Menu
Los pasados sismos ponen al desnudo las condiciones de un méxico marginado: investigadora de la UAM

Los pasados sismos ponen al desnudo…

Los pasados sismos en el ...

Extranjeros valoran más arte popular que los propios mexicanos: Experto en la UdeC

Extranjeros valoran más arte popula…

Gabriel Medrano de Luna, ...

Reconoce la SEP el aporte de la UdeG en la consolidación del bachillerato de calidad

Reconoce la SEP el aporte de la Ude…

En México, uno de cada si...

Facultad de Contaduría y Administración de la UASLP prepara acercamiento de sus posgrados con la U. de Ohio

Facultad de Contaduría y Administra…

Para este 2018 la Faculta...

Realizarán 103 alumnos estancia de movilidad en la UAM en el periodo invierno 2018

Realizarán 103 alumnos estancia de …

Ciento tres alumnas y alu...

Tenemos el nivel para competir con físicos de todo el mundo: alumna de la UdeC

Tenemos el nivel para competir con …

Tres estudiantes de la Fa...

Cineforo de la UdeG recibe a 30 directores para festejar su 30 aniversario

Cineforo de la UdeG recibe a 30 dir…

El Cineforo de la Univers...

No todos los videojuegos causan adicción, por el contrario, pueden ser benéficos: experto de la UNAM

No todos los videojuegos causan adi…

No todos juegos en línea ...

Avanza posible ingreso de Cetys aNCAA, tras histórica decisión  

Avanza posible ingreso de Cetys aNC…

En una histórica votación...

Alumnos del IPN desarrollan minitaladro de banco, portátil y seguro

Alumnos del IPN desarrollan minital…

El manejo de taladros de ...

Prev Next

Alejandro Canales

Ciencia y tecnología: Los compromisos, un mal recuerdo

El pasado 12 de enero tuvo lugar la que seguramente será la última sesión del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación (CGICDTI), al menos en lo que corresponde a este periodo gubernamental. Un organismo que tiene un nombre tan largo como el lapso que deja de sesionar y con funciones tan amplias y de alto nivel que lo debe presidir el ejecutivo federal.
Tal vez por la misma razón, el Presidente de la República aprovechó la oportunidad para inaugurar un centro de investigación, entregar premios rezagados —sí, de 2016—, girar nuevas instrucciones al director del Conacyt y resaltar lo que probablemente serán algunos de los resultados más difundidos de este periodo. Todo bien. El detalle, sin embargo, es que el principal compromiso, ese que está firmado y ahora debiera ser punto de comparación, ya solamente es un mal recuerdo.

Ciencia y tecnología: La importancia de llamarse informe

El año pasado, el 19 de diciembre, cerró con la publicación del “Informe general del estado general de la ciencia, la tecnología y la innovación 2016”. En el sector, es un documento que debe emitirse puntualmente año con año para reportar las principales acciones en la materia. Desafortunadamente, por diferentes circunstancias, los plazos de su publicación se alteraron desde el segundo año de esta administración. El retraso y la anomalía en sus datos ya no parecen una excepción. No debiéramos aceptarlo.
De hecho, el año pasado, seguramente para reparar la demora, se emitieron dos informes: en agosto el correspondiente a 2015 y en diciembre el de 2016. La actualización no está mal, nada mal, sobre todo cuando ya estamos en la recta final del periodo de gestión. Claro, ahora, hacia el final de la administración, otra vez tocará doble: el que reportará logros de 2017 y el ejercicio que está en curso. ¿O nada más uno? ¿Ni uno ni otro?

“Dejen de lado la política” Importación de insumos para la actividad científica

El pleno del Senado, el pasado 14 de diciembre, aprobó una modificación al artículo 29 de la ley de ciencia y tecnología. Un cambio en la norma que permitirá, si la aprueban los diputados, agilizar la importación de insumos para la investigación científica.
Después de dos años, parecía que la iniciativa no pasaría; ni en éste ni en ningún año. Sí pasó, sorprendentemente. Todavía falta ver qué dicen los diputados. Sin embargo, las palabras del senador Patricio Martínez, presidente de la comisión de ciencia, muestran parte de la relación entre academia y política.

Patentes en las universidades:¿Negocio fallido? por Alejandro Canales

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (ITM) es una institución educativa privada, altamente prestigiada, orientada a la investigación y una de las más sobresalientes en el amplio conjunto de universidades de Estados Unidos. Generalmente, en las clasificaciones, siempre aparece en los primeros lugares y se le identifica por sus reconocidos programas de ciencia e inginiería.
Desde mediados del siglo pasado, el ITM ha venido ampliando su oferta de formación a las humanidades, las artes y las ciencias sociales. No obstante, su mayor recnocimiento se funda en su escuela de ingeniería, el énfasis en la tecnología y su inclinación por la cutura empresarial. Por la misma razón, es la institución insignia de la innovación tecnológica y de vinculación con el sector productivo.

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV