Menu
Alertan sobre adicción a los dispositivos móviles en la UdeG

Alertan sobre adicción a los dispos…

Toda persona que tenga un...

La imagen estenopeica, otra forma de contar historias en la UAM

La imagen estenopeica, otra forma d…

Ruinas, construcciones, á...

Regeneran huesos de columna con cáscara de crustáceo y un mineral en la UdeG

Regeneran huesos de columna con cás…

La cáscara del crustáceo ...

Obtiene IPN reconocimiento en congreso internacional de enfermedades crónico degenerativas

Obtiene IPN reconocimiento en congr…

Por la calidad y aportaci...

El grupo estudiantil Entre Letras de la UASLP busca la unificación de los lectores potosinos

El grupo estudiantil Entre Letras d…

El primer contacto que se...

En México, el 40 por ciento de la población sufre de insomnio: titular de Clínica del sueño de Guadalajara

En México, el 40 por ciento de la p…

El insomnio, la apnea del...

Entrega la UAS apoyos a estudiantes de Verano Nacional e Internacional de la Investigación Científica

Entrega la UAS apoyos a estudiantes…

Un monto de 5 millones 62...

Reconocen apoyo de la UJAT a la campaña de donación de sangre

Reconocen apoyo de la UJAT a la cam…

Tres divisiones académica...

Viviendas colaborativas, concepto habitacional poco viable en méxico: experto de la UNAM

Viviendas colaborativas, concepto h…

En países de Latinoaméric...

Realizan prácticas profesionales en Colombia y Ciudad de México mediante programa de la UABC

Realizan prácticas profesionales en…

Denise Esther Molina Arce...

Prev Next

Mario Saavedra

La imaginería estética de Chucho Reyes

A mi muy querida amiga Iris Santacruz Fabila

Mejor conocido como Chucho Reyes y considerado una de las personalidades artísticas más originales de la plástica mexicana del siglo XX, Jesús Reyes Ferreira (Guadalajara, 1880-Ciudad de México 1977) fue un creador a la vez autodidacta y tenaz. Aprendiz en un taller litográfico, se emplearía más tarde en la Casa Pellandini, una famosa tienda de su natal Guadalajara que importaba de Italia materiales de arte, grabado y figuras, y donde por otra parte entró en contacto con la decoración de aparadores que tanta fortuna le traería. Así se iría gestando el gran coleccionista, el creador de historias y personajes mágicos, aquel seductor personaje casi emanado de una narración garciamarcesca.

La forma del agua, de Guillermo del Toro: Mejor Película en la 90 Entrega de los Oscar

He seguido la carrera del talentoso cineasta tapatío Guillermo del Toro desde su opera prima La invención de Cronos (1993), en su año no solo el mejor largometraje en el circuito nacional, sino además con presencia en festivales importantes como el de Cannes y el de Sitges. Desde entonces su quehacer se reconoce por una estética definida, por un estilo auténtico y su elocuencia creativa al abordar un género fantástico que hasta antes de él no había encontrado similar fortuna en nuestra industria. Inteligente lector de autores como Schwob, Borges o su propio paisano Juan José Arreola —de quien por cierto este año se conmemora el centenario de su nacimiento—, desde entonces afloraron en su cinematografía temas recurrentes como la lucha entre el bien y el mal, el amor y la muerte (Eros y Thanatos), la búsqueda de la inmortalidad o la eterna juventud, el laberinto de la existencia, el inexorable paso del tiempo.

Una parada obligada en Londres: El Globo de William Shakespeare

A la memoria de David Antón
Hace poco menos de dos años se conmemoró el cuarto centenario luctuoso de William Shakespeare (Stratford 1564-1616), el más grande dramaturgo de todos los tiempos, y por tratarse también de uno de los poetas ingleses más notables, uno de los escritores por antonomasia de la literatura universal. Su gran admirador, el francés Víctor Hugo decía de él, con justa razón: “Es la catedral gótica más imponente de la literatura dramática”. Si bien se sabe poco de la persona, la vida de Shakespeare estuvo dedicada en cuerpo y alma al teatro, no sólo como autor inagotable en muy distintos géneros, sino también como actor, director y empresario en el que fue uno de sus más grandes proyectos, la construcción y el mantenimiento de El Globo.

In memoriam: David Antón,creador sin límites

A Fernando Vallejo, su inseparable compañero por casi cincuenta años.

Con algunos más bien recientes altibajos en su hasta hace poco inquebrantable salud, y con la convicción de que de nuevo su fortaleza lo iba a volver a poner en pie, estando fuera de México me enteré del triste deceso del notable escenógrafo ya nonagenario David Antón, por un post de su sobrino Manolo Gil Antón que tardíamente leí en Facebook. Fue la primera persona que conocí a mi llegada a este país para protagonizar la primera de las tres películas que el ahora laureado escritor Fernando Vallejo hizo en México, Crónica roja, hace poco más de cuarenta años, y desde que entablé relación con él, en su espléndido departamento de las calles de Ámsterdam, me conmovieron su inteligencia y su buen sentido del humor, su enorme generosidad, su porte de gentleman siempre vestido con la mayor propiedad. Talentoso y culto, con una vocación teatral a prueba de todo, en estas cuatro décadas de cercana amistad no dejé de verlo y convivir con él con cierta asiduidad, y su afecto sincero y su contagioso optimismo constituyeron un invaluable acicate en mi formación tanto anímica como profesional. Por él conocí, entre otras muchas personalidades, a Rafael Solana, entrañable amigo mutuo y mi admirado maestro por casi tres lustros.