Menu
La Red de Innovación Educativa 360 formalizará sus trabajos próximamente con participación de la UAM

La Red de Innovación Educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Arreola habría hecho maravillas en el mundo de las redes sociales: Conversatorio en la UAM

Arreola habría hecho maravillas en …

Como poeta Juan José Arre...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Presentarán alrededor de 200 proyectos durante la Expo Ciencia y Tecnología 2018 en la UABC

Presentarán alrededor de 200 proyec…

Las facultades de Ciencia...

La universidad es toral para la resolución de conflictos: Directora de la DCBS de la UAM

La universidad es toral para la res…

En México, la educación s...

Preparan Festival Internacional de la Guitarra en la UdeG

Preparan Festival Internacional de …

Con la presencia de guita...

Para evitar rezago, reprobación y deserción escolar el IPN fortalece sus programas tutoriales

Para evitar rezago, reprobación y d…

Para evitar el rezago, la...

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geometría” en la UdeC

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geo…

Este martes darán inicio ...

Participan investigadores de la UABC en Red de Investigación en la Surgencia del Caribe

Participan investigadores de la UAB…

La mayor parte de la prod...

La UdeG cuenta con la máquina de cómputo más potente y rápida de México, y la cuarta en América Latina

La UdeG cuenta con la máquina de có…

Se trata del Centro de An...

Prev Next

Marion Lloyd

Desigualdad y educación superior: Una propuesta para AMLO

Si el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador pretende combatir la abrumadora desigualdad social en México, tendrá que democratizar el acceso a la educación superior. Mientras un título universitario no garantiza empleo, la universidad sigue siendo el principal vehículo de movilidad social en casi todos los países del mundo, incluyendo México. En América Latina, un egresado universitario puede esperar ganar 104 por ciento más que sus contrapartes que solo acabaron el nivel medio superior, según un estudio de 2018 del Banco Mundial (At a crossroads: Higher education in Latin America and the Caribbean). Inclusive, los que asisten a la universidad por un tiempo puedan ganar 35 por ciento más que los que no pisaron la puerta, según el estudio.

Nicaragua, al borde del colapso

La violencia en Nicaragua se recrudece cada vez más, levantando el espectro de otra guerra civil. Para este mes, el número de muertos ascendió a 448, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, mientras que la Comisión Interamericano de Derechos Humanos fijó la cifra en 317.  En su mayoría son jóvenes y estudiantes universitarios, acribillados por fuerzas leales al presidente y ex líder sandinista Daniel Ortega. También se han denunciado casos de tortura y más de 600 desparecidos, mientras que cientos de manifestantes han sido detenidos bajo cargos de ser “terroristas” y “golpistas”, según reportes de prensa.

Acusaciones de discriminación ponen en jaque a Harvard

Después de años de intriga y anticipación, la batalla sobre las políticas de ingreso de la Universidad de Harvard ha llegado a una etapa crítica. En 2014, el grupo “Estudiantes por Admisiones Justas” (Students for Fair Admissions, o SFFA) presentó una demanda por discriminación contra Harvard en un tribunal federal de Estados Unidos. El grupo conservador acusa a la universidad de limitar la cantidad de estudiantes de origen asiático que admite cada año y de practicar “un equilibrio racial” en violación de las leyes vigentes.
Harvard niega las acusaciones. Pero no ha podido evitar que se abra la caja negra sobre uno de los procesos de admisión más peleados del mundo. El pasado 15 de junio, SFFA, que representa a estudiantes asiático-americanos que fueron rechazados por Harvard, entregó al tribunal una gran cantidad de documentos previamente clasificados. Los documentos, que fueron obtenidos de Harvard por orden judicial, incluyen estadísticas, análisis experto y testimonios relacionados con los expedientes de 200 mil aspirantes a la universidad durante un periodo de 6 años.

Represión contra protestas estudiantiles tiñe de sangre a Nicaragua

Nicaragua enfrenta su crisis política más sangrienta en tiempos de paz, con un saldo de más de 100 muertos, más de mil lesionados y un sin número de desaparecidos—una mayoría de ellos estudiantes universitarios. Lo que desató una controvertida reforma al sistema de seguridad social se ha desembocado en un movimiento nacional para exigir la renuncia del presidente Daniel Ortega. Los manifestantes acusan al ex líder sandinista de instalar una dictadura familiar como la de Anastasio Somoza (1934-1979), a quién él mismo derrocó. También denuncian la represión brutal por parte del gobierno y sus aliados contra el movimiento, que estalló el pasado 18 de abril.
La revuelta de los estudiantes, al que se han sumado amplios sectores de la sociedad, ha provocado la furia de Ortega. Grupos de derechos humanos acusan al presidente de mandar “parapolicías” para aplastar a las protestas, además de alentar los ataques por parte de sus simpatizantes sandinistas. Al 1 de junio, la cifra de muertos de ambos lados ascendió a 105, según el recuento del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. El gobierno sólo reconoce a poco más de 20 víctimas.