Menu
La Red de Innovación Educativa 360 formalizará sus trabajos próximamente con participación de la UAM

La Red de Innovación Educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Arreola habría hecho maravillas en el mundo de las redes sociales: Conversatorio en la UAM

Arreola habría hecho maravillas en …

Como poeta Juan José Arre...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Presentarán alrededor de 200 proyectos durante la Expo Ciencia y Tecnología 2018 en la UABC

Presentarán alrededor de 200 proyec…

Las facultades de Ciencia...

La universidad es toral para la resolución de conflictos: Directora de la DCBS de la UAM

La universidad es toral para la res…

En México, la educación s...

Preparan Festival Internacional de la Guitarra en la UdeG

Preparan Festival Internacional de …

Con la presencia de guita...

Para evitar rezago, reprobación y deserción escolar el IPN fortalece sus programas tutoriales

Para evitar rezago, reprobación y d…

Para evitar el rezago, la...

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geometría” en la UdeC

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geo…

Este martes darán inicio ...

Participan investigadores de la UABC en Red de Investigación en la Surgencia del Caribe

Participan investigadores de la UAB…

La mayor parte de la prod...

La UdeG cuenta con la máquina de cómputo más potente y rápida de México, y la cuarta en América Latina

La UdeG cuenta con la máquina de có…

Se trata del Centro de An...

Prev Next

Jorge Medina Viedas

Rafael Segovia: el científico social por excelencia

Rafael Segovia, científico social extraordinario, ser humano formidable, maestro Emérito del Colegio de México donde dejó una impronta imborrable, murió la noche del pasado 25 de agosto a los 90 años. Había convivido el día con sus hijos como solía hacerlo los fines de semana. Lo visitó esa tarde Carlos Arriola, uno de sus grandes amigos con quien conversaba sobre su pasión: la política. Por Carlos se enteró de una noticia que como exiliado español seguramente le agradó: la exhumación de Francisco Franco.

Con el movimiento de 1968 inició el cambio político real: Rolando Cordera

Las derivaciones del  movimiento de 1968 tienen una línea de continuidad hacia el cambio político real de México, considera el economista e intelectual Rolando Cordera para quien la libertad nunca se olvida, citando el discurso de Eduardo Valle del 13 de septiembre de aquel año axial, y quienes la olvidan, dice, les va mal en la vida, se les aplana la sensibilidad, se le cierran las expectativas.
Rolando Cordera Campos, economista, profesor Emérito de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tiene en el centro de sus preocupaciones académicas los problemas sociales y de justicia y actualmente es el Coordinador del Programa de Estudios del Desarrollo de la institución.

El 68 ya es historia: Joel Ortega Juárez

Activista político de izquierda, miembro del Consejo Nacional de Huelga del movimiento de 1968, cabeza visible del movimiento de junio de 1971, Joel Ortega Juárez, osado él, le plantó cara al reto del presidente Luis Echeverría de presentarse por invitación del entonces rector Guillermo Soberón al Auditorio de la Facultad de Medicina de la UNAM. En aquel escenario hirviente, Joel le expresó claro y enérgico a un perplejo presidente lo que pensaban los estudiantes.

Javier Barros Sierra: el rector de la autonomía y la dignidad universitaria

El ingeniero Javier Barros Sierra, rector de la UNAM, durante el movimiento de 1968, correspondió con hombría inteligente, dignidad académica y responsabilidad ciudadana, a los retos de aquel crucial momento de la historia de México.
En los meses del verano de 1968, ninguna figura pública fue exigida  tan gravemente y en condiciones de adversidad   política como el rector de la UNAM.
Son los grandes retos los que prueban al hombre: el injustificado y criminal bazucazo  contra la puerta de la Preparatoria de San Ildefonso el 30 de julio, donde grupos de estudiantes y profesores perseguidos por los granaderos de la policía capitalina habían encontrado refugio durante las refriegas que desde el 26 de julio habían invadido el barrio universitario, fue uno de los  momentos decisivos en la vida del descendiente del fundador de la moderna Universidad Nacional de México, don Justo Sierra.