alfonso Reyes, Antonio Caso y José Vasconcelos fundaron la Universidad Popular una institución que a través de su actividad ofrecería conferencias y cursos científicos y artísticos para la clase obrera y los grupos populares.
Se trataba de un proyecto democratizador pues, si se observa, la cultura que la universidad transmite ha sido históricamente privilegio de una elite —una elite de clase media y alta. La Universidad Popular por su parte creaba un puente entre la universidad y el pueblo; durante algunos años ofreció conferencias a un público fundamentalmente obrero, luego se diluyó y desapareció.

Policías en la Universidad

La UNAM tiene dentro de su espacio problemas de criminalidad, algunos antiguos (como la ocupación por un grupo de vándalos del auditorio de Filosofía y Letras), otros recurrentes (robos) y otros ocasionales (asesinatos). Lo que se debate es cómo enfrentar eficazmente esos delitos sin que el principio de la autonomía se vea vulnerado.
Subsiste una enorme confusión al respecto; por ejemplo, el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, acaba de declarar que la seguridad dentro de la UNAM es competencia de las autoridades universitarias. Pero ¿cómo las autoridades van a garantizar seguridad en el campus? ¿Con qué instrumentos? ¿Debe la Universidad dotarse de una policía universitaria que investigue y persiga a la delincuencia?

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV