Menu
Anuncian programa de actividades del homenaje nacional a Juan José Arreola en el que participan UNAM y UdeG

Anuncian programa de actividades de…

utoridades culturales de ...

Instala el rector de la UAS la comisión especial para la elaboración del Primer Informe de Labores

Instala el rector de la UAS la comi…

El Rector de la Universid...

La autonomía universitaria debe sujetarse a las leyes nacionales: rector general de la UAM

La autonomía universitaria debe suj…

El principio de autonomía...

Reconocen trayectoria de dos docentes de la FEyRI de la UABC

Reconocen trayectoria de dos docent…

Con el propósito de recon...

La lectura puede determinar el futuro de una nación, más aún en tiempos de desinformación y demagogia, advirtió rector de la UNAM

La lectura puede determinar el futu…

La lectura puede llegar a...

Esime Azcapotzalco del IPN, una de las mejores escuelas de ingeniería electromecánica de AMérica Latina

Esime Azcapotzalco del IPN, una de …

La Escuela Superior de In...

Médicos residentes de Jalisco ponen a prueba conocimientos

Médicos residentes de Jalisco ponen…

El reto está en el conoci...

Aumenta música la actividad cerebral: experta en la UAM

Aumenta música la actividad cerebra…

La música no sólo es un g...

Atestigua rector de la UAS la firma de un Programa de Trabajo con la FEPADE y ANUIES

Atestigua rector de la UAS la firma…

El Rector de la Universid...

Promueve UdeC estudio de los océanos

Promueve UdeC estudio de los océano…

En entrevista, Alfredo Pé...

Prev Next

Rainer Matos Franco

Rusia y Estados Unidos: las sobras de la derrota

Se suponía que el sistema norteamericano estaba blindado contra todo lo que ocurrió en la más reciente elección presidencial: candidatos populistas (lo que sea que signifique), hackeos (desde dentro y fuera) y, sobre todo, contra intervenciones foráneas. Es más, contra intervenciones foráneas de Rusia, lo cual recuerda otras épocas.
La inclinación de Donald Trump por Rusia es absolutamente extraña, poco clara y sorpresiva; casi inefable. Parece imposible atisbar su origen. Una posibilidad es, de acuerdo con uno de los pilares de la campaña del hoy presidente electo, el retraimiento estadunidense de la esfera internacional para dedicarse a la recuperación interna; esto significaría que Trump, haciendo caso a su ignorancia y a algún cliché un poco forzado, busca que Rusia “resuelva” —él lo dijo así— diversos conflictos mundiales (Siria, Libia, Ucrania). Pero esto no explica del todo por qué Rusia y por qué no endilgarle la tarea de policía a algún otro actor (la OTAN por ejemplo).

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV